Pablo Urdangarin, en La Masía del Barça: habitación compartida y cama especial
  1. Casas Reales
MIDE 1,94 METROS

Pablo Urdangarin, en La Masía del Barça: habitación compartida y cama especial

"Aquí no se regala nada a nadie, sea quien sea”, dicen desde el club. Su padre quiere tutelar la carrera de su hijo y viajará a menudo a Barcelona. Lograr plaza en La Masía es un triunfo

Foto: Pablo Urdangarin, en el partido del sábado del Barça contra el Huesca. (FC Barcelona)
Pablo Urdangarin, en el partido del sábado del Barça contra el Huesca. (FC Barcelona)

Desde que empezó la nueva temporada, la vida de Pablo Urdangarin se ha centrado más que nunca en el deporte. Vive en La Masía, donde residen los canteranos del club con nivel y con posibilidades de triunfar. El joven debutó el sábado 23 en el Palau Blaugrana ante la orgullosa mirada de sus padres y no defraudó.

“Si está en La Masía y ha jugado en el primer equipo es porque tiene algo, aquí no se regala nada a nadie, sea quien sea”, nos dicen fuentes cercanas al club, quienes señalan que Urdangarin Jr. sigue oficialmente en el Barça B. Todo dependerá, añaden, de su evolución. Mientras, su padre ya ha comentado a los suyos que estará pendiente de su hijo y quiere 'tutelar' su carrera. Por eso, piensa viajar a menudo a Barcelona.

placeholder La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. (Gtres)
La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. (Gtres)

Mientras, reside -decíamos- en La Masía, en la Ciutat Esportiva del Barça, desde donde se desplaza a diario para ir a clases en la European University, una escuela de negocios privada donde cursa Empresariales. La Masía está cerca de Pedralbes, aunque fuera de Barcelona, en Sant Joan Despí. Ahora, debe desplazarse más, puesto que antes vivía, hasta hace poco, en casa de unos amigos de sus padres.

Foto: Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina. (RAM)

Lograr una de las plazas que existen en La Masía ha supuesto para él un gran triunfo, sobre todo si tenemos en cuenta que el año pasado lo vivió en Barcelona entrenando en el Barça pero sin ficha, lo que no le permitía ni siquiera disputar partidos con sus compañeros de la cantera. Ahora, con la nueva temporada ya avanzada, el sobrino del rey Felipe VI ha jugado por primera vez en la liga Asobal, con el primer equipo del Barça, y puede que si continúa así pueda repetirlo más veces y quién sabe si hasta fichar por los grandes.

"Podría empezar en otro equipo"

“Podría evolucionar y terminar en el primero equipo del Barça -nos dicen las mismas fuentes-, pero eso es algo muy difícil porque estamos hablando de un club de primerísimo nivel. También podría empezar en algún otro equipo de la Liga Asobal, y después ya se vería”. Desde el Barça, eso sí, nos dejan claro que Pablo no es el único jugador del segundo equipo de balonmano que entrena y juega a veces con el primero, que son al menos cuatro quienes están en la misma situación. Es lo mismo con su residencia: para vivir en La Masía necesitas cumplir con ciertos requisitos y tener un nivel prometedor es uno de ellos.

Foto: Pablo Urdangarin.

Esta residencia deportiva se divide en varias instalaciones: está la residencia para menores de 18 años y después el piso que se habilitó hac epoco para mayores de edad, situados en la parte alta de la residencia para los deportistas algo más mayores. Es el caso de Pablo, que el 6 de diciembre cumple 21. La Masía tiene una capacidad para 83 deportistas, que viven en habitaciones individuales, dobles y hasta cuádruples. Las habitaciones dela residencia están distribuidas en dos plantas -la primera y la segunda-, y en las habitaciones, cada residente tiene su cama, un armario, un baño equipado y una mesa para estudiar, según informa el propio club. Allí pasa el día el segundo de los hijos Urdnagarin de Borbón, un reciento que abandona solo para ir a domir.

Algunas de las habitaciones de La Masía cuentan con camas especiales para los deportistas de más altura, como los de baloncesto y balonmano base, e incluso habrá adaptadas para usarlas para rehabilitar físicamente a los jugadores. Este sería el caso de Pablo, que con su 1,94 metros de altura no cabe bien en una cama ‘normal’. Para el club es habitual que algunos deportistas necesiten camas especiales, sobre todo los jugadores de baloncesto y algunos de balonmano, así que se ríen cuando les llamamos para preguntar.

Sus padres, los primeros fans

El debut de Pablo en la Liga Asobal coincidió por casualidad con la celebración del 50 aniversario de la inauguración del Palau Blaugrana. Así que Iñaki Urdangarin había sido invitado a los actos de conmemoración porque es uno de los jugadores que tiene su camiseta retirada en el Palau. Urdangarin y la infanta Cristina aprovecharon el viaje para ver a debutar a su hijo, una visita en la que se alojaron en los conocidos como apartamentos Victoria, un aparthotel de la cadena Marriot situado cerca de la avenida Diagonal (en la salida de Barcelona hacia La Masía) y de la casa en la que vivía la familia en Pedralbes cuando su vida todavía no había saltado por los aires.

Foto: Iñaki Urdangarin. (EFE)

El sábado por la mañana, el padre de familia estuvo en las celebraciones blaugrana, donde incluso dio un par de entrevistas a la prensa, por la tarde acudió con la Infanta a ver jugar a su hijo y por la noche cenaron todos juntos con Irene Urdangarin, que se sumó a la celebración. Todo organizado en el mismo barrio que fue el escenario de sus vidas durante su larga residencia en la capital catalana.

Una residencia de élite

Antes estaba tocando a Pedralbes, pero la nueva Masía, inaugurada el 20 de octubre de 2011, está en las afueras. El Barça informa de que la residencia cuenta “con unas instalaciones inmejorables, pensadas exclusivamente para optimizar la formación intelectual, personal y social de los deportistas”. El edificio tiene una superficie construida de casi 6.000 metros cuadrados, distribuidos en cinco plantas, tres de las cuales se destinan a la cantera y dos se reservan para usos futuros. Las obras tuvieron una duración de 19 meses (diciembre 2009 - julio 2011).

placeholder Los responsables de la nueva Masía del Barça, en 2011 durante su inauguración. (EFE)
Los responsables de la nueva Masía del Barça, en 2011 durante su inauguración. (EFE)

En la planta baja de la nueva residencia se integra la cocina, el comedor con self-service, los despachos para la administración, las aulas de refuerzo y el espacio de recreo y ocio para los residentes. De esta manera, no solo se mejoran las condiciones de los deportistas, sino también las condiciones de trabajo para los que cuidan a los residentes. Cocineros, personal de administración y los máximos responsables de La Masía podrán disfrutar de mejores instalaciones para desarrollar sus tareas, sin perder nunca el espíritu familiar.

Todo ello sin olvidarse, añaden, de mantener el calor y la cercanía humana entre los residentes, los educadores y el personal que forma parte del club y que tan buenos resultados ha dado. El coste de construcción del edificio fue de 8,8 millones de euros, que, sumados a los gastos de las licencias, los arquitectos y los equipamientos, llegaron a unos 11 millones de euros.

Iñaki Urdangarin Infanta Cristina
El redactor recomienda