Lila Grace Moss, en clave beauty: la alternativa a los excesos de la generación Z
  1. Estilo
  2. Belleza
Tras la pista de…

Lila Grace Moss, en clave beauty: la alternativa a los excesos de la generación Z

Lila Grace, o lo que es lo mismo, la hija de Kate Moss, ha cumplido 18 años convertida en todo un icono de la moda. Y su belleza, limpia, equilibrada, juvenil y sin excesos, es la clave

Foto: Lila Grace Moss, en clave beauty: la alternativa a los excesos de la generación Z
Lila Grace Moss, en clave beauty: la alternativa a los excesos de la generación Z

En plena vorágine de inmensas uñas acrílicas y sombras de ojos color neón, Lila Grace parece haber alcanzado la mayoría de edad en el momento idóneo para calmar las tendencias del mundo de la belleza y recordar que los looks naturales también tienen cabida entre el público más juvenil.

Esto no significa que Lila Grace Moss, hija de la top model británica y del curador de arte Jefferson Hack, apenas se maquille. Imagen de Marc Jacobs Beauty, la modelo de 18 años es capaz de lucir el eyeliner más intenso y dramático, mirando a la cámara como si no pasara nada a su alrededor y convirtiendo cualquier look en el equilibrio. De ahí que eso de 'que tiemblen las Hadid' tenga tanto significado.

Al igual que acelera tu ascenso, ser hija de una de las top models más importantes de todos los tiempos también puede precipitar tu carrera. Puedes intentar desmarcarte al máximo de tu madre como Kaia Gerber o intentar imitarla tanto que se pierda tu esencia. Y luego está la actitud de Lila Grace. La joven modelo no ha querido correr, no se ha subido a una pasarela a los 16, aunque ya cuente con campañas de publicidad y sesiones de fotos a sus espaldas. Y, siguiendo con la misma filosofía, no sigue tendencias efímeras ni se preocupa por actualizar sus redes sociales a cada segundo. Lila Moss, como ahora quiere que la llamen, tiene su propio concepto de moda y belleza.

Cabello virgen

En tiempos de bobs, chunky highlights o mechas claras alrededor del rostro y demás tendencias capilares de esas de las que te arrepientes cuando pasa una década, Lila Grace no se ha dejado seducir por ninguna de ellas. Su cabello sigue siendo una larga melena, siempre lisa y peinada con la raya en medio. Puede que por consejo de mamá Moss, Lila no haya modificado ni un ápice su cabello natural, para que los diseñadores la encuentren como un lienzo impoluto.

Ni siquiera ha modificado el color de su cabello. La modelo mantiene intacto su rubio ceniza, ligeramente rojizo, virgen de tintes, mechas y demás decoloraciones. Y si Lila no arriesga con el corte de pelo o el color, tampoco lo hace con los peinados. Trabajos fotográficos aparte, Lila Moss solo lleva el cabello suelto o en coleta. Rompe, por tanto, con todos los comportamientos de su generación, la Z, acostumbrada a radicales cambios de look.

Piel al desnudo

Consciente de la importancia de cuidar la piel, Lila es una de esas jóvenes que prácticamente no tiene ni una imperfección. Orgullosa de sus pecas, que el resto del planeta se pone a través de filtros de Instagram, la hija de Kate Moss siempre ha sabido lucir las suyas al natural.

En su día a día jamás veremos a Lila llevando maquillajes muy recargados o una gruesa capa de base. Es más, incluso en todos sus proyectos profesionales, los maquilladores y fotógrafos han dejado que sus pecas tomaran el protagonismo. Hidratación, SPF para proteger su piel clara de la incidencia del sol y la base de maquillaje de menor cobertura posible. El resto del maquillaje de diario de Lila Moss incluye solamente máscara de pestañas para oscurecerlas y separarlas, y un bálsamