El romance de Romy Schneider, la eterna emperatriz Sissi, y Alain Delon: infidelidades, excesos y una carta de amor póstuma
  1. Celebrities
Memories

El romance de Romy Schneider, la eterna emperatriz Sissi, y Alain Delon: infidelidades, excesos y una carta de amor póstuma

Unidos hasta el final, la pareja vivió una de esas historias que parecen de película

Foto: El romance de Romy Schneider, la eterna emperatriz Sissi, y Alain Delon: infidelidades, excesos y una carta de amor póstuma
El romance de Romy Schneider, la eterna emperatriz Sissi, y Alain Delon: infidelidades, excesos y una carta de amor póstuma

Los grandes romances entre estrellas del cine no son ninguna novedad. Más allá de las parejas orquestadas por Hollywood como promoción de una película, la gran cantidad de tiempo que pasan juntos los actores en los rodajes es el entorno perfecto para que salte la chispa del amor.

Así, mucho antes de Brad Pitt y Angelina Jolie, hubo muchas parejas que se enamoraron en el plató del séptimo arte. Una de ellas fue la formada por Romy Schneider y Alain Delon. Dos de los intérpretes más talentosos y guapísimos que hemos visto en la gran pantalla.

Romy Schneider y Alain Delon, en un fotograma de 'Christine' de 1958. (Rizzoli Film)
Romy Schneider y Alain Delon, en un fotograma de 'Christine' de 1958. (Rizzoli Film)

Una historia de amor que traspasa incluso la muerte pero que, como podrías imaginar, no tuvo el clásico final feliz de las películas. Todo comenzó en 1958 cuando ambos comenzaron el rodaje de 'Christine' (en España renombrada como 'Amoríos').

El director de cine francés Pierre Gaspard-Huit, amigo de Delon, le pidió que fuera él quien recogiera a Romy a su llegada al aeropuerto de París. “Irás hacia ella y le ofrecerás las flores”, recordaba en la revista 'Paris Match' el cineasta.

La "aburrida" y el "engreído"

Un primer encuentro tras el que fueron a cenar juntos al mítico restaurante Lido de la capital francesa, donde, a pesar de lo que podría parecer, no hubo flechazo. La actriz ya era toda una superestrella gracias a su papel de emperatriz Sissi, hablaba alemán e inglés, y el actor, solo francés.

El actor de 'El gatopardo' la veía como una chica "aburrida" y la actriz de 'César et Rosalie' le tildó de "engreído", como reflejarían varias biografías años después. Sin embargo, tras esas primeras horas juntos, pusieron rumbo a Viena, donde comenzarían el rodaje... y el romance.

Romy Schneider y Alain Delon, en un fotograma de 'Christine' de 1958. (Rizzoli Film)
Romy Schneider y Alain Delon, en un fotograma de 'Christine' de 1958. (Rizzoli Film)

Así, Austria fue testigo de los primeros meses de su noviazgo con relativa tranquilidad. Sin embargo, tras el estreno de 'Christine' sus carreras continuaron imparables. Por lo que las constantes grabaciones y viajes hacían cada vez más tensa su relación. Unos problemas que no impidieron que se mudaran juntos a París en 1959, para escándalo de la prensa alemana.

Aunque parezca extraño ahora mismo, los 13 años que habían pasado desde la finalización de la II Guerra Mundial hasta el inicio de su noviazgo en 1958 no eran suficiente para eliminar ciertas rivalidades para todos. Por eso, la decisión de instalarse en Francia, y no en el Austria natal de Romy o en Berlín, desató numerosos boicots hacia ellos, como les había ocurrido unos años antes (aunque por otros motivos) a Ingrid Bergman y Roberto Rossellini.

'Los prometidos de Europa'

Más allá de las críticas, ellos continuaron disfrutando de su amor en su piso con vistas al Sena, eran jóvenes, guapos, talentosos y su relación era la envidia de medio mundo. Aunque también hay un lado más oscuro. Las infidelidades de Alain Delon parecían ser continuas, aunque Romy Schneider siempre le terminaba perdonando.

De hecho, durante unas vacaciones en la casa familiar de la actriz en el lago Lugano, quisieron formalizar su relación comprometiéndose. Dando lugar a su apodo como 'los prometidos de Europa' para la prensa social de la época. La pareja convocó una rueda de prensa donde se dedicaron innumerables piropos. "Siempre me lo juego todo. Me entrego y amo con todo mi corazón", aseguraba la actriz.

La pareja de actores en el lago Lugano, al anunciar su compromiso. (Getty)
La pareja de actores en el lago Lugano, al anunciar su compromiso. (Getty)

Ahora, tras las críticas iniciales, eran una pareja que simbolizaba la esperanza del viejo continente. Ella alemana y el francés, iniciaban una nueva época. Por desgracia, su amor no superó los viajes, las fiestas, las infidelidades y los celos entre artistas que veían cómo su fama les distanciaba sin remedio.

Aunque el golpe definitivo llegó en forma de carta en 1963, tras cinco años de relación. La actriz regresó a su casa de París tras un viaje donde le esperaban un ramo de rosas Baccara (un tipo de flor que suele ser de un color rojo muy oscuro casi negro) y solo 10 palabras: "Me he ido a México con Nathalie. Mil cosas. Alain".

"Nuestro trabajo nos arrebató toda esperanza"

Unas letras que explicaban lo que ya era un secreto a voces, Alain Delon y la actriz Nathalie Barthélémy (aunque su nombre de nacimiento era Francine Canovas) iban a tener un bebé. Días después, Romy recibiría una versión extendida de este adiós.

Una carta de 15 páginas donde, según narran biografías como 'Alain Delon: Una carrera, un mito', de Baptiste Vignol, su exnovio le explicaba que iba a ser padre y a casarse: "La razón me obliga a decirte adiós. Hemos vivido nuestro matrimonio antes de casarnos. Nuestro trabajo nos arrebató toda esperanza de sobrevivir (…), te devuelvo tu libertad dejándote mi corazón".

La pareja de actores, en el lago Lugano al anunciar su compromiso. (Getty)
La pareja de actores, en el lago Lugano al anunciar su compromiso. (Getty)

El final a una relación que parecía siempre brillante por el glamour de los focos. Sin embargo, como ha ocurrido en otras ocasiones, tras la tempestad llegó la calma. Por eso, en 1968 la antigua pareja se reencontró de nuevo en un aeropuerto, cuando el actor acudió a recogerla para iniciar juntos el rodaje de 'La piscina'.

Un film que, como confesó el propio Alain Delon en 'Vanity Fair', lleva casi 40 años sin ver. "Es demasiado doloroso volver a ver a Romy y Maurice (en referencia al también actor Maurice Ronet) reírse a carcajadas".

El desamor dio paso a la amistad

Sin embargo, gracias a esta película su historia de desamor se convirtió en amistad. Dando paso a una relación muy estrecha y cordial durante casi dos décadas. Hasta 1982, cuando Romy Schneider fue hallada muerta en su casa de París.

El suicidio de su marido en 1979 y el accidente doméstico en 1981 en el que murió su hijo David hicieron que cayera en una depresión que la llevó a abusar de las pastillas y del alcohol. Así, a los 43 años falleció de un paro cardiaco. Una crisis cardiaca que no llegó a esclarecerse, al no producirse la autopsia, si fue fruto de un infarto provocado por sus excesos o de una sobredosis de barbitúricos no accidental.

Fotograma de la pareja de intérpretes en 'La piscina' de 1968. (Embassy Films)
Fotograma de la pareja de intérpretes en 'La piscina' de 1968. (Embassy Films)

Un adiós, que no un final, para Schneider que sigue muy presente en la historia gracias a sus trabajos en el teatro y en el cine. Además de estar aún muy viva en el corazón de Alain Delon. Así lo demuestra la carta que le dedicó tras su fallecimiento con preciosas frases como: "Voy a decir adiós, la despedida más larga, mi Puppelé (pequeña muñeca, en alemán)".

"A menudo, nos preguntábamos el uno al otro cuestiones sobre nuestro amor. ¿Quién se enamoró primero, tú o yo? Contábamos, uno, dos, tres y respondíamos: ¡Ni tú ni yo... Juntos! Dios mío, éramos jóvenes, y como éramos de felices".

"Es más difícil vivir"

"Mi Puppelé, te miro una y otra vez. Quiero devorar todos los ojos, y decirte una y otra vez que nunca has estado tan hermosa y tranquila. Descansa. Estoy aquí. Aprendí un poco de alemán contigo. Ich liebe dich. Te quiero. Te amo, mi Puppelé", añadía también.

Una larga misiva en la que el actor reflexiona sobre la culpabilidad que sentía por haberla abandonado, cómo habrían sido sus vidas juntos, la ansiedad de la actriz, sus problemas familiares o el peso mental de la fama. "Cuanto más nos convertimos en un gran actor, es más difícil vivir. Garbo, Marilyn Monroe, Rita Hayworth … Y tú", llega a escribir.

Alain y Romy, en 'La piscina' de 1968. (Embassy Films)
Alain y Romy, en 'La piscina' de 1968. (Embassy Films)

A sus 85 años, siempre la tiene presente en sus entrevistas, con palabras de recuerdo para su expareja y amiga. Aunque el 22 de septiembre de 2018 fue un paso más allá. Alain Delon se presentó en la redacción de 'Le Figaro' con una esquela para el día siguiente.

"Rosemarie Albach-Retty, Romy Schneider, habría cumplido 80 años hoy. Que aquellos y aquellas que te amaron y que te siguen amando tengan un pensamiento por ella. Gracias. Alain Delon". Un cariño eterno que también se siente en declaraciones como esta que hizo para 'El País': "Romy fue el gran amor de mi vida, el primero, el más fuerte, pero también, desgraciadamente, el más triste".

Bodas de famosos Hollywood
El redactor recomienda