La infanta Elena y Urdangarin: juntos antes de entrar él en prisión y al salir
  1. Casas Reales
FAMILIA DEL REY

La infanta Elena y Urdangarin: juntos antes de entrar él en prisión y al salir

La amistad entre cuñados es muy fuerte: la hermana mayor de la infanta Cristina es el principal apoyo del matrimonio. Fue la última en visitarle en Brieva antes de la pandemia

Foto: La infanta Elena e Iñaki Urdangarin. (LP)
La infanta Elena e Iñaki Urdangarin. (LP)

Es una relación poco habitual entre cuñados, ya les gustaría a muchos poder disfrutar de una amistad con el hermano/a de su pareja. Tienen ese lazo, y muy fuerte, la infanta Elena e Iñaki Urdangarin. Tanto es así que la última persona que visitó al marido de la infanta Cristina en prisión antes de la pandemia fue su cuñada. Y no ha sido este el único gesto de amistad íntima: esta semana, la casa de doña Elena se ha convertido en el refugio del exduque de Palma y su familia para celebrar la obtención del tercer grado. La luz al final del túnel.

Fue esta semana, según unas imágenes publicadas por ‘¡Hola!’, cuando el cuñado de Felipe VI pasó una tarde en la casa del barrio del Niño Jesús, donde le esperaba también su mujer y su hijo Miguel, que vive en Reino Unido y estaba en España de visita. Además, se unieron a la fiesta los hijos de Elena, Felipe y Victoria.

placeholder La infanta Elena, Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina. (Limited Pictures)
La infanta Elena, Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina. (Limited Pictures)

El papel de apoyo para todos quienes sufren en la familia del Rey ha sido algo que la infanta Elena ha ido adoptando con el tiempo. En especial con los Urdangarin. El proceso judicial al que se vieron sometidos, con juicios públicos y mediáticos paralelos, dejó muy mermado el espíritu luchador de los exduques de Palma, y las visitas de Elena a Ginebra eran como un bálsamo para ellos.

Letizia, motivo de distancia

Lejos de lo que se ha contado en tantas ocasiones, nunca hubo amistad entre los Urdangarin de Borbón y los entonces Príncipes de Asturias. Letizia nunca entabló amistad, ni siquiera superficial, con su cuñada. Al contrario, desde que la ahora Reina llegó a la familia, el único hermano varón se distanció de las chicas, creándose así una unión más fuerte entre ellas, sobre todo desde la separación de los duques de Lugo. Con una infanta Elena soltera, lo que suponía tener más libertad, todo era más fácil. Moverse, viajar, organizar planes y aparecer cuando su hermana pequeña lo necesitaba, que no han sido pocas veces.

placeholder Felipe y Letizia, junto a las infantas Elena y Cristina e Iñaki Urdangarin. (EFE)
Felipe y Letizia, junto a las infantas Elena y Cristina e Iñaki Urdangarin. (EFE)

Cuando Iñaki Urdangarin se disponía a ingresar en prisión, en junio de 2018, la infanta Elena viajó a Ginebra para estar con ellos y fue la anfitriona de su cuñado la noche anterior a su ingreso en la prisión de Brieva. Era casi de noche cuando Urdangarin aterrizó, el 17 de junio de 2018, en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas procedente de Suiza. Los medios captaron su imagen, cabizbajo, con una mochila y poco más, y le perdieron el rastro una vez salió del aeropuerto y se metió en un coche. Pocos sabían que su destino era ese piso del barrio del Niño Jesús en el que vive doña Elena desde 2009.

Foto: Las infantas Elena y Cristina. (EFE)

Urdangarin pasó allí su última noche en libertad, acompañado de su cuñada, desvelado, nervioso y charlatán. "No podía dormir y hablaba y hablaba, tomaron infusiones y trataron de pasar el tiempo lo mejor posible dentro de lo mal que estaba todo. Iñaki tenía los nervios a flor de piel aquel día", recuerdan allegados de la familia.

Lo peor ya ha pasado

Muy distinto era su espíritu esta semana. La infanta Cristina está feliz, y se le nota, comentan desde su entorno, quienes aseguran que este era el momento que la pareja esperaba. Con la obtención del tercer grado todo cambia, el camino ya no tiene vuelta atrás y sus vidas se dirigen hacia algo mejor. Esto es: lo peor ya ha pasado. Ahora toca tomar decisiones, a corto plazo y a largo plazo. Si Cristina de Borbón quiere estar ahora cerca de su marido, deberá cambiar de residencia; si espera un tiempo, podrán volver juntos a Ginebra. En eso están, nos dicen.

placeholder Iñaki Urdangarin. (EFE)
Iñaki Urdangarin. (EFE)

Mientras, algunas fuentes apuntan a que Urdangarin podría pasar algunos fines de semana en casa de su cuñada, incluso algunos días entre semana, no por las noches, porque tiene la obligación de ir a dormir al centro de inserción social de Alcalá de Henares en el que pasará los meses que le quedan de prisión. La casa de doña Elena es un buen lugar para vivir. Está situada en un barrio noble y tranquilo de Madrid, a un tiro de piedra del Retiro, en una zona ajardinada y muy silenciosa. El piso no tiene muchos vecinos: son unos 450 metros cuadrados, con cinco dormitorios, cuatro cuartos de baño, salón, comedor, zona de servicio y todas las comodidades imaginables.

Foto: La infanta Elena y don Juan Carlos, en una imagen de archivo. (CP)

Pocos son quienes conocen esa casa: allí vive con su hija Victoria y, a veces, con su hijo mayor, Felipe, quien también comparte piso con amigos en una zona más céntrica de Madrid. Hasta la casa se desplaza su amiga Rita Allendesalazar y poco más. Tiene una interna y una asistenta que colabora en las tareas del hogar, recibe a su fisioterapeuta y a su peluquero. Ni siquiera su padre, el Rey emérito, ha sido un asiduo en esa vivienda. Cuando iban juntos a algún sitio y don Juan Carlos la llevaba, "se quedaba en el coche, en la calle, esperándola". No subía.

Infanta Elena Iñaki Urdangarin Familia Real Española
El redactor recomienda