Un tocado, un vestido revival y muchos quilates: la maleta de Máxima en Alemania
  1. Casas Reales
LOOKS AL DETALLE

Un tocado, un vestido revival y muchos quilates: la maleta de Máxima en Alemania

Ha arriesgado y ha ganado: la reina holandesa ha derrochado glamour en su viaje oficial y ha sorprendido con sus tocados, su primera tiara poscovid y su mítico Valentino rescatado…

Foto: La reina Máxima, durante su visita de Estado a Alemania. (EFE)
La reina Máxima, durante su visita de Estado a Alemania. (EFE)

El tour germano de Maxima de Holanda ha llegado a su fin, pero ella ha salido por la puerta grande, especialmente en lo que a su estilo se refiere. Era su primera visita de Estado desde que empezó la pandemia del covid y había que impactar, así que la reina eligió cuidadosamente las piezas de su maleta para conseguir un golpe de efecto. ¡Y vaya si lo hizo! Lejos de lucir diseños discretos, la esposa del rey Guillermo tuvo varios momentazos fashion que la convirtieron en protagonista y en portada de la prensa alemana e internacional. Su espectacular tocado de plumas fue uno de ellos, pero no el único. Analizamos con detalle sus looks:

placeholder La reina Máxima, a su llegada a Berlín. (Reuters)
La reina Máxima, a su llegada a Berlín. (Reuters)

El look de bienvenida

Maxima de Holanda aterrizó en Berlín con un precioso vestido nuevo de Natan Couture, pintado a mano, con un tocado tipo diadema a juego y una chaquetita dorada encima. Unos zapatos repetidos de Gianvito Rossi en color verde lima, de 560 euros, completaban el que ha sido su mejor look en Alemania. También eran repetidos los pendientes, en verde, con perlas y brillantes, de la firma Scully&Scully y que cuestan casi 4.000 euros. También volvió a llevar uno de sus brazaletes preferidos, de la firma Dinh Van Paris, en oro amarillo de 18 quilates y diamantes y con un precio de 1.990,82 euros.

placeholder La reina Máxima, en la velada de gala. (Reuters)
La reina Máxima, en la velada de gala. (Reuters)

La tiara pospandemia

En la cena de gala posterior a su llegada, la Reina ejerció como tal, desempolvando una de sus tiaras más preciadas, pero sin el impresionante diamante azul de 39,75 quilates que suele coronarla. Es decir, eligió la versión reducida de la tiara Suart, que lució por primera y única vez en octubre de 2018 para una cena de gala en el palacio de Buckingham. El resto de las joyas también eran impresionantes, pertenecientes a su joyero real.

El vestido ya lo conocíamos, un diseño asimétrico en morado de otro de sus diseñadores fetiche, Jan Taminiau, con bordados inspirados en el palacio de Huis ten Bosch. Todo aderezado con sandalias de plataforma doradas de Gianvito Rossi y uno de sus clutch más originales, en dorado con un ojo en el centro, de Begüm Khan, con un precio de 2.000 euros.

placeholder El tocado de Máxima. (Reuters)
El tocado de Máxima. (Reuters)

La anécdota del tocado

Sin duda, de los looks que ha llevado Maxima de Holanda, este es el que más atención ha acaparado. La reina aparecía en el Bundestag, el Parlamento Federal alemán, con este impresionante tocado de flores de Berry Rutjes, inspirado en el mito de Apolo y Dafne. Aunque no era de estreno -lo lucía por primera vez hace dos años en Ascot-, su espectacularidad hizo que nadie pudiera apartar los ojos de él. El resto del estilismo era también conocido y muy discreto, para equilibrar un poco: un vestido nude de Natan Couture, salones en el mismo tono nuevamente de Gianvito Rossi y un pequeño clutch en color camel.

placeholder Máxima y Guillermo, de concierto nocturno. (EFE)
Máxima y Guillermo, de concierto nocturno. (EFE)

El Valentino de hace 10 años

La reina puede presumir de conservar su figura sin importar el paso del tiempo. Lo demuestra el hecho de que rescatara un precioso diseño de Valentino que había lucido hacía una década y que sigue sentándole como un guante. Sucedió en el concierto de la Royal Concertgebouw Orchestra y Máxima no pudo elegir mejor: este vestido de escote palabra de honor, encaje y tafetán en color azul pastel es perfecto. Curiosamente, eligió las mismas joyas que llevó cuando estrenó su Valentino, en una cena posterior a la boda de Alberto de Mónaco: un collar con aguamarinas en forma de rombo y cuadradas y unos pendientes largos y rígidos rematados con la misma piedra. Las sandalias metalizadas eran de Aquazzura (750 euros) y el clutch de Dior.

placeholder La reina Máxima, en su último día en Alemania. (EFE)
La reina Máxima, en su último día en Alemania. (EFE)

Despedida y cierre

En su último día de visita oficial en Alemania, Maxima volvió a repetir: vestido capa con estampado de flores de Natan, su tocado de fibras naturales de Fabienne Delvigne y salones de ante de Gianvito Rossi. Sin embargo, había algo nuevo en este look, su cinturón de rafia de Max Mara, con un precio de 115 euros aunque ahora está rebajado 92. Este tipo de accesorios se han convertido en sus preferidos este verano. El dato curioso es que la reina tuvo que cambiar sus tacones por unas bailarinas planas de Jimmy Choo debido a la intensa lluvia.

El redactor recomienda