Logo El Confidencial
vive con su marido, jaime ostos, en holanda

El resurgir de Yolanda García Cereceda: vuelve a la competición

Tras cuatro años sin participar en ningún concurso hípico, la hija menor del desaparecido Luis García Cereceda, creador de la urbanización La Finca, se ha inscrito este fin de semana en Strazeele (Francia)

Foto: Jaime Ostos Jr. y Yolanda García Cereceda, el pasado mes de mayo en Madrid (Gtres)
Jaime Ostos Jr. y Yolanda García Cereceda, el pasado mes de mayo en Madrid (Gtres)

El 7 de junio de 2010 moría Luis García Cereceda. Su fallecimiento hacía dinamitar todos los problemas familiares que se habían venido gestando durante toda su enfermedad y la familia del constructor se convertía en la protagonista de un culebrón que superaba con creces cualquier ficción venezolana. Demandas, órdenes de alejamiento, una herencia de más de mil millones de euros y hasta una incapacitación eran los ingredientes perfectos para convertir a los Cereceda en carne de la prensa rosa durante años.

Yolanda García Cereceda, que se enfrentó duramente a Silvia Gómez Cuétara, la viuda de su padre, antes incluso de que este falleciese y no podía acercarse a ella a menos de 50 metros, terminó siendo incapacitada por un juez por problemas psíquicos y perdió la custodia de sus tres hijos que pasaron a ser tutelados por su hermana Susana. Yolanda se quedó sola, con la única compañía de su segunda pareja, el controvertido Jaime Ostos Junior, una relación por la que nadie dio un duro desde el principio, pero que cuatro años después continúa.

Afincados en Eindhoven, en Holanda, y con un negocio de compraventa de caballos, Yolanda y Jaime han podido permanecer ajenos al escándalo y solo sus visitas a Madrid por motivos judiciales han trascendido a la prensa. Poco más se sabe de ellos al margen de que continúan litigando por obtener la custodia de los hijos de Yolanda, quien solo ve a los niños una tarde a la semana. Su 'exilio holandés' también implicó que Yolanda se alejara de la competición, aunque en este caso por voluntad propia. Sin embargo, este fin de semana, tras cuatro años sin competir, se ha matriculado en el concurso de saltos de Strazeele, en Francia, con su caballo Malic, un animal que pertenece a su yeguada.

Pero a pesar de haber pagado los 350 euros que supone la inscripción de Malic en el concurso, hasta la fecha (el torneo comenzó el jueves) no ha habido rastro de Yolanda en la pista y no figura en la lista de resultados. “A veces se matriculaba y no competía. Pagaba y luego no saltaba. No me extraña que haga lo mismo ahora”, cuentan a 'Vanitatis' quienes conocen la trayectoria de Yolanda como jinete.

Expulsada de un concurso

Las mismas fuentes también explican que una de las últimas veces que se la vio en una competición hípica antes de 'escapar' a Holanda, es decir, hace unos cuatro años, Yolanda tuvo que ser expulsada. En Francia, ella y su marido habían coincidido con Susana en una prueba y cuentan que ambos se dirigieron a ella para increparla duramente hasta que la dirección del torneo ordenó su expulsión del recinto. “Todos los concursos tienen derecho de admisión y la FEI (Federación Ecuestre Internacional) tiene unas normas de comportamiento que si no cumples suponen la expulsión directa”, explican a 'Vanitatis' testigos presenciales de aquel desagradable incidente entre las hermanas Cereceda.

En esta ocasión, aunque las dos compiten este fin de semana en Francia, no tendrá lugar tan temido encuentro. Yolanda se ha matriculado en el concurso de saltos de Strazeele, mientras que Susana lo ha hecho en el de Saint Lo.

Descarga la app de 'Vanitatis' en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

 

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios