Así lleva Máxima de Holanda el naranja de los Orange
  1. Casas Reales
Cariñoso gesto

Así lleva Máxima de Holanda el naranja de los Orange

La reina de los Países Bajos es famosa por escoger colores alegres y complementos llamativos para su vestuario, así es como luce el naranja

Foto: Máxima de Holanda, en una imagen de archivo. (EFE)
Máxima de Holanda, en una imagen de archivo. (EFE)

Hay muchos factores que convierten a Máxima de Holanda en una de las reinas más queridas por todos y uno de los más importantes es la simpatía que siempre demuestra. Sonriente, cercana y con gran educación, ha sabido ganarse el corazón de los ciudadanos de los Países Bajos, para los que de vez en cuando tiene algunos guiños especiales, como cuando escoge el color naranja para su vestimenta.

Máxima de Holanda siempre ha sido partidaria de llevar colores alegres, le favorecen y ella lo sabe, por eso no resulta extraño que los lleve en sus vestidos, abrigos y, sobre todo, complementos, en los que nunca escatima detalles. Es famosa por escoger piezas arriesgadas y convertirlas en su seña de identidad, logrando así crear estilo propio que la diferencia de otras royals europeas, aunque en ocasiones se rinda a la evidencia y apueste por prendas similares al resto, como el vestido camisero azul, parecido al que han lucido otras royals como Letizia o Meghan Markle.

Volviendo a la elección de colores, no es raro que, de vez en cuando, Máxima quiera lucir el color típico de Holanda, un llamativo naranja que les acompaña en celebraciones deportivas, es el color de su selección de fútbol, en el Día del Rey, donde es tradición vestir de naranja, o en casi cualquier celebración, puesto que no solo está asociado con la monarquía, también forma parte de su historia.

Holanda se encontraba bajo dominio español, por aquella época bajo el reinado de Carlos I de España y V de Alemania, y después el de su hijo Felipe II. En busca de ser ellos mismos, los holandeses comenzaron una serie de revueltas que, con el tiempo, dieron lugar a la guerra de los Ochenta Años, que finalizó en 1648 con la independencia del pais.

En esas celebraciones fue la primera vez que pudieron ondear una bandera propia, y esta era la del estandarte de Guillermo I de Orange-Nassau, por aquella época el soberano de los Países Bajos y encargado de liderar las revueltas. De esta manera, el color naranja pasó a ser emblema nacional, escogido para su selección de fútbol y para casi cualquier celebración.

Así las cosas, no es raro que Máxima sienta cierta predilección por un color que es importante para su pueblo y representa a la monarquía. De hecho, ella no apuesta por este color solo en celebraciones, también lo hace en su día a día. Una de las últimas ocasiones en las que hemos podido verla llevándolo ha sido como acompañamiento. Flores de color naranja rodeaban su cuello adornando su look, que completaba con zapatos de tacón y bolso en el mismo color.

También en ocasiones lo lleva en la camisa o top, pero lo más habitual es que seleccione este color para su look al completo, eso sí, en diferentes tonalidades, puesto que no siempre escoge el tono más saturado y brillante, hay veces, como durante su visita a la región de Frisia en 2020, en las que prefiere tonos más suaves. En esa ocasión lo aderezó con una pamela de gran tamaño, ideal para protegerse del sol.

Con este color nos ha regalado looks tan impactantes y acertados, como el que lució ese mismo año en La Haya, presidiendo el aniversario del congreso del Consejo Económico y Social. Un vestido de manga corta, escote cruzado y falda plisada que Máxima acompañó con un tocado tipo turbante en el mismo tono con el que remataba un look digno del recuerdo.

Los tonos más llamativos y cargados de energía, que son los más tradicionales, también se los hemos podido ver puestos a la reina, en camisas que combina con pantalones más discretos, en vestidos cortos y veraniegos o dejando que sean los complementos quienes los lleven. No hay duda de que es un color con el que se siente cómoda, que le favorece y con el que, además, demuestra su cariño por el país del que es soberana.

El redactor recomienda