Logo El Confidencial
No le restes protagonismo a tus joyas

Peinados para presumir de pendientes grandes sin caer en excesos innecesarios

Te has comprado unos pendientes gigantes y dorados, dignos de ser admirados pero… ¿Qué hacemos con el pelo? Hay vida más allá del moño y el street style tiene la respuesta

Foto: Top de peinados ideales para llevar pendientes XXL. (Imaxtree)
Top de peinados ideales para llevar pendientes XXL. (Imaxtree)

El moño de bailarina, repeinado y bajo despeja el rostro, de eso no hay duda, pero resulta terriblemente aburrido llevar el pelo exactamente igual cada vez que nos ponemos esos pendientes de supertendencia. Partiendo de la evidente necesidad de que las zonas de sien, patilla y cuello deben quedar lo suficientemente limpias como para que la joya -o bisutería, seamos honestas- sea visible desde cualquier ángulo, llega el momento de dejar las limitaciones capilares a un lado.

[LEER MÁS: Este es el moño que ha seducido a Hollywood y que puedes copiar hoy mismo]

Recogidos, melenas lisas, acabados wet: así podrás presumir de pendientes.  (Imaxtree)
Recogidos, melenas lisas, acabados wet: así podrás presumir de pendientes. (Imaxtree)

¿Liso? ¿Rizado?

Por ejemplo, existen texturas y acabados más indicados para conseguir looks ultrapulidos que faciliten el peinado como el efecto mojado o el cabello ultraliso. El wet hair de toda la vida es un clásico para bodas, bautizos, comuniones y eventos de cualquier postín porque es cómodo y no lleva nada de tiempo. Es una forma de controlar el cabello a modo de alternativa a las lacas o geles que fija sin apelmazar y permite el peinado liso u ondulado.

Presume de pendientes. (Imaxtree)
Presume de pendientes. (Imaxtree)

Solemos pensar que el efecto mojado solo se puede llevar con el cabello suelto y peinado hacia atrás, sin embargo es una textura abierta a hacer otros peinados como un semirrecogido de aspecto tirante, un moño preciso o incluso echar algo de pelo sobre el rostro al estilo baby hair. En este último caso, el cabello se mantiene recogido pero sin tener que renunciar a llevar flequillo. Estará perfectamente controlado pero sin volumen.

Flequillo y wet hair, la combinación más inesperada. (Imaxtree)
Flequillo y wet hair, la combinación más inesperada. (Imaxtree)

Optar por un semirrecogido es otra opción combinar texturas. Se puede aplicar un fijador en la parte superior para recoger parte del cabello de una forma más limpia mientras el cabello suelto puede ir liso, ondulado, con textura, sin textura… Como siempre, la clave es dejar despejada la zona de las orejas para que el pendiente se vea con facilidad.

Otro evidente beneficio de los peinados que ayudan a retirar el pelo de la zona de conflicto es que solo así se evitan enredones, porque es una verdad universalmente demostrada que los pendientes grandes se enganchan en cuestión de segundos.

Recoger el cabello y mezclar texturas.  (Imaxtree)
Recoger el cabello y mezclar texturas. (Imaxtree)

Recógelo

El cabello recogido es el mejor aliado para lucir cualquier tipo de joya, desde tiaras principescas hasta gargantillas o pendientes. Gracias a los desfiles de Tadashi Shoji descubrimos que un peinado ultraterso no tiene por qué terminar siempre en un moño y que un semirrecogido tipo half bun, además de ser ultracómodo, convierte cualquier look en minimalista, justo lo que se necesita para presumir de pendientes lustrosos.

El half bun aún puede hacer mucho por la moda. (Imaxtree)
El half bun aún puede hacer mucho por la moda. (Imaxtree)

No es que el half bun vuelva, es que más bien nunca se ha ido. A diferencia de otros peinados, al dejar una gran parte del cabello suelto, ayuda a que los pendientes se vean alargados, así que si tu nueva adquisición es algo aparatosa, el half bun puede ayudar a equilibrarlo.

Un pequeño truco es la altura a la que recojas el pelo. Si lo haces desde muy arriba, el look quedará demasiado recargado -Jennifer Lopez es una verdadera fan de llevarlo así-, pero si lo haces a la altura de la coronilla y lo deshaces un poco, creando texturas, quedará más elegante. Recuerda a Alicia Vikander cuando subió a recoger su Oscar con aquel recogido a lo 'La Bella y la Bestia'.

Coleta sí, pero mejor que sea baja

El peinado por antonomasia para despejar el rostro de una forma sencilla siempre es un buen recurso para dejar a la vista un pendiente. El truco está en que la coleta sea baja, de este modo no hay volumen que reste protagonismo a la joya.

Coleta ultralisa, simplemente infalible.  (Imaxtree)
Coleta ultralisa, simplemente infalible. (Imaxtree)

¿En busca de un look elegante y algo más formal? Al alisar el pelo se consigue la sensación de un look más limpio y despejado. Después de recoger el pelo con una goma invisible, puedes pulir las raíces con un fijador para controlar cada pequeño pelo que pueda salir despejado y si le sumas la raya en medio, tendrás uno de los peinados del año. ¿Significa esto que haya que renunciar por completo a dejar el cabello libre?

La coleta con volumen también se apunta a los pendientes. (Imaxtree)
La coleta con volumen también se apunta a los pendientes. (Imaxtree)

De nuevo el street style tiene la solución. La coleta baja, vieja conocida, puede ser la excusa perfecta para llevar accesorios capilares, hacer deporte y, por supuesto, lucir pendientazos, pero ello no significa que haya que llevar siempre el cabello ultrapeinado.

Deja tu melena suelta, ondúlala o texturízala y haz una coleta baja dejando la goma algo suelta, incluso puedes llevar un scrunchie. Si dejas sueltos algunos mechones alrededor de la cara te desharás del aspecto informal y conseguirás un look más bohemio y romántico, pero sin que los pendientes se pierdan entre el pelo suelto.

Larga vida al moño pero... ¿sirven todos?

No, evidentemente no es lo mismo un moño en lo alto de la cabeza que el moño lazo de Lady Gaga o el clásico moño de bailarina; evidentemente un pendiente de considerable tamaño reclama su sitio y hay un ganador...

El peinado que mejor va con tus pendientes. (Imaxtree)
El peinado que mejor va con tus pendientes. (Imaxtree)

El moño bajo... ¿Sorprendida? Seguro que no, pero una vez más, las cosas sencillas son las que mejor funcionan. Bajo, con la raya en medio y muy pulido, así lo hemos visto en las pasarelas, pero no significa que sea el único moño con el que los pendientes lucen como se merecen. Soltar varios mechones aporta naturalidad y relaja el look. Y también puedes tener flexibilidad con la altura.

Un recogido sencillo, jugando un poco con el efecto deshecho a media altura permite resaltar pendientes de colores más llamativos, que llamarán la atención entre los mechones sueltos y el volumen.

Con accesorios

De entrada puede parecer una locura mezclar pendientes XXL con horquillas gigantes o diademas 'con altura', pero por sorprendente que parezca, la mezcla funciona y esa enseñanza se la debemos a Instagram.

Perlas y perlas, dorado y dorado, piedras de colores y piedras de colores... Puedes jugar a combinar los pasadores con los pendientes XXL o puedes mezclar tendencias, materiales y estilo rozando lo kitsch pero buscando el equilibrio, es decir, busca la coherencia. Madame de Rosa, exuberantemente atrevida, es capaz de mezclar y acertar.

Los pendientes también se llevan bien con los accesorios capilares. (Imaxtree)
Los pendientes también se llevan bien con los accesorios capilares. (Imaxtree)

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios