Es noticia
Menú
La espectacular colección de coches de lujo de Rainiero de Mónaco y Grace Kelly
  1. Casas Reales
Un viaje por la historia

La espectacular colección de coches de lujo de Rainiero de Mónaco y Grace Kelly

Amantes de los coches, la pareja monegasca consiguió reunir una estupenda colección de vehículos de lujo que recorren casi toda la historia del automóvil

Foto: La espectacular colección de coches de lujo de Rainiero de Mónaco y Grace Kelly. (EFE)
La espectacular colección de coches de lujo de Rainiero de Mónaco y Grace Kelly. (EFE)

Su historia de amor parece sacada de una de esas películas de Hollywood a las que ella renunció para convertirse en princesa. Un romance que la muerte de Grace Kelly hizo que terminara mucho antes de lo que cualquiera de ellos hubiera esperado, dejando a Rainiero sumido en la tristeza y llorando la pérdida de quien fuera el amor de su vida.

Ella perdía la vida en un accidente de tráfico, una trágica ironía, puesto que una de las mayores pasiones de Rainiero a lo largo de su vida había sido la de coleccionar coches, vehículos especiales, originales y de lujo. Así, durante más de 30 años fue atesorando automóviles únicos para su familia hasta dar forma a una espectacular antología. Una colección digna de admirar y que, de hecho, puede ser admirada en Mónaco.

placeholder El príncipe Rainiero y Grace Kelly, en 1965. (Getty)
El príncipe Rainiero y Grace Kelly, en 1965. (Getty)

Tal era la afición del monarca por los vehículos raros y de lujo que pronto los garajes de palacio se quedaron pequeños, siendo necesario buscar una solución. Nada mejor que hacerlo de forma que todo el mundo pudiera disfrutar de su pasión tanto como él, y en 1993 creó una sala de exposiciones que se puede visitar en las Terrazas de Fontvieille. Allí se exhiben más de 100 vehículos, ejemplares clave que recorren la historia del automóvil, una muestra de los modelos construidos por los fabricantes más famosos de Estados Unidos y Europa. “No es un museo del automóvil, sino una colección personal de coches antiguos”, explican desde la sala de exhibiciones.

En esta exposición pueden encontrarse una gran variedad de vehículos, porque la pasión de la familia real monegasca dejaba espacio para todo tipo de automóviles. Desde jeeps del ejército hasta vehículos de rally, pasando por los ejemplares más exóticos, como el BMW Isetta, un raro De Dion Bouton de 1903 o el Mercedes Benz 300 SL de color rojo fresa, del que solo se fabricaron 18 ejemplares. También se pueden encontrar vehículos deportivos de todas las épocas, así como coches de Fórmula 1 modernos.

placeholder El BMW Isetta de Rainiero de Mónaco. (Cortesía de Colection de S.A.S. le Prince de Monaco)
El BMW Isetta de Rainiero de Mónaco. (Cortesía de Colection de S.A.S. le Prince de Monaco)

Entre los modelos más destacados, se puede ver uno de los preferidos de Rainiero, un Chrysler Imperial que ya en su momento, hablamos del año 1956, estaba considerado como uno de los mejores vehículos, así como uno de los más novedosos, puesto que incluía elevalunas eléctrico, aire acondicionado, frenado y dirección asistida, así como la opción de radio transistor. También encontramos otros modelos como el Alfa Romeo Guiletta 1600, un Spider que representa por sí solo el espíritu de la ‘dolce vita’ de los años 50 y 60 en la Riviera francesa e italiana.

placeholder Alfa Romeo 1600 de Rainiero. (Cortesía de Colection de S.A.S. le Prince de Monaco)
Alfa Romeo 1600 de Rainiero. (Cortesía de Colection de S.A.S. le Prince de Monaco)

Parece que Rainiero fue capaz de trasladarles a sus hijos su amor por los vehículos, puesto que aunque Alberto hace unos años subastó algunos de los coches que habían pertenecido a su padre (hasta 40 vehículos entre los que había todo tipo de modelos como Bentley, Panhard, Citroën, Chevrolet, Plymouth y Porsche, pero también Fiat o Peugeot), también ha contribuido a la colección con importantes adquisiciones que ya forman parte de la historia. Por ejemplo, el coche empleado durante su boda con Charlène, una versión exclusiva del Lexus LS 600h L Landaulet.

El príncipe monegasco compartía esta pasión con su hijo, pero también lo hacía con su esposa, Grace Kelly, una mujer admirada por su talento, pero también por su elegancia y estilo, algo que parecía buscar también en sus vehículos. Entre sus preferidos destacan el Jaguar E-Type y el Jaguar MK2, coches elegantes y seductores con los que la pareja se dejó ver por el principado.

placeholder Renault Floride que le fue entregado a Grace Kelly. (Cortesía de Colection de S.A.S. le Prince de Monaco)
Renault Floride que le fue entregado a Grace Kelly. (Cortesía de Colection de S.A.S. le Prince de Monaco)

No solo los coches de lujo consiguieron conquistar a la estrella de Hollywood, el modelo Floride de Renault llegó a sus manos en 1959, el momento de su lanzamiento. Un ejemplar en color verde Borneo que sedujo a la actriz y que fue un gran éxito, principalmente por su precio de venta moderado y que también se puede ver en la exhibición.

Su historia de amor parece sacada de una de esas películas de Hollywood a las que ella renunció para convertirse en princesa. Un romance que la muerte de Grace Kelly hizo que terminara mucho antes de lo que cualquiera de ellos hubiera esperado, dejando a Rainiero sumido en la tristeza y llorando la pérdida de quien fuera el amor de su vida.

Rainiero de Mónaco
El redactor recomienda