Pascal Soriot, CEO de AstraZeneca, en el punto de mira tras suspenderse sus vacunas
  1. Celebrities
controversia

Pascal Soriot, CEO de AstraZeneca, en el punto de mira tras suspenderse sus vacunas

Sanidad investiga la muerte de una mujer de 43 años de Marbella que falleció este martes por una hemorragia cerebral tras recibir la vacuna de AstraZeneca

placeholder Foto: Pascal Soriot, en una imagen de archivo. (Getty)
Pascal Soriot, en una imagen de archivo. (Getty)

Los datos demuestran la seguridad y efectividad de su vacuna. Eso es lo que sigue defendiendo el presidente ejecutivo de AstraZeneca, el parisino Pascal Soriot, que hace escasos días afirmaba que se dispone de "un conjunto de información cada vez mayor y sustancial que demuestra la eficacia" de la vacuna contra el coronavirus que su compañía ha desarrollado junto a la Universidad de Oxford.

Así lo aseguraba en el diario británico 'The Guardian', mientras la vacuna de AstraZeneca ha quedado de momento suspendida en España, tras los últimos casos de trombos cerebrales diagnosticados en Europa y que podrían estar relacionados con ella. Según ha adelantado el 'Diario Sur', el Ministerio de Sanidad está investigando la muerte de una mujer de 43 años que trabajaba como profesora en Marbella y que falleció este martes por una hemorragia cerebral días después de recibir una dosis de esta vacuna.

Soriot se ha colocado en la diana con la crisis de las vacunas. El CEO de AstraZeneca es el gran villano al que se ha acusado de venderse al mejor postor y olvidarse del bien común, algo contra lo que él lucha y luchará como lo hacía en su infancia, en las calles de la 'banlieu' parisina en la que creció. Él mismo lo contó en el ‘Finantial Times’, donde reconoció que no se sentía orgulloso de aquellas peleas callejeras de su juventud, aunque asegura que aprendió a levantarse por sí mismo, a defenderse. Y una conciencia de grupo que le ha servido para liderar equipos grandes en las multinacionales farmacéuticas más importantes del mundo.

placeholder El director general de la farmacéutica británica AstraZeneca, Pascal Soriot. (EFE)
El director general de la farmacéutica británica AstraZeneca, Pascal Soriot. (EFE)

Soriot ha trabajado en todas, desde aquellos lejanos días en los que estudió Veterinaria en París. Sus tres hermanos son también médicos, una familia que logró salir de la pobreza a base de hincar los codos. Y como los grandes directivos de hoy en día, para Soriot el anonimato de su familia es fundamental, acaso consciente de que su mujer y sus dos hijos pueden llegar a ser blanco de las críticas si su gestión se convierte en polémica. Como ahora.

Veterinario

Son muchos los medios que rebuscan en su vida para saber quién es exactamente el CEO que ha puesto en jaque a los países de la Unión Europea, que tendrán muchos problemas para cumplir sus planes de vacunación porque AstraZeneca no sirve las vacunas a las que se había comprometido. Soriot es el malo, decíamos, y para algunos, todo lo que pueda usarse en su contra podría servir. Poco hay sobre la vida privada de Soriot más que mucho trabajo. Suele decir que si no fuera CEO, sería veterinario de caballos, los animales que más le gustan.

Foto: Ugur Sahin, CEO de BioNTech. (Reuters)

Aunque cuando acabó la carrera de Veterinaria se lanzó rápido a estudiar un MBA en gestión empresarial, ya apuntaba maneras. En esa ambición de ganar puestos en su empresa, aceptó el empleo de vendedor, un trabajo que siempre ha estado muy bien pagado en las farmacéuticas. Y con el maletín se dedicó a viajar por Asia, donde se instaló durante un tiempo. Bueno, primero fueron Australia y Nueva Zelanda, allí aprendió lo que sabe y sentó las bases de su carrera.

placeholder El CEO de AstraZeneca, Pascal Soriot, en Londres. (Reuters)
El CEO de AstraZeneca, Pascal Soriot, en Londres. (Reuters)

Después se trasladó a Tokio, donde preparó su salto a Estados Unidos, país en el que ha desarrollado el grueso de su carrera y ha logrado su gran éxito: ser CEO de AstraZeneca desde 2012, una empresa que estaba a punto de quebrar y que, según los medios especializados, Soriot salvó con esa conciencia de grupo y de superarse a sí mismo que aprendió en las peleas callejeras del norte de París. Algo que podrá volver a usar ahora, metido de lleno en el ojo del huracán por la restricción del suministro de vacunas a Europa y las dudas sobre su seguridad mientras otros países pagan el triple.

Noticias de Famosos
El redactor recomienda