Logo El Confidencial
SU PÉRDIDA MÁS DOLOROSA

Letizia, Máxima y Marta Luisa, marcadas por la misma tragedia

Todo indica que en los tres casos existió una combinación de personalidades frágiles, muy sensibles y depresivas, que de una forma u otra no encajaron en el mediático mundo royal

Foto: Letizia y Felipe VI junto a Máxima y Guillermo de Holanda, en una imagen de archivo. (EFE)
Letizia y Felipe VI junto a Máxima y Guillermo de Holanda, en una imagen de archivo. (EFE)

Cuando la reina Letizia o la reina Máxima de Holanda entraron a formar parte de sus respectivas casas reales, supieron que cruzaban el umbral a un mundo de lujo, glamour y atenciones, pero también repleto de compromisos, falta de libertad y continuo escrutinio. Nunca imaginaron que las tres tendrían algo más en común a lo largo del tiempo.

Marta Luisa de Noruega, hija del rey Harald de Noruega, lo ha sabido, lamentablemente, esta semana. Estas tres royals mencionadas han tenido que vivir la triste experiencia del suicidio de un ser querido.

[LEA MÁS. Reacciones a la muerte de Ari Behn: de la "pena" de la familia real sueca a Haakon]

Todo parece indicar que en los tres casos existió una combinación de personalidades frágiles, extremadamente sensibles, depresivas, que de una forma u otra, además, no encajaron en un mundo de exposición continua.

La princesa Marta Luisa de Noruega, la última royal tocada por la tragedia del suicidio. (EFE)
La princesa Marta Luisa de Noruega, la última royal tocada por la tragedia del suicidio. (EFE)

Letizia perdió a su hermana pequeña, Érika. Máxima vivió la misma tragedia, perdiendo a su hermana pequeña, Inés Zorreguieta. Ahora, ha sido el exmarido y padre de los hijos de la princesa Marta Luisa, Ari Behn, quien ha decidido acabar con su vida.

Érika, Inés, Ari... Tres almas que decidieron desvanecerse cuando sus familiares más cercanos brillaban más que nunca. ¿Casualidad? Repasemos sus historias:

Érika Ortiz Rocasolano

Érika Ortiz, hermana de la reina Letizia. (EFE)
Érika Ortiz, hermana de la reina Letizia. (EFE)

La hermana pequeña de la reina Letizia tenía 31 años cuando el 7 de febrero de 2007 decidió quitarse la vida mediante la ingesta de medicamentos que poseía para tratar su depresión y ansiedad.

Quienes la conocían dicen de Érika que era la más artística de la familia, por eso no sorprendió que eligiera estudiar Bellas Artes. Así lo contó a este medio una persona que coincidió con ella unos años antes de su fallecimiento. “Érika era una chica sencilla y atenta. Siempre demostró estar muy interesada en el arte y en los derechos de las mujeres. Llevaba una vida muy normal, pero de pronto se vio envuelta, de forma involuntaria, en el frenesí de la prensa”, aseguró.

También era extremadamente sensible, una persona a la que todo le afectaba con más intensidad que al resto. Por ejemplo, parece que Érika no llevó nada bien el divorcio de sus padres. También le afectó mucho el suyo propio, que se produjo poco tiempo después de que se anunciara el compromiso matrimonial de Letizia.

El rey Felipe, Paloma Rocasolano, Letizia Ortiz y Paco Rocasolano, en el responso de Érika. (Cordon Press)
El rey Felipe, Paloma Rocasolano, Letizia Ortiz y Paco Rocasolano, en el responso de Érika. (Cordon Press)

Pero lo cierto es que Érika rehízo su vida. En 2005 entró a trabajar en la productora de televisión Globomedia como directora de arte y encontró el amor con un compañero llamado Roberto García. Era un momento en el que Érika se sentía ilusionada y en el que tenía muchos planes de futuro. Juntos se iban a ir a vivir a las afueras de Madrid.

"A veces pienso qué te hicieron y que si hubiese sido por ti, nada habría cambiado", escribió Carla Vigo Ortiz, la única hija de Érika y sobrina de la reina Letizia, en sus redes sociales, en el último aniversario de la muerte de su madre. Sus palabras llamaron mucho la atención. ¿A qué se refería la joven cuando dice "¿(..).qué te hicieron?".

Inés Zorreguieta

La hermana de la reina Máxima de Holanda, Inés Zorreguieta, en una imagen de archivo. (EFE)
La hermana de la reina Máxima de Holanda, Inés Zorreguieta, en una imagen de archivo. (EFE)

El 7 de junio de 2018, la hermana menor de la reina Máxima de Holanda, Inés Zorreguieta, perdía la vida en el séptimo piso de Río de Janeiro 228, en Buenos Aires. Tenía 33 años.

Inés tenía antecedentes depresivos y en 2012 había protagonizado un breve ingreso en la clínica psiquiátrica Avril de la Capital Federal. “Mi querida y talentosa hermana pequeña, Inés, estaba enferma. No podía encontrar alegría y no pudo curarse. Nuestro único consuelo es que ahora, finalmente, ha encontrado la paz”, publicó Máxima Zorreguieta en un comunicado en español el 19 de junio de 2018.

Familiares y amigos asistiendo al funeral de Inés Zorreguieta el 8 de junio de 2018.  (EFE)
Familiares y amigos asistiendo al funeral de Inés Zorreguieta el 8 de junio de 2018. (EFE)

Dicen que Máxima siempre se había mostrado muy protectora con su hermana, al igual que Letizia con Érika, conscientes quizás ambas de sus respectivas fragilidades. Máxima fue un apoyo muy importante para Inés.

Sin embargo, en los últimos tiempos, los vecinos de Inés la describieron como una joven muy solitaria. El papel de Máxima como reina la alejó, inevitablemente, de forma física de su hermana menor. Su apoyo siguió siempre siendo incondicional, pero desde la distancia.

Al menos, Inés logró llevar una discreta vida alejada de los focos. Ni siquiera sus vecinos supieron que era la hermana de la reina de Holanda, hasta después de suceder la tragedia.

Ari Behn

Ari Behn, exmarido de la princesa Marta Luisa de Noruega, en una imagen de archivo. (EFE)
Ari Behn, exmarido de la princesa Marta Luisa de Noruega, en una imagen de archivo. (EFE)

A sus 47 años, el multidisciplinar artista y exmarido de la princesa Marta Luisa, Ari Behn, ya había mostrado en varias ocasiones evidencias de su frágil salud mental. Él era muy consciente de que algo fallaba y él mismo admitió uno de sus miedos hace diez años, cuando confesó en una entrevista: "Voy a morir solo y amargado. Es como si nunca fuera capaz de atarme a alguien del todo".

En aquel momento también se definió como "un compañero difícil" y admitió sin dudar un segundo que no era feliz, aunque "mi familia alegra mi estado de ánimo”. Finalmente, Marta Luisa y Ari se divorciaron en 2016.

Marta Luisa y Ari Behn, en una imagen de archivo. (Getty)
Marta Luisa y Ari Behn, en una imagen de archivo. (Getty)

Ari padecía depresión crónica y esta era su cruda realidad. Su problema se juntaba con una personalidad demasiado excéntrica y una mente demasiado inquieta para el encorsetado mundo de la realeza. Pintor, escritor, tertuliano de televisión, productor de un documental, escultor, guionista... Ari poseía una prolífica mente creativa y una tendencia a la poca contención. Así lo admitía él mismo en 2013, en una entrevista concedida en 'Vanity Fair': "La reina Sonia me mataría, porque creo que he cometido muchos errores".

Ari y el mundo de la realeza eran incompatibles y parecía que ese entorno combinado con su peculiar forma de ser le provocaba una gran frustración y un cierto sentimiento de culpa. Aunque quizás Ari era incompatible con todo y quizás su culpa tuvo que ver más con su incapacidad de ser feliz que con lo que le rodeaba. "Siempre he hablado demasiado, nunca he sabido cuándo tenía que callar y eso ha afectado a mi vida familiar", confesó hace 3 años.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios