Es noticia
Menú
Estirando el Chicle: "Nunca nos han abierto las puertas, lo hemos hecho todo solas"
  1. Famosos
ESPECIAL 8-M

Estirando el Chicle: "Nunca nos han abierto las puertas, lo hemos hecho todo solas"

Victoria Martín y Carolina Iglesias, creadoras del famoso podcast ganador de un Ondas, charlan con Vanitatis de su éxito, de feminismo y del 'olvido' de las cómicas mayores

Foto: Carolina Iglesias y Victoria Martín, creadoras de Estirando el Chicle. (Chus García)
Carolina Iglesias y Victoria Martín, creadoras de Estirando el Chicle. (Chus García)

Ganadoras del Premio Ondas al mejor podcast 2021, Victoria Martín y Carolina Iglesias se han convertido en toda una revelación. Ya hace casi dos años que comenzaron la aventura de ‘Estirando el chicle’ en internet sin saber qué les depararía el futuro y, por supuesto, sin prever el nivel de éxito que ahora, más que disfrutando, están aprendiendo a gestionar. Lo que comenzó siendo un pequeño espacio ya es escuchado por más de tres millones de personas, y quizá la clave sea que ellas no han dejado de hacer lo mismo que hacían antes, ser ellas mismas, utilizar el humor para tratar casi cualquier tema y hacer reír a quien les dedica su tiempo con sus anécdotas, su naturalidad, su desvergüenza y la fidelidad a sus principios. Vanitatis charla con ellas sobre su éxito y sobre feminismo.

Victoria y Carolina, para quien no lo sepa, ¿podéis contarnos quiénes sois y cómo habéis llegado hasta aquí?

Carolina: Pues yo soy Carolina, ella es Victoria y juntas hacemos ‘Estirando el chicle’, un podcast que en mayo hace dos años. A raíz de una serie que hicimos autoproducida que se llama ‘Válidas’ y que estrenamos en el confinamiento, nos gustó hacer cosas juntas y comenzamos con el podcast, que ha ido creciendo hasta ahora que hemos ganado un Premio Ondas. Y somos guapísimas (dice entre risas).

Victoria: Eso es discutible, pero el Ondas sí es cierto.

Foto: Leticia Álvarez e Irene Savio, haciendo la cola para comprar comida en Ucrania.

¿Cómo fue ese momento en que supisteis que habíais ganado un Premio Ondas?

Victoria: Pues fue muy fuerte, nos enteramos en este bar en el que estamos sentadas [un local cercano al estudio donde graban el podcast]; bueno, porque siempre estamos aquí. Pero nos enteramos y fue muy emocionante, había un montón de podcasts que postulaban y creo que nunca se lo había llevado un formato conversacional como este, y fue muy emocionante.

Carolina: Creo que estábamos viviendo tantos estímulos que nos costó un poco procesarlo. En ese momento tuvimos que ir a hablar con Carles Francino en su podcast en directo, ‘La ventana’, y hasta después no pudimos estar juntos y decir: "Uauuuuu, lo que acaba de pasar". Luego también es un proceso, hasta que nos lo dieron en persona pasó algo más de tiempo [su discurso, dedicado "a todas las mujeres cómicas" fue emocionante e inspirador]. Pero, jo, es una palmadita en la espalda por todo el trabajo de este tiempo y es guay, fue muy bonito.

¿No teníais esperanza de ser las ganadoras?

Victoria: Pues, mira, no voy a tirar de falsa modestia, yo sí tenía una esperanza. El podcast se había hecho muy grande, habíamos llenado muchos teatros y habíamos llegado a hacer cosas que nunca había conseguido un podcast en la historia. Entonces había una parte de nosotras que, contando con el gran apoyo del público, tenía la esperanza de que podría ocurrir.

Carolina: No lo sé, han pasado tantas cosas que en realidad vivimos al día, sin aspiraciones muy grandes, gestionando las cosas cuando llegan. Es mejor trabajar mucho y dejar que la vida te sorprenda.

Foto: Ilustración de Irene de Pablo. (Vanitatis)

¿Cómo definiríais la temática de ‘Estirando el chicle’?

Victoria: Ahí nos lo pones difícil. Hablamos de mil temas. Dependiendo de con qué invitadas contemos o de si estamos solas, vamos dándole vueltas a temas que interesan o incluso que ya se han hablado, porque todo se ha hablado, no estás haciendo realmente nada revolucionario, pero sí lo abordamos desde nuestro punto de vista, desde nuestras experiencias. Creo que lo verdaderamente guay del podcast es que hablamos de lo que nos ha pasado.

Carolina: Es un podcast de vida, de la vida en general. De nuestro punto de vista, que es lo que tiene propio, que nuestro punto de vista no lo puede tener otra persona porque es nuestro y de nadie más. Entonces ahí la gente conecta porque no vamos de buenistas, tenemos nuestros grises, cuando la cagamos lo decimos y si somos tóxicas en algún momento lo decimos también, y creo que eso es lo genial.

"Sigue siendo un podcast de internet, esto me gusta decirlo siempre: nos escuchan 3 millones de personas, pero es un podcast de internet"

Vuestra trayectoria ha sido meteórica, hace un año apenas se os conocía y ahora os estáis convirtiendo en un podcast referente, ¿cómo es ir de 0 a 100?

Victoria: Bueno, yo creo que llegar a 100 es muy difícil, creo que estamos en un 40 o, como mucho, un 50, un aprobado.

¿Ha sido difícil que os dieran una oportunidad?

Victoria: No, es que no se nos ha dado.

Carolina: Lo hemos hecho nosotras. Hemos creado nosotras el proyecto desde cero con Susi y Nacho (la persona que lleva la comunicación y el productor), no se nos ha ofrecido nada, ha sido todo solos. Y ha sido por la gente, por quien nos ha escuchado, es por eso que estamos aquí y no hay más tu tía. Y sigue siendo un podcast de internet, que esto me gusta decirlo siempre, que nos escuchan 3 millones de personas, pero es un podcast de internet. Eso hay que dejarlo claro.

Victoria. Sí, es muy difícil porque tienes que currar mucho, pagarte tus propias cosas, invertir tu tiempo y tu dinero.

Carolina: Y no siempre sale bien. Nosotras hemos tenido una combinación de muchos factores y suerte, y ha salido bien la apuesta, pero requiere un trabajo de gestión de muchas cosas, desde las redes sociales hasta la producción… Todo son muchos trabajos y si no ganas dinero por ellos, que te quita mucho tiempo, pues tienes que dedicarle tiempo a otras cosas y bueno, nosotras apostamos y ha salido bien.

placeholder Victoria y Carolina, por las calles de Malasaña. (Chus García)
Victoria y Carolina, por las calles de Malasaña. (Chus García)

¿Habéis tratado de llegar a otros espacios, de dejar de ser un podcast de internet para alojarlo en radio o la televisión? ¿Os han cerrado puertas?

Victoria: No, qué va, no se nos han cerrado puertas porque directamente nunca han estado abiertas.

Carolina: Claro, y eso además nos hizo cambiar la mentalidad con el podcast, porque al principio pensábamos que había algunas cosas que si decíamos o hacíamos se nos podían cerrar puertas, pero entonces dijimos: "No, porque nunca han estado abiertas". Y es que nosotras siempre habíamos trabajado para otra gente, pero el levantar un proyecto tú y que te den la credibilidad y apuesta personal no pasa. Si ya es difícil que cuenten contigo para un proyecto ajeno, que apuesten por el tuyo propio es casi imposible si no tienes un aval muy grande detrás. A veces no importa la idea, solo los números y las cifras, notas que con eso detrás empiezan a escucharte.

Victoria: Claro, nosotras lo hemos notado ahora. Hemos tenido compañeras a las que les ha pasado con proyectos suyos, que lo han intentado con ideas y no han sido relevantes hasta tener unas cifras detrás. Nosotras ahora estamos en un punto profesional muy bueno, y que ahora quieran escuchar proyectos que ya existían antes de ese momento tan bueno pues, oye, da rabia, decepciona un poco. Piensas… ¿y la cantidad de proyectos que no se están escuchando porque no tienen X seguidores o X oyentes? Es que no puede ser así. Nosotras hacemos el programa igual que hoy desde el principio, y ahora nos escuchan tres millones de personas, pero es que el programa es igual.

Ahora que vuestra audiencia ha crecido muchísimo, ¿os sentís más cohibidas a la hora de tocar temas controvertidos?

Victoria: Yo, que soy una persona que no tengo miedo a mojarme, ahora sí que noto que me tengo que cortar un poco, porque salen noticias a raíz de una tontería que hemos dicho. Yo no me autocensuro, Carolina creo que tampoco. No me autocensuro porque he llegado hasta aquí haciendo esto y lo único que sí que hago es intentar analizar si el chiste o la broma que he hecho a lo mejor están bien o están mal. Así, tú misma vas deconstruyéndote y vas cambiando tu comedia porque vas creciendo con ella, porque eso es evolucionar y tener empatía. Pero siempre digo lo que quiero, y creo que eso es lo bueno que tenemos. Y seguro que habré dicho cosas estúpidas, pues seguramente sí, porque soy tontísima, pero nosotras intentamos hacer las cosas de la mejor forma.

Carolina: Sí, es más eso, no es autocensura o no hablar de temas, es solo que bueno, sabes que te escuchan muchas personas y tienes que tener responsabilidad por lo que dices, o no tienes que tenerla, pero yo al menos trato de hacerlo. Pienso bien lo que digo, pero todos deberíamos hacerlo siempre.

placeholder Victoria y Carolina, por las calles de Malasaña. (Chus García)
Victoria y Carolina, por las calles de Malasaña. (Chus García)

Precisamente por esa opinión libre que manifestáis abiertamente, vuestro programa también se ha convertido de alguna forma en abanderado del feminismo. ¿Vosotras lo sentís así? ¿Eso también os marca un poco el guion por llamarlo de alguna manera?

