Logo El Confidencial
la vivienda está embargada

Unos okupas dejan la casa de Kiko Rivera “como un queso gruyer”

Vanitatis comprueba el estado deplorable del 'loft' que el hijo de Isabel Pantoja alquiló a "unos amigos de amigos". Al DJ le urge la venta y los ha denunciado

Foto: Kiko Rivera
Kiko Rivera

Nos desplazamos a la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes ante la noticia publicada por ‘Lecturas’ en la que se dice que Kiko Rivera tiene problemas con sus inquilinos. La casa del hijo de Isabel Pantoja, que por cierto está a punto de ser padre, está situada en una zona de nueva construcción a un paso del hábitat natural de la 'jet set' de la capital: La Moraleja. No en vano la zona se llama Vega de la Moraleja. Con vistas a un parking de Mercadona y al ladito de Ikea, el DJ compró en plena burbuja un 'loft' de 78,29 metros cuadrados con piscina y una plaza de garaje por 338.000 euros. Fue en septiembre de 2009 y firmó una hipoteca por 20 años con el Banco Gallego, como ya contó Vanitatis.

Tenía 25 años y, sin duda, no estaba bien asesorado. Nadie le dijo lo incómodo que le iba a resultar en un futuro vender una casa que ya tenía una deuda pendiente con la comunidad de vecinos de 8.000 euros. La cosa no pintaba bien y se fue oscureciendo. Sobre el ‘loft’ consta hoy un embargo a favor de la Agencia Tributaria en garantía de 198.577, 71 euros y 16.600 de intereses y costas. Una vez Kiko satisfaga esta deuda con la AEAT, aún deberá hacer frente a más de 100.000 euros de hipoteca. Y no vamos a hablar aquí del 50% que tiene de la Finca La Cantora que comparte con su madre.

Fachada de la casa de Kiko Rivera en San Sebastián de los Reyes (Vanitatis)
Fachada de la casa de Kiko Rivera en San Sebastián de los Reyes (Vanitatis)

En esa situación de caos financiero y con un cartel colgado de ‘se vende’ en su 'loft' hace más de un año, “un amigo de un amigo le propone alquilar la casa”, explican fuentes cercanas al hermano de Fran y Cayetano. Total, no pierde nada. Pero las cosas se complican. Kiko, “que siempre ha sido un buenazo, se fía y no firma ningún tipo de contrato. Son cosas que se tuercen y le pueden pasar a cualquiera”. Y aquí empiezan los problemas. El amigo se multiplica y la casa está actualmente ‘okupada’ por cinco personas que dejan de pagar la renta acordada con Rivera y se dedican a “dejar la casa como un queso gruyer”.

Cuando Vanitatis se persona en el inmueble es fácil distinguir cuál es la vivienda de esta singular 'celebrity' patria. Un gran cartón hace de cristalera en una de las ventanas que da a la fachada principal. La cinta aislante negra que parchea la cristalera y el estado de la terraza son síntomas de que la vivienda no está en buen estado. Lo sentimos, Kiko.

Terraza del piso de Kiko Rivera (Vanitatis)
Terraza del piso de Kiko Rivera (Vanitatis)

Vecinos atemorizados por los morosos

Los vecinos no quieren hablar a cámara. No es la primera vez que la prensa pasa por ahí y lo que quieren es “que venda de una vez la casa y que pague con la comunidad, que estamos fritos”, asegura un joven que entra a la vivienda con unas maletas. Nos aseguran que el pago mensual de la misma asciende a 325 euros mensuales, con lo que la deuda con los vecinos (sin contar posibles derramas) partiría de 24.375 euros. A lo que suma los 8.000 euros que el primer dueño de la casa ya adeudaba la comunidad.

Kiko Rivera en una imagen de archivo (Gtres)
Kiko Rivera en una imagen de archivo (Gtres)

El portero tampoco nos deja acceder a la vivienda para hablar con los okupas, pero sí uno de los vecinos que tiene un piso similar al de Kiko Rivera. Desde su terraza podemos observar el estado de abandono de la casa ‘okupada’ del hijo de la tonadillera. Este vecino confiesa a Vanitatis estar “asustado porque son gente de la noche y aquí somos todos gente muy normal”, incide. El ‘loft’ consta de dos plantas diáfanas unidas por una escalera abierta y un solo baño con ducha en la parte de arriba. Este vecino nos asegura que el perfil de habitante del bloque son “hijos de La Moraleja, aunque muchos prefieren alquilar y hay mucho soltero de nivel alto que trabaja en las oficinas cercanas”.

A la venta por 250.000 euros

El representante de Kiko Rivera asegura que el DJ “está deseando vender la casa”. 300.000 euros era su idea inicial, pero ahora se conforma con 250.000 euros. “El hecho de no poder echar a los inquilinos impide la venta. La comunidad es la primera interesada en que lo hagamos. Los primeros 8.000 euros irían para ellos. Por eso tenemos su colaboración”, dice sin hacer alusión al pago del resto de cuotas y solo haciendo referencia a la deuda inicial.

También relata que Rivera ha presentado una denuncia en el juzgado de Alcobendas y cree “que no es un agravante no tener un contrato firmado con los inquilinos para que la Justicia pueda sacar a los morosos antes de un año”. Y bromea con la idea de que le salgan pretendientes a la vivienda a raíz del reportaje. Pues eso, que esperamos que los Reyes Magos traigan a Kiko Rivera menos amigos de amigos y un buen asesor fiscal para que el hijo que va a tener con Irene Rosales venga con un pan bajo el brazo. Y, como dice él en sus conciertos, ¡qué siga la fiesta!

Descarga la app de Vanitatis en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios