Iñaki Urdangarin y su 54 cumpleaños feliz: sabemos a qué se dedica ahora
  1. Casas Reales
FAMILIA DEL REY

Iñaki Urdangarin y su 54 cumpleaños feliz: sabemos a qué se dedica ahora

El marido de la infanta Cristina vive centrado en la carrera deportiva de su hijo Pablo, que juega este mismo sábado su primer partido del año con el Barça B de balonmano

Foto: Iñaki Urdangarin. (Cordon Press)
Iñaki Urdangarin. (Cordon Press)

Es, por fin, un cumpleaños feliz. Iñaki Urdangarin llega hoy a los 54 años con la vida encarada a un futuro optimista y centrado en su familia. Lejos queda ya la sentencia del caso Nóos, aunque él sigue en tercer grado, porque solo debe ir a prisión una vez por semana a firmar, algo que puede hacer por teléfono si está lejos de Vitoria. Y así celebrará, con toda seguridad, según nos cuentan desde su entorno, su aniversario. Lejos de Vitoria y cerca de su nueva obsesión: su hijo Pablo. Alto y atlético como él, el segundo de sus cuatro hijos se ha convertido en un motor en su vida.

La carrera de Pablo en el Barça de balonmano es una de las mayores alegrías que ha vivido Urdangarin en los últimos tiempos y quiere estar cerca de él para ayudarle en todo lo que sea posible, que es mucho. Lo contaba él mismo antes incluso de que se supiera que Pablo iba a fichar por el Barça. Él tenía sus ases escondidos y quería apoyarle, darle una mano para que pudiera cumplir sus sueños. A Iñaki le ayudó Valero Rivera y a Pablo le ayuda su padre. Quién mejor que él, medallista olímpico e histórico del Barça, para eso.

placeholder Pablo Urdangarin, en un partido del Barça contra el Huesca. (FC Barcelona)
Pablo Urdangarin, en un partido del Barça contra el Huesca. (FC Barcelona)

Este sábado, además, Pablo tiene su primer partido del año en Sant Quirze del Vallés y, tal como él mismo comentó a las cámaras de Europa Press, espera que su padre vaya a verle. Es esa la posibilidad más concreta en esta jornada de fiesta familiar. Otra idea era la de viajar hasta Ginebra y estar con su mujer, la infanta Cristina, y su hija, Irene, a quienes visita de vez en cuando desde que el pasado mayo de 2021 la jueza le diera permiso para viajar al extranjero.

Foto: Pablo Urdangarin, en TikTok. (Redes)

Las distancias se han acortado para la familia en estos últimos meses y de qué manera. Irene, que vive en la capital financiera del país transalpino con su madre, empezó sus clases el pasado lunes 10 de enero, tal y como ha podido comprobar Vanitatis, y pese a todo, pasa muchos fines de semana en Barcelona.

Años malditos

La vida de la familia Urdangarin de Borbón ya nada tiene que ver con aquellos años oscuros, malditos, en los que se escondían de todos refugiados en Ginebra con la pena de cárcel sobrevolando sus cabezas. En aquella época contaron con el apoyo inquebrantable de la familia de él, con quien siguen manteniendo una relación estrecha y férrea. También con la infanta Elena, que se convirtió en esos tiempos en la escudera de su cuñado, a quien incluso alojó en su casa en su última noche en libertad.

Foto: La infanta Cristina, en los juzgados de Palma de Mallorca. (EFE/Cati Cladera)

Este 15 de enero, el exduque de Palma cumple 54 sin aquel halo aristocrático con el que celebró sus 40 años en una fiesta sorpresa a la que acudieron todos los miembros de la familia real de la época. Incluida doña Letizia, Princesa de Asturias en aquel momento, quien pasó la celebración sentada en un rincón, incómoda, tirando de la chaqueta de su marido, don Felipe, para irse cuanto antes. También contó con el apoyo de los Reyes eméritos en 2018, cuando cumplió 50 y celebró una discreta fiesta en Ginebra.

Triste aniversario

Hace ya 10 años (el aniversario se cumplió el pasado diciembre) que Urdangarin quedó apartado de la familia real para siempre y de manera oficial. Y ahora vive, como él mismo ha dicho, su “nueva normalidad” apegado a la religión, a su familia y a la carrera deportiva de su hijo, la que tutela desde la cercanía que le permite el tercer grado. Ha pasado mucho tiempo. Antes de su ‘expulsión’, el entonces duque de Palma había mandado un comunicado a la prensa para parar el golpe que intuía casi irremediable. Vivía con su mujer y sus hijos en Washington, donde ostentaba un alto cargo en Telefónica gracias a la influencia de su suegro.

Foto: Iñaki Urdangarin, en los juzgados de Palma. en 2012. (EFE/Ballesteros)

Pero don Juan Carlos no pudo con todo y tuvo que repudiar a su yerno favorito. Con todo, la instrucción y posterior juicio del caso Nóos se llevó por delante la reputación de la monarquía, que entró en una crisis de la que todavía se relame las heridas. Y el exduque de Palma nunca volvió a ser el mismo. Se encerró en un círculo íntimo, en el que estaba su familia y algunos amigos, poco más. Intentó demostrar su inocencia, pero terminó encarcelado durante algo más de dos años con una condena de casi seis (cinco años y 10 meses) por delitos tan diversos como prevaricación, malversación, tráfico de influencias, fraude a la Administración Pública y delitos fiscales.

Foto: Pablo Urdangarin, en un partido del Barça contra el Huesca. (FC Barcelona)

Tras pelear durante meses logró el fin el tercer grado, en la primavera de 2020, y decidió terminar su condena en Vitoria, en casa de su madre, desde donde acude a su trabajo en una asesoría. Poco a poco, los medios se van olvidando de él, y ahora disfruta de una nueva vida de la mano de sus hijos. En especial de Pablo, quien, como decíamos, ha seguido sus pasos deportivos y juega a balonmano en el Barça, con ficha en el segundo equipo pero con mucha participación en el primero, el mismo en el que el padre despuntó en sus mejores años. Así que lo más posible es que volvamos a verlo este sábado en las gradas, aplaudiendo las jugadas de Pablo y dándole sus valiosos consejos. De padre y de campeón olímpico.

Iñaki Urdangarin
El redactor recomienda