Logo El Confidencial
Apuesta al caballo ganador

Guía para un maquillaje no aburrido: cómo arriesgar sin fallar

Las tendencias de maquillaje son atrevidas y seductoras pero seamos sinceras… ¿Cuántas de ellas te atreves a probar? Ha llegado el día en el que las dominarás sin caer en el ridículo

Foto: Margot Robbie siempre arriesga con sus maquillajes. (Getty)
Margot Robbie siempre arriesga con sus maquillajes. (Getty)

De los maravillosos brillantes que llenaron de luz el último maquillaje de Blanca Suárez a las máscaras de pestañas de colores. Cuántas veces habremos doblado la esquina de un editorial de moda para ‘copiar’ un maquillaje y cuántas veces habremos guardado esa revista en la repisa de la estantería pensando: "Algún día...". Pero ese día nunca llega.

Así son las tendencias, encima de la pasarela parecen poco asequibles y en Instagram parecen algo más fáciles de recrear, pero cuando llega el momento de coger el delineador dorado o neón una hora antes de que lleguen los invitados a la cena de Nochebuena, el pánico se apodera de nuestra mano y terminamos con el maquillaje siempre, sin arriesgar, aburrido.

Stop. De este año no pasa. Ha llegado el momento de poner en práctica esos maquillajes que ves, admiras y quieres probar. Cómo conseguir una piel ultrajugosa sin quedar artificial o cómo utilizar las sombras en tonos pastel sin que parezca que te has maquillado con las tizas de tu hijo ya no serán vagas ideas en tu mente, serán lookazos que todo el mundo recordará.

[LEER MÁS: Margot, Priyanka y el secreto de belleza que une a las dos mujeres del momento]

1. Eyeliner de colores

Hace algo más de un año las principales marcas de maquillaje lanzaron potentes delineadores de colores con puntas precisas y mucha intensidad. Bella Hadid se convertía en nuestra diosa con maquillaje color pop muy atrevido.

¿Cómo adaptarlo al día a día?

Para conseguir el equilibrio, hay que lograr que el resto del maquillaje sea lo más natural posible. Nada de sombra de ojos y nada de iluminador irisado que saturen el look. Si aplicas una prebase de sombras que tenga un ligero brillo, por un lado el color del delineado durará más y su color será más intenso y por el otro evitarás que el párpado quede muy desnudo.

La máscara de pestañas tampoco puede faltar, pero el secreto para conseguir un maquillaje no aburrido pero tampoco carnavalero está en aplicar tan solo una pasada con la que se distribuya el producto perfectamente desde la raíz hasta la punta y sin grumitos. Apuesta por una base de maquillaje natural y listo. Los labios tampoco deben desaparecer y la mejor opción para hacer que el look sea refrescante y luminoso es optar por un gloss no demasiado pigmentado y a poder ser en tonos rosados.

El delineado blanco de Margot Robbie en la presentación de 'Yo Tonya'. (Getty)
El delineado blanco de Margot Robbie en la presentación de 'Yo Tonya'. (Getty)

Aunque se trate de un maquillaje que de entrada pueda parecer muy llamativo, al rebajar el resto de elementos y otorgarle el protagonismo solo al delineado, el resultado es atrevido pero del tipo 'me encanta cómo se maquilla', no 'pero ¿adónde se ha creído que va?'.

2. Brillo acuático

Desde la piel al estilo dumpling a la glass o el efecto dewy, son decenas los términos para describir esa piel tan hidratada, luminosa y jugosa que parece prácticamente una gelatina y a la que celebrities como la siempre perfecta Rosie Huntington-Whiteley sucumben a diario. El efecto se puede buscar en la piel, en los labios e incluso en los párpados como viéramos hace un par de temporadas en las principales semanas de la moda.

¿Cómo conseguirlo?

Puedes llevar la piel dewy a diario sin que parezca que te has escapado de una retocada foto de Instagram o que acabas de correr una maratón. La hidratación -menuda sorpresa ¿verdad?- es la solución a todo. No solo debes contar con una crema muy hidratante sin acabado graso, las tipo gel o sorbete son supercómodas y apenas se notan sobre la piel.

El segundo paso sería aplicar una base de maquillaje igualmente jugosa, la cobertura media y las BB creams o los maquillajes en formato cushion, siempre listos para un retoque, lograrán que la piel tenga ese acabado como de piel brillante. Para completar el efecto, los iluminadores en stick o fluidos, tipo gotero, aumentarán la sensación de jugosidad y aportarán luz extra si los aplicas sobre el hueso del pómulo, en el arco de Cupido, la punta de la nariz y en el puente nasal.

Para acompañar a esa piel tan hidratada, huye de acabados mate, trabaja las cejas para conseguir volumen, máscara de pestañas y un rubor cremoso en tonos naturales como rosados o corales lograrán que lleves todas las tendencias pero sin que resulte recargado.

[LEER MÁS: Brow lamination, la alternativa al microblading para las cejas rebeldes]

Si quieres recrear el mismo efecto en los ojos, no hará falta que utilices sombras en crema porque siempre puedes convertir cualquiera de tus sombras aplicando previamente sobre el párpado una ligera capa de bálsamo labial. También existen sombras de ojos que aceptan la aplicación de agua con un pincel para hacerlas más glowy.

3. Mejillas ultrapigmentadas

Las llamamos mejillas de esquiadora ya que simulaban el haberse quemado ligeramente después de un día en la nieve. Este maquillaje, a pesar de utilizar mucho color, busca la naturalidad. Y es que no hay nada más saludable que unas mejillas sonrojadas.

¿Cómo lograrlo?

Tienes dos opciones, hacerlo con un tinte de labios y mejillas, para lo que necesitarás aplicar una base de maquillaje fluida que se funda de una forma natural y así poder trabajar el color tan solo con los dedos. La otra opción es utilizar un rubor en polvo. Las bases mate y más cubrientes se llevan bien con ellos, pero el riesgo está en aplicar demasiado color. Para evitarlo, utiliza una brocha grande y toma el color poco a poco delimitando bien las zonas sobre las que aplicarlo: mejillas y tabique de la nariz.

Para completar el look, los labios efecto mordido, desdibujados y con un color que les haga más carnosos sumarán ese acabado natural. Para los ojos, las sombras ligeramente satinadas en tono champán convertirán el maquillaje en un auténtico look de nieve.

4. Sombras pastel

No hace falta convertirse en Cara Delevingne con el maquillaje tie-dye. Las sombras pastel seguirán estando entre nosotros y para conseguir el mejor resultado, solo te permitimos utilizar los siguientes colores en tonos pastel y nada de aplicarlos todos juntos: amarillo, rosa, melocotón, malva y azul bebé.

Lily Collins, con sombra rosa y maquillaje natural en los Harper's Bazaar Icons.  (Getty)
Lily Collins, con sombra rosa y maquillaje natural en los Harper's Bazaar Icons. (Getty)

El único secreto es que no combines las sombras con un delineado negro muy marcado -uno marrón claro muy ligero te lo permitimos-, nada de rubor intenso y, por supuesto, los labiales ni rojos, ni burdeos, ni morados ni negros.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios