Zara Phillips, la embarazada a la que todos miraremos en la boda de Harry y Meghan
  1. Casas Reales
es la nieta mayor de la reina isabel ii

Zara Phillips, la embarazada a la que todos miraremos en la boda de Harry y Meghan

La nieta mayor de la reina Isabel II y el duque de Edimburgo está esperando su segundo hijo, pero no se ha precisado la fecha aproximada en la que nacerá

Foto:  Zara Phillips está disfrutando de un gran momento. (Gtres)
Zara Phillips está disfrutando de un gran momento. (Gtres)

Zara Phillips siempre ha sido un miembro b de la familia real británica y por eso su embarazo está pasando bastante inadvertido, en un momento de eclosión de grandes noticias en su familia: el nacimiento del tercer hijo del príncipe Guillermo y Kate Middleton, la inminente boda del príncipe Harry y Meghan Markle, el fiestón de cumpleaños de su abuela, la reina Isabel, que ha llegado a los 92 años en plena forma…

Tanto su hermano mayor, Peter, como ella no tienen ningún título por expreso deseo de su madre, la princesa Ana. Básicamente porque era una forma simbólica y también práctica de que sus retoños tuvieran una vida lo más normal posible, aunque por mucho que se empeñe uno, los genes y los apellidos se lleven puestos. De hecho, la vida de la nieta mayor de la reina británica ha sido mirada con lupa en el Reino Unido y, muy a su pesar, se ha visto envuelta en algún que otro escándalo. Menor si los comparamos con los de su padres.

 Con su marido, Mark Tindall. (Gtres)
Con su marido, Mark Tindall. (Gtres)

En efecto, a Zara Phillips le ha tocado jugar con cartas marcadas. La notoriedad que quería evitarle la princesa Ana la propició de otra forma: con sus propios actos. Su matrimonio con Mark Phillips estuvo rodeado de rumores desde mediados de la década de los 80. Especulaciones que tenían un poso de verdad al que le faltaba concreción y que acabaron demostrándose. A la princesa Ana se la relacionó entonces con Peter Cross, un guardaespaldas, que tuvo que ser despedido por su ‘familiaridad’ con la madre de Zara. Muy Estefanía de Mónaco y Daniel Ducruet, pero sin llegar a mayores…

Posteriormente se robaron unas cartas muy comprometidas entre la hija de Isabel II y el comandante Timothy Laurence, caballerizo de la soberana británica. Y hasta la Casa Real tuvo que pronunciarse sobre el asunto: “No tenemos nada que decir sobre el contenido de cartas privadas enviadas a su Alteza Real por un amigo que fueron robadas y que son sujeto de investigación policial”.

Poco después llegó el anuncio de la separación, pero un año y medio más tarde, en marzo de 1991, esta noticia quedó eclipsada por un bombazo: Heather Tonkin, una profesora de arte de Nueva Zelanda manifestó que tenía una hija, Felicity, de cinco meses, con Mark Phillips. Algo que corroboró la pertinente prueba de ADN.

 Con su madre, la princesa Ana, y su hija. (Gtres)
Con su madre, la princesa Ana, y su hija. (Gtres)

En abril de 1992, la princesa Anna y Mark estaban oficialmente divorciados y, ese mismo año, ella contrajo matrimonio con Tim Laurence. El capitán, por su parte, también se casó, cinco años más tarde, con la entrenadora de caballos Sandy Pflueger y tuvieron una niña, Stephanie. Por cierto, parece que no tiene ninguna relación con Zara y de hecho no fue a su boda. En cuanto a su padre, añadir que tampoco sentó la cabeza en esta ocasión y abandonó a su mujer en 2012 por Lauren Hough, 30 años más joven que él.

Una gran historia de amor

Zara Phillips creció en una familia desestructurada y también generó sus propios titulares por su tempestuosa relación con Richard Johnson, con quien convivió casi medio año. Aunque cuando rompieron en 2003, tras unos tres años de relación, se habló de infidelidad por parte del jinete, no parece haber rencor entre ellos. De hecho, fueron fotografiados charlando animadamente en las carreras de Ascot en diciembre de 2016, ambos ya casados con sus respectivas parejas, Fiona Chance y Mike Tindall.

 Zara Phillips, el día de su boda en 2011. (Gtres)
Zara Phillips, el día de su boda en 2011. (Gtres)

Tras esta decepción sentimental, Zara encontró el amor en el jugador de rugby Mark Tindall, a quien conoció en 2003 en Australia y con quien se casó ocho años más tarde. El 17 de enero de 2014 nació su hija Grace y el 30 de noviembre de 2016 la Casa Real anunció que iba a ser madre de nuevo. Sin embargo, el embarazo no llegó a término: en la Nochebuena de ese mismo año se anunció que había perdido el bebé.

Fue el golpe más duro para el matrimonio, que anteriormente había tenido una crisis importante por la aparición de unas imágenes de Mark Tindall muy cariñoso con una mujer rubia en una discoteca de Nueva Zelanda…¡solo seis semanas después de la boda!

Aunque intentaron quitarle hierro al asunto, los sagaces periodistas británicos pudieron demostrar que el jugador de rubgy había estado en dos locales con la misteriosa rubia, que supuestamente había acudido a su boda y era amiga de ambos. Al final Mark Tindall admitió no haber dicho toda la verdad y la pareja decidió pasar página. Una decisión inteligente, porque siguen juntos y aparentemente muy felices.

[LEE MÁS: Zara Phillips, nieta de Isabel II, muy feliz de no ser princesa]

Zara, que es una consumada amazona, ha participado en dos olimpiadas, en las de Tokio de 2008 y en las de Londres en 2012, en las que consiguió una medalla de plata con el equipo británico. Sin embargo, no logró clasificarse para los de Río de 2016.

En la boda de su primo Harry tendremos que estar pendientes de varios detalles relacionados con la pareja: el estilismo de una embarazadísima Zara Phillips, que no es lo que se dice la más elegante del reino, y la nariz recién estrenada de su marido, que se la ha recompuesto después de estar bregando con su fornido cuerpo en los campos de rugby de medio mundo.

Familia Real Británica Zara Phillips Isabel II Príncipe Harry Meghan Markle
El redactor recomienda