El bolsillo de Sandra Ortega: una de cal (Pharmamar) y otra de arena (Inditex)
  1. Famosos
EN LA LISTA FORBES

El bolsillo de Sandra Ortega: una de cal (Pharmamar) y otra de arena (Inditex)

Semana agridulce para las arcas de la hija de Amancio Ortega. Recibe el segundo pago de los 110 millones de dividendo de la empresa textil, pero la farmacéutica pasa un extraño bache

Foto: Sandra Ortega. (Getty)
Sandra Ortega. (Getty)

Corren tiempos agridulces para Sandra Ortega. La hija mayor de Amancio Ortega ha protagonizado en los últimos meses más titulares que en toda su vida. Un día es por el enfrentamiento que mantiene en los tribunales con el que fuera el número dos de su madre, José Leyte. Otro por algunas derivadas de ese conflicto judicial, como el futuro de su inversión en Room Mate, la cadena de hoteles de Kike Sarasola. El de más allá por la relación que mantiene con Inditex, ahora que su hermana Marta ha dado un paso al frente de cara a la opinión pública. Su último titular es en realidad el mismo de siempre, pero en versión 2021: Sandra Ortega es la mujer más rica de España.

La filántropa vuelve un año más a protagonizar la lista Forbes de los más afortunados (económicamente hablando, claro) de España, que se hizo pública ayer. Sandra es la única capaz de seguirle los pasos a don Amancio, su padre, y también la única mujer que aparece entre los cinco primeros puestos de la lista, con una fortuna de 6.300 millones de euros, un 12,5% más que el año pasado.

El mismo día en que se hacía pública la lista, su cuenta corriente (es un decir) engordaba notoriamente gracias al dividendo de Inditex. Sandra Ortega, que posee el 5,053% de la firma gallega, ha ingresado este año en total 110 millones de euros en dividendos de Inditex, la mitad de los cuales se hicieron efectivos este martes (su padre ha obtenido por este concepto un total de 1.293,6 millones de euros). El abono del dividendo se ha realizado en dos pagos iguales, uno ya ejecutado de 0,35 euros por acción el pasado 3 de mayo, y otro del mismo importe que la compañía pagó ayer, 2 de noviembre.

Conflicto con su mano derecha

Para alguien que no tiene problemas de dinero, esa cantidad no alivia el difícil momento que vive Ortega tras su ruptura personal y profesional con quien fue la mano derecha de su madre y suya propia, José Leyte. El asunto está en manos de los tribunales, que serán quienes aporten luz sobre el asunto. Se sabe que José Leyte fue despedido en diciembre en términos no demasiado amistosos. Tras el despido, el empresario demandó a Ortega por no estar de acuerdo con el finiquito que le dieron, y Ortega respondió querellándose contra él por apropiación indebida, falsedad documental y administración desleal.

Desde los primeros pasos de Rosp Corunna, la sociedad patrimonial de Rosalía Mera, la exmujer de Amancio contó con la colaboración de José Leyte, que venía de la banca. El financiero trabajó durante años con Mera y siguió haciéndolo con su hija cuando la señora falleció en 2013 y Sandra heredó su fortuna, sus empresas y su ambición filantrópica y benefactora. Pero, a mediados de noviembre de 2020, Sandra comunicó a Leyte que había habido una "pérdida de confianza" en su labor y le despidió.

placeholder Sandra Ortega (de espaldas), en una reunión de su fundación, Paideia Galiza.
Sandra Ortega (de espaldas), en una reunión de su fundación, Paideia Galiza.

Hoy ya se sabe algo más sobre el conflicto legal que mantienen. Según la versión de Ortega, ella desconocía que Rosp Corunna actuara como garantía ante los bancos de las deudas de Room Mate, cadena hotelera en la que posee un tercio del capital a través de Rosp Corunna y que con la pandemia multiplicó impagos, lo que llevó a las entidades financieras a actuar contra ella. La empresaria alega que la firma que aparecía como suya en las cartas de garantía había sido falsificada por Leyte, contra el que se querelló por falsedad documental. El directivo sostuvo en su declaración que era una práctica habitual en Rosp Corunna que diferentes personas, no solo él, imitaran la rúbrica de la empresaria ante la gran cantidad de documentos a firmar, lo que ha abierto un horizonte legal peligroso para la hija de Amancio.

Inversión heredada de su madre

Tampoco ha tenido buenas noticias estos últimos días con una de sus inversiones más queridas. Ortega controla a través de Rosp Corunna un 5,01% de la gallega Pharmamar. La compañía farmacéutica cerró el año pasado con los mejores resultados de su historia y asombró en Bolsa con una de las mayores subidas vistas en el Ibex (un 65%). Pero ahora, y sin que se sepa muy bien por qué, las acciones de la farmacéutica se han desplomado. Después de que la semana pasada la compañía anunciara un descenso de sus beneficios del 58%, el valor de sus títulos bajó un 10%, hasta mínimos de abril de 2020. En un comunicado a la CNMV, la compañía aseguró que "no tiene conocimiento de absolutamente ninguna razón" que pueda "justificar esta caída del valor de las acciones".

La relación de Sandra Ortega con el presidente de PharmaMar, José María Fernández de Sousa-Faro, y su familia va mucho más allá de unos números puntuales. Ella ya le ha demostrado la anchura de su confianza en otras ocasiones. Esta no es una inversión reciente ni casual, ni llegó atraída por los cantos de sirena del éxito de famosos medicamentos contra el cáncer como el Yondelis: Sandra la heredó de su madre. Fue Rosalía Mera quien supo ver el potencial de una inversión tan arriesgada como ilusionante en el sueño de este doctor en Bioquímica y heredero de la saga Pescanova.

placeholder Sandra Ortega, con su marido Pablo. (EFE)
Sandra Ortega, con su marido Pablo. (EFE)

Fue una de las primeras inversiones 'oficiales' de Mera, una vez que se convirtió en un actor relevante en el mercado con Rosp Corunna. Fue en 2002 cuando anunciaron la compra del 4% del grupo farmacéutico Zeltia (origen de PharmaMar) convirtiéndose en su socio de referencia. En entrevistas posteriores, Fernández Sousa-Faro ha revelado que había intentado convencer "por activa y por pasiva" a las cajas rurales gallegas de que invirtieran en la empresa, pero solo lo consiguió con Mera: "Rosalía fue una persona que nos apoyó mucho, de ese tipo de gente que escasea en nuestro país y que cree que algunos proyectos tienen una maduración a largo plazo".

Negocia una venta

"Creemos en la compañía, tenemos vocación de permanencia y apoyamos totalmente la gestión que se realiza en la empresa. En esta decisión ha pesado mucho el contenido social y la actividad de investigación realizada por Zeltia", decía entonces Rosp Corunna. Se trataba de un espaldarazo sin parangón para la empresa gallega y para la 'loca' idea de Fernández Sousa-Faro de elaborar fármacos con moléculas extraídas del fondo del mar. Mera acababa de poner 78 millones de euros en ese proyecto que terminaría 'merendándose' a Zeltia. El tiempo les dio la razón.

Hoy Ortega sigue manteniendo la fe en esta empresa a pesar los vaivenes del mercado. No se puede decir lo mismo de Room Mate. Según lo publicado, la señora que acaba de renovar su título como la mujer más rica de España podría estar negociando la venta de su participación en la cadena hotelera por un euro.

Sandra Ortega