Victoria: Pues sí. Pero, a ver, se nos tiene que permitir también meter la pata. Pero es que no se puede exigir solo que una parte de la población este deconstruida y que la otra no esté haciendo tanto ese trabajo. O sea, creo que ese trabajo es colectivo y que tiene que ser común, y no se puede pedir que las cosas estén mucho más avanzadas de lo que lo están. Cada cosa tiene su tiempo, y estamos haciendo un trabajo y de verdad que nosotras intentamos hacerlo lo mejor posible, pero somos un podcast de comedia.

Carolina: Sí, es eso, y somos feministas, claro que somos feministas. Pero esa no es la temática, es nuestra forma de ser aplicada a toda nuestra vida y al trabajo, y al programa también. Y señalamos situaciones de desigualdad cuando surgen con el tema y eso a veces puede generar incomodidades, pero es nuestra forma de verlo y al final eso es el podcast.

Victoria: Es que somos feministas y punto, y en el programa hacemos comedia acorde con nosotras mismas.

"No hay mujeres mayores presentando concursos, las mujeres mayores están enfocadas a un rol más matinal, de corazón, tenemos las mañanas, pero el entretenimiento es de ellos"

En alguna entrevista habéis dicho que una de vuestras metas es manteneros en el tiempo, porque no existen apenas mujeres mayores haciendo comedia.

Victoria: Claro, igual que las actrices con 45 tienen que ser abuelas, es algo tremendo.

Carolina: Y no hay mujeres mayores presentando concursos, ahora empieza, pero las mujeres mayores están enfocadas a un rol más matinal, de corazón, tenemos las mañanas, pero luego el entretenimiento es de ellos.

Victoria: Igual que en el cine la señora de 30 años haciendo el papel de una de 80 y el de 50 haciendo de galán de turno que sigue estando buenísimo y sigue conquistando corazones. Eso sigue estando, entonces, ¿por qué no van a seguir trabajando las mujeres después de los 40, que hay muchas facturas que pagar?

¿Creéis que eso ahora está cambiando?

Victoria: Yo creo que sí.

Carolina: Yo creo que no. Pero al menos ahora el debate está sobre la mesa y se puede poner la cara colorada a quien lo hace, pero queda mucho camino… Luego se pone de moda una actriz mayor y ya la quieren para todo, y piensas: "No lo estáis entendiendo del todo, ella se ha quejado por todas, pero atended también al resto, ¿no?". Es muy complicado, queda mucho trabajo. A veces hablar del tema se confunde con que esté pasando, pero no pasa, y se crea como una sensación de que están mejorando las cosas, pero es mentira.

Foto:
36 horas con Carmen Calvo: "El feminismo es también una forma de vivir"
Patricia Izquierdo EC Diseño Diseño: Pablo L. Learte Diseño: Sergio Beleña Luis Rodríguez

¿Qué proyectos tenéis? ¿Qué más os gustaría hacer?

Victoria: Dormir, descansar, no trabajar nunca más, ese es mi sueño, no hacer nada, vivir en el sofá.

Carolina: No, bueno, en serio, es que esto ya ha sido un proyecto muy grande y estamos como esperando a ver dónde nos lleva. Tenemos planeado hasta septiembre, tenemos una gira de dos o tres findes al mes y en septiembre el WiZink, que eso ya es lo más de lo más, ya no podemos pensar más allá.

¿Hay alguna invitada que os apetezca especialmente y se os esté resistiendo?

Victoria: Sí, Amaia Montero y Mercedes Milá. Con Mercedes no hemos cuadrado, pero queremos que venga, creo y confío en que va a venir.

¿Alguien a quien no entrevistaríais jamás, aunque os suplicase?

Victoria: En general a políticas. Manuela Carmena vino porque no está en activo. Pero es que la política me aburre muchísimo.

Carolina: Claro, es que al final es un programa de comedia y una política que está en activo nunca va a ir al 100%. No porque oculte nada, sino porque tiene que mostrar una imagen y no sería natural. Cuando se retiren, hablamos.

Ganadoras del Premio Ondas al mejor podcast 2021, Victoria Martín y Carolina Iglesias se han convertido en toda una revelación. Ya hace casi dos años que comenzaron la aventura de ‘Estirando el chicle’ en internet sin saber qué les depararía el futuro y, por supuesto, sin prever el nivel de éxito que ahora, más que disfrutando, están aprendiendo a gestionar. Lo que comenzó siendo un pequeño espacio ya es escuchado por más de tres millones de personas, y quizá la clave sea que ellas no han dejado de hacer lo mismo que hacían antes, ser ellas mismas, utilizar el humor para tratar casi cualquier tema y hacer reír a quien les dedica su tiempo con sus anécdotas, su naturalidad, su desvergüenza y la fidelidad a sus principios. Vanitatis charla con ellas sobre su éxito y sobre feminismo.

Mujeres influyentes
El redactor recomienda