Damián Quintero: el karateca ingeniero que cambió Argentina por Torremolinos
  1. Famosos
todo un campeón

Damián Quintero: el karateca ingeniero que cambió Argentina por Torremolinos

A base de muchos sacrificios y con su mujer como pilar de su vida, el deportista lo ha ganado todo en un deporte que practica desde los siete años

Foto: Damián Quintero, con su plata en Tokio. (Getty)
Damián Quintero, con su plata en Tokio. (Getty)

La cuenta de las medallas y los campeonatos de este argentino de nacimiento y malagueño de adopción llevaría demasiado tiempo. Un tiempo que podemos emplear para conocer más a fondo a Damián Quintero, uno de nuestros deportistas más destacados, cuyo último éxito le llevó a colgarse la plata en los Juegos Olímpicos que se disputaron este verano en Tokio.

Nacido en Buenos Aires hace 37 años, con solo cinco añitos se trasladó a Torremolinos con su familia. Poco después inicia su andadura en el mundo del kárate, en un pequeño gimnasio de la localidad malagueña, el Club Goju-Ryu, que actualmente es uno de los clubes más laureados de España.

Luego empezarían a caer las victorias en campeonatos de España, de Europa y mundiales hasta llegar a hacer historia subiendo al segundo escalón del podio olímpico en Japón. "Han sido años muy duros. No sabemos cuándo volveremos, soy un privilegiado", aseguraba en TVE tras colgarse una medalla que dedicaba emocionado "a todos los karatecas españoles, a mi familia y a mi mujer, pilar de mi vida".

Su esposa, Casandra Busto, se emocionaba también cuando desde el ente público celebraba el éxito de Damián. "Estoy superorgullosa de él, está en el mejor momento de su carrera, me sabe a oro, ha luchado tanto y sufrido tanto...", reconocía.

Casados desde hace dos años, hace un mes el deportista celebraba en su cuenta de Instagram su segundo aniversario de boda con una bonita imagen de ambos en la turística localidad griega de Santorini. "¡Feliz aniversario! ¡Dos años ya… y los que quedan! Love U!", escribía acompañando la foto en su muro de Instagram, una red social donde cuenta ya con 152.000 fieles seguidores.

Decidido a labrarse un futuro más allá del deporte, en 2011 finaliza sus estudios como ingeniero aeronáutico en la Universidad Politécnica de Madrid, que completaría al año siguiente con un máster especializado en Materiales Compuestos en la Aeronáutica.

Foto: Saúl Craviotto y su equipo llegan a la victoria. (Reuters)

Acostumbrado a los sacrificios en pos del éxito en su carrera reconocía en una entrevista con la revista 'Esquire' que lo más le costó fue separarse de su familia a los 18 años para irse a Madrid con la Federación Española. Pero su día a día es duro también: "Llevo una dieta estricta, mucha fruta y verdura y, antes de competir, a tope de hidratos. Solo bebo alcohol dos veces al año, en vacaciones y Navidad", confesaba Damián.

De carácter extrovertido, le hemos visto pasear su simpatía por varios platós televisivos. En su visita a 'La resistencia' le regaló a David Broncano un cinturón de kárate azul y otro rojo, explicándole que el primero era de competición y el segundo de entrenamiento.

El presentador del programa destacaba entonces, impresionado, que a Damián Quintero se le considera arma blanca. "Te ocurre cuando sacas el cinturón negro", explicaba el karateca. "Entonces tienes que tener mucho cuidado con las peleas en la calle. Yo no me he peleado en mi vida y yo creo que lo mejor de una pelea es salir corriendo y ya está".

Más 'polémica' fue su visita a 'El hormiguero', donde acudió al rescate de Juan del Val tras las bromas que sobre las katas de los Juegos Olímpicos hizo el marido de Nuria Roca. Unas palabras que sirvieron para que recibiera numerosos insultos desde las redes sociales.

"Me han insultado a mí, a toda mi familia, me han llamado sinvergüenza, que es un insulto que me encanta, me han llamado mantenido, que es otra cosa que me encanta que me digan, y me han dicho insultos, digamos, gruesos", relataba el autor madrileño. Menos mal que a Damián 'arma blanca' Quintero no le sentó mal la broma y así se lo hizo saber en su visita al programa de Pablo Motos.

"Me reí porque muchas veces los padres que me he encontrado por la calle me han dicho: 'Joder, me encantó tu actuación, no sé lo que hacías, pero mi hijo estaba mirando la tele y decía cuándo se pegan'. Entonces era como vale, lo mismo lo está diciendo Juan del Val. Me reí y por eso le escribí", aseguraba entonces con buen humor el medallista olímpico, que incluso terminó haciendo una demostración de kárate junto al escritor.

Noticias de Famosos
El redactor recomienda