Beatriz de Holanda: última hora sobre su salud tras dar positivo en coronavirus
  1. Casas Reales
SE RECUPERA

Beatriz de Holanda: última hora sobre su salud tras dar positivo en coronavirus

La preocupación por la princesa ha sido grande en estos días, no en vano tiene 83 años, pero las palabras de su hijo el rey Guillermo Alejandro han resultado muy tranquilizadoras pues parece que se recupera satisfactoriamente

Foto: Beatriz de Holanda, en una imagen de archivo. (EFE/Bart Maat)
Beatriz de Holanda, en una imagen de archivo. (EFE/Bart Maat)

A principios de este mes de diciembre, a la princesa Beatriz de Holanda le diagnosticaron covid-19. Ahora su hijo el rey Guillermo ha informado sobre la salud de su madre. A pesar de su infección por coronavirus, todo hace indicar que se encuentra bien y que muy pronto estará completamente restablecida.

“Afortunadamente, no hay nada de malo en absoluto. Solo tenía un pequeño resfriado, pensó que era a consecuencia del aire acondicionado en los trópicos. Ella está de muy buen humor por todo lo demás, así que todo es fantástico. En nombre de ella, agradezco mucho a todos por el apoyo y los buenos deseos, pero está bien”, ha dicho el rey de Holanda.

Como decimos, fue el día 4 de este mes cuando se anunció que la antes reina de Holanda había dado positivo por coronavirus a su vuelta de Curaçao y que había empezado un proceso de cuarentena. Anteriormente se había manifestado que había recibido dos dosis de la vacuna y una tercera posterior de refuerzo. Durante su viaje a la isla, Beatriz de Holanda prestó particular atención a las consecuencias de la pandemia y a la conservación de la naturaleza.

La preocupación por la princesa Beatriz ha sido grande en estos días, no en vano tiene 83 años, pero las palabras de su hijo Guillermo han resultado muy tranquilizadoras, pues parece que se está recuperando satisfactoriamente.

placeholder La princesa Beatriz. (Casa Real de Holanda)
La princesa Beatriz. (Casa Real de Holanda)

Muy querida por los holandeses, la princesa Beatriz llegó al trono tras la abdicación de su madre, la reina Juliana, el 30 de abril de 1980, y su hijo ocupó su lugar tras la suya, el 30 de abril de 2013. Un reinado que pasó sin grandes sobresaltos más allá de las pérdidas familiares, la de su hijo Friso de Holanda el 12 de agosto de 2013, como consecuencia de las secuelas de un accidente esquiando, y su marido, el príncipe Claus, en 2002 (se habían casado en 1966).

Las miradas están puestas ahora en la princesa heredera Amalia, que acaba de alcanzar la mayoría de edad y ayer dio su primer discurso público. Así pues, ya se puede decir que es oficialmente princesa de Orange, una vez se presentó ante el Consejo de Estado como nuevo miembro.

Acompañada por sus padres, el rey Guillermo y la reina Máxima, se la notó visiblemente nerviosa durante su discurso y algo más tranquila en su encuentro con los medios de comunicación, a los que atendió con soltura.

Hablamos de un paso preceptivo recogido en el artículo 74 de la Constitución holandesa, que se realizó con gran solemnidad pero poco boato. Fue un acto sin lágrimas, algo frío y protocolario, que marca el comienzo de un nuevo camino para la princesa.

placeholder Guillermo y Máxima, en una foto de archivo. (Getty Images/Patrick van Katwijk)
Guillermo y Máxima, en una foto de archivo. (Getty Images/Patrick van Katwijk)

La familia real holandesa ha vivido momentos delicados en los últimos años y podemos decir que fue 2020 el más complicado de ellos. En abril del año pasado, el 76% de sus súbditos neerlandeses mostraba mucha confianza en el rey de la Casa Orange, pero meses más tarde confiaban en él como rey tan solo el 47%, según una encuesta de la agencia de investigación de mercados Ipsos. Ese diciembre era la primera vez que suspendía en confianza.

Esas críticas estaban sobre todo relacionadas con su lujoso estilo de vida. Antes de verano se había comprado un nuevo yate, un Wajer 55, que costó dos millones de euros para dejarlo atracado en su casa de vacaciones en Grecia, mientras vendía el modelo anterior que había adquirido en 2014.

La noticia se pudo dar en Holanda porque el rey Guillermo decidió probar su nuevo yate en aguas de su país y se le hicieron fotografías, y también sentó especialmente mal que en un momento muy delicado de la pandemia se decidieran ir de vacaciones a su lujosa casa de Grecia. Allí se hicieron una fotografía con el dueño de un restaurante, sin guardar las preceptivas distancias, lo que les llevó a tener que pedir disculpas públicamente.

placeholder La princesa Amalia de Holanda, durante su ingreso al Consejo de Estado. (Casa Real de los Países Bajos)
La princesa Amalia de Holanda, durante su ingreso al Consejo de Estado. (Casa Real de los Países Bajos)

Y en otoño, cuando las restricciones eran más severas, volvieron a caer en el error, se montaron en un avión y se pusieron rumbo a Grecia de nuevo, lo que fue interpretado además como una falta de consideración teniendo en cuenta cómo estaba viviendo la población ese complicado momento. Las críticas fueron tan severas que se cogieron el primer vuelo de vuelta desde Atenas a Ámsterdam. Sin embargo, Amalia y Alexia sí se quedaron unos días más, lo que no hizo sino agravar la stiuación. De nuevo, el rey Guillermo pidió disculpas y añadió: "No somos infalibles".

Sea como fuere, el acto de ayer de Amalia sirvió para poner el foco en la savia nueva de una monarquía que, de momento, sigue siendo sólida, pese a los errores que hemos enumerado. La joven irá asumiendo paulatinamente más protagonismo, al igual que ha ido ocurriendo en España con la princesa Leonor, destinada a suceder a su padre, Felipe VI.

En el punto de mira
El redactor recomienda