Todas las tiaras que Letizia tiene a su disposición (y la apuesta para esta noche)
  1. Casas Reales
JOYERO REAL

Todas las tiaras que Letizia tiene a su disposición (y la apuesta para esta noche)

De diamantes, platino, brillantes, perlas y de todos los valores y tamaños... Son muchas las opciones que tiene la reina Letizia para la cena de gala que acoge esta noche el Palacio Real

Foto: La reina Letizia, con la tiara floral en 2019. (Limited Pictures)
La reina Letizia, con la tiara floral en 2019. (Limited Pictures)

Dos años después, volveremos a ver a doña Letizia con una tiara extraída del joyero real. La última vez fue en octubre de 2019, para la cena de gala posterior a la coronación el emperador Naruhito. Desde entonces, numerosas circunstancias y principalmente la pandemia han impedido que volvamos a ver la testa de la Reina adornada con alguna de estas joyas tan valiosas de la familia real. Así que hay mucha expectación por ver cuál escoge de todas las que Letizia tiene a su disposición para la cena de gala con Sergio Mattarella, presidente italiano, esta noche en el Palacio Real.

En total son siete las diademas que puede lucir y todas, salvo una, han estado siempre a disposición tanto de la propia doña Letizia como de la reina Sofía y las infantas Elena y Cristina, hermanas de don Felipe, puesto que o bien pertenecían al joyero real desde hace años por haber sido propiedad de Victoria Eugenia, o bien es de ellas joyas más personales que la Reina emérita recibió en algún momento y ha ido prestando tanto a su nuera como a sus hijas. Y todas ellas tienen en común que ya han sido lucidas por doña Letizia, así que ninguna de ellas supondrá una novedad.

1. La Prusiana

placeholder Letizia y Felipe, el día de su boda. (Getty/Carlos Álvarez)
Letizia y Felipe, el día de su boda. (Getty/Carlos Álvarez)

Fue creada en Berlín en 1913 para la princesa Victoria Luisa de Prusia, la hija del káiser Guillermo II, abuela de la reina Sofía, motivo por el cual se la conoce como tiara Prusiana. Tras pasar por las manos de Federica de Grecia, la tiara la heredó la Reina emérita al cumplir la mayoría de edad. Está confeccionada en platino y diamantes, y consta de dos bandas, una superior con hojas de laurel y una inferior con la greca griega de la larga vida, y ambas están separadas por una hilera de barras cuajadas de brillantes, de cuyo centro cuelga un diamante oscilante en forma de lágrima. Fue la tiara utilizada para sus respectivas bodas tanto por la reina Sofía como por la propia Letizia. Fue la primera que lució y desde entonces se ha convertido en una de sus favoritas, llevándola hasta en trece ocasiones.

2. La Floral

placeholder Letizia, durante la visita de Estado a Reino Unido en 2017. (Getty)
Letizia, durante la visita de Estado a Reino Unido en 2017. (Getty)

Pasamos a la otra tiara que está considerada como otra de las favoritas de la reina Letizia. Hablamos de la tiara Floral, un regalo del dictador Francisco Franco a la reina Sofía en nombre del pueblo español. Aunque no se sabe con certeza su origen, todo apunta a que fue creada en Rusia en el siglo XIX. Tiene una particularidad y es que puede utilizarse también desmontada, con las flores como broches, o como gargantilla. Esta es precisamente la forma en la que la lució doña Sofía para la cena previa a su boda con el rey Juan Carlos.

También fue la escogida por la infanta Cristina para su boda con Iñaki Urdangarin y la ha utilizado en alguna ocasión la infanta Elena. Pero desde que dejaron de formar parte de la Casa Real, ha sido doña Letizia la que la ha usado con más asiduidad. De hecho, es la gran apuesta para la cena con el presidente italiano y su hija, Laura Mattarella, que ejercerá de primera dama.

3. La Princesa

placeholder La reina Letizia, con la tiara Princesa en Copenhague en 2015. (EFE)
La reina Letizia, con la tiara Princesa en Copenhague en 2015. (EFE)

Si tenemos que juzgar si es de las preferidas o no por cuántas veces se la ha puesto, la conclusión es que esta pieza desde luego no está entre sus favoritas y tampoco entra en las apuestas de esta noche. Aunque tiene gran valor económico y sentimental y es la única de la que se puede decir que es suya y solo suya, sería toda una sorpresa que se la pusiera. Hablamos de la tiara Princesa, esa que el rey Felipe -entonces Príncipe- le regaló por su quinto aniversario de boda y que Letizia no lució hasta seis años después, para el 75º cumpleaños de la reina Margarita de Dinamarca.

Se trata de una joya imitando la flor de lis realizada en oro blanco y decorada con 450 brillantes y diez perlas, que fue realizada en 2005 por la prestigiosa familia Ansorena, proveedores de la Casa Real desde 1869. La tiara Princesa es desmontable y la flor de lis principal puede utilizarse como broche, algo que hace muy a menudo la reina Letizia.

4. La Mellerio

placeholder Letizia, en 2007 con la tiara Mellerio. (Getty)
Letizia, en 2007 con la tiara Mellerio. (Getty)

Esta tiara está en el mismo grupo de la anterior, ya que Letizia solo la ha lucido una vez y fue hace más de 14 años, concretamente en 2007, para recibir en el Palacio Real a la entonces presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal, de visita oficial en nuestro país. Es la que tiene una forma y una historia más curiosa, y la reina Sofía sí puede decir que es de sus favoritas, ya que la ha lucido en numerosas ocasiones, incluyendo la cena previa a su boda con el rey Juan Carlos.

Su nombre se debe a que fue creada en 1867 por la joyería francesa del mismo nombre, aunque también se la conoce como la diadema de la Chata, ya que la reina Isabel II la compró para su hija, la infanta Isabel -conocida como la Chata-, con motivo de su boda. Ella legó años más tarde la joya a su sobrino, el rey Alfonso XII, y este a don Juan. De sus manos pasó a la reina Sofía, que la recibió como regalo por su boda. Desde entonces es la diadema que más veces ha llevado, aunque también la han lucido la infanta Margarita y la infanta Elena.

5. La Cartier

placeholder La reina Letizia, con la tiara Cartier en 2018. (Limited Pictures)
La reina Letizia, con la tiara Cartier en 2018. (Limited Pictures)

Fue una de las que más tardó en estrenar, ya que no fue hasta abril de 2018 cuando se atrevió a lucirla, concretamente para una cena de gala en el Palacio Real con Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de Portugal. Su diseño está inspirado en motivos egipcios, muy de moda en la época en la que fue creada, y está realizada con perlas y diamantes. Y su historia es también una de las más curiosas.

Fue diseñada para la reina Victoria Eugenia en el año 1907. A su muerte, la soberana decidió regalársela a su hija María Cristina, pero unos años después el rey Juan Carlos compró la diadema a su tía y se la regaló a Sofía, al igual que ya hizo con la tiara rusa, de la que hablaremos más adelante. Junto con la Mellerio, es una de las que más utilizó la Reina emérita, sobre todo combinada con el collar de chatones. Al ser una compra del rey Juan Carlos, no está incluida en el lote conocido como 'joyas de pasar', en el que sí está la siguiente.

6. La Flor de Lis

placeholder La reina Letizia, con la tiara Flor de Lis en el retrato oficial distribuido por Casa Real. (Casa de S. M. el Rey/Estela de Castro)
La reina Letizia, con la tiara Flor de Lis en el retrato oficial distribuido por Casa Real. (Casa de S. M. el Rey/Estela de Castro)

Es otra de las grandes apuestas para esta noche, ya que esta diadema es la más valiosa y representativa de la casa Borbón y la reina Sofía, que la ha lucido en numerosas ocasiones, la reservaba para las grandes citas. Y no se nos ocurre ocasión mejor que la primera cena de gala tras la pandemia para sacarla del joyero real. Fue encargada por Alfonso XIII a la conocida joyería Ansorena para regalar a su futura esposa, Victoria Eugenia. En su testamento, la abuela del rey Juan Carlos la incluyó en las joyas de pasar y es la única tiara que se encuentra en ese lote. Desde entonces ha coronado las cabeza de Sofía numerosas veces, siendo la primera en 1983.

Hubo que esperar hasta 2017 para que la reina Letizia la luciera, concretamente durante la visita de Estado que realizó el entonces presidente de Argentina, Mauricio Macri, junto a su esposa. También fue la escogida por doña Letizia para la coronación de Naruhito de Japón -es decir, que fue la última que vimos antes de enterrarlas en su joyero durante más de dos años- y para los últimos retratos oficiales que se hicieron de don Felipe y doña Letizia de gala.

7. La Rusa

placeholder La reina Letizia, con la tiara rusa en 2018. (EFE)
La reina Letizia, con la tiara rusa en 2018. (EFE)

La dejamos para el final porque es la última con la que doña Letizia se atrevió. Fue en noviembre de 2018, para la cena de gala en honor del presidente chino y su esposa. Fue creada para la reina regente María Cristina de Austria, madre de Alfonso XIII. Inspirada en los tradicionales tocados rusos, los kokoshnik -de ahí que se la conozca como la tiara Rusa-, está realizada en platino, perlas y diamantes. Al fallecer, la diadema pasó a manos de Alfonso XIII y este se la regaló a su nuera, María de las Mercedes de Borbón, con motivo de su boda con don Juan. La condesa de Barcelona prestó la joya a su nuera Sofía en algunas ocasiones y también a su hija Pilar y a su nieta Simoneta Gómez-Acebo en sus respectivos enlaces matrimoniales.

Al fallecer, María de las Mercedes dejó la tiara a sus tres hijos, pero don Juan Carlos llegó a un acuerdo con sus hermanas y se la regaló a la reina Sofía. Por eso tampoco pertenece a las joyas de pasar. Doña Sofía la estrenó en 2006 en una visita a Noruega y la ha lucido desde entonces en numerosas ocasiones, aunque hubo que esperar 12 años para vérsela a doña Letizia. ¿Será esta su elección para la cena de gala que acogerá esta noche, más de dos años después, el Palacio Real?

Rey Felipe VI Casa Real Infanta Cristina Reina Sofía Bodas Familia Real Española Infanta Elena Iñaki Urdangarin
El redactor recomienda