Logo El Confidencial
UN TALENTO SIN CONTROL

Amy Winehouse habría cumplido hoy 37 años, así fue su vida

La reina del soul fallecía un 22 de julio de 2011 a los 27 años. Recordamos los últimos y fatídicos meses de una estrella extinguida antes de tiempo

Foto: Amy Winehouse. (Getty)
Amy Winehouse. (Getty)

Una niña prodigio de la música con unos padres decididos a explotar su talento. Una brillante, ingeniosa y talentosa mujer que nos dejó demasiado pronto. Un miembro más del infame Club de los 27 junto a Janis Joplin, Jim Morrison o Kurt Cobain, formando una oscura hermandad de leyendas de la música que por sobredosis, accidente o suicidio murieron prematuramente. Amy Jade Winehouse fue todo eso, pero también fue mucho más y hoy, 14 de septiembre, habría cumplido 37 años.

Después de un excelente primer disco del que ella misma renegaba por su pomposa posproducción, de sus relaciones tóxicas, del éxito global, de sus 'rehabs' interrumpidas, de los premios, de los escándalos en primera plana de los tabloides y de la tragedia al fondo de una botella de vodka quedó una de las artistas más relevantes del siglo XXI, una llama que brilló con fuerza hasta que sus demonios interiores la apagaron, pero cuyo legado sigue vivo, por ejemplo en la Amy Winehouse Foundation, creada por sus padres para ayudar a jóvenes londinenses en riesgo de exclusión y también en su influencia en otros artistas.

“Las canciones que me llevaron a la fama las escribí yo sola y si no hubiera sido por ella, eso no habría sucedido”, dijo Adele durante un concierto hace tres años en el aniversario de la muerte de Amy. “Le debo el 90% de mi carrera a ella”.

Amy, una estrella que se apagó demasiado pronto. (Getty)
Amy, una estrella que se apagó demasiado pronto. (Getty)

“Creo que la lección que el mundo debe sacar de la muerte de Amy”, declaraba Lady Gaga una semana después de su fallecimiento, “es que debemos ser más amables con los demás. La gente y la prensa fueron muy duros con ella. Y ella era la una persona encantadora y maravillosa”.

[LEER MÁS. Amy Winehouse vuelve a seducir: se publica una canción inédita de cuando tenía 17 años]

La verdadera tragedia es que a Amy lo único que le importaba era crear música, aunque ella misma no fuera consciente de su talento, pero no pudo evitar que una espiral de autodestrucción terminara impidiéndoselo. Su actitud durante sus últimos meses de vida fue un grito de auxilio constante.

Tras varios ingresos en rehabilitación, en el verano de 2010 parecía totalmente recuperada. En sus conciertos se la veía en forma. Hacía yoga. Y parecía haber dejado la bebida. En los siguientes meses alternó etapas de sobriedad con fuertes recaídas, pero para finales de año estaba otra vez a tope y consiguió reunir fuerzas para actuar en Rusia para la fiesta de Nochevieja de un oligarca billonario.

Amy Winehouse, junto a su polémica pareja, Blake Fielder-Civil. (Getty)
Amy Winehouse, junto a su polémica pareja, Blake Fielder-Civil. (Getty)

“Amy está mejor que nunca”, confesó una fuente a MTV UK entonces. “Está decidida a pasar a la historia como una artista de talla mundial, no como alguien que arruinó un talento espectacular a causa de las drogas”.

En enero de 2011, tras actuar en un festival en Brasil –su primer concierto entero desde 2008–, la cantante confesaba a su padre que llevaba más de dos semanas sin beber. Pero su regreso a Inglaterra supuso también su regreso a viejos hábitos. Abucheos durante un show en Dubái, el arresto de su exmarido por robo y posesión de armas y varios ingresos en el hospital por complicaciones en su proceso de desintoxicación fueron golpes duros para una artista que seguía ahogando sus problemas en alcohol.

[LEER MÁS: Los 27, el club en el que usted no desea ingresar]

El que sería el último concierto de su vida fue en junio de 2011 en Belgrado. Se emborrachó antes de empezar y tras un penoso espectáculo, se suspendió el resto de la gira. Quizá arrepentida por lo sucedido, para mediados de julio estaba limpia de alcohol y drogas. La última vez que Mitch, su padre, la vio, fue el 21 de julio antes de coger un avión a Nueva York. Ella insistió en que quería ir a casa a ver unas viejas fotos familiares.

La cantante, junto a su padre, Mitch. (Wiki)
La cantante, junto a su padre, Mitch. (Wiki)

La noche del 22, Andrew Morris, el guardaespaldas de Amy, declaró que la vio “achispada” pero feliz, cantando y tocando la batería en su habitación. Cuando a las 10 de la mañana del día siguiente fue a comprobar cómo estaba, parecía estar durmiendo. Pero en realidad había fallecido durante la noche. La autopsia demostraría que la causa había sido una sobredosis fatal de alcohol. Se encontraron dos botellas grandes y una pequeña de vodka vacías en su dormitorio.

Su muerte fue un trágico accidente que, por desgracia, parecía una cuestión de tiempo que ocurriera. Gracias al esfuerzo de su familia y de proyectos como el oscarizado documental 'Amy', la figura de la polémica artista se ha humanizado en los últimos años y su talento ha terminado por fin imponiéndose a sus excesos.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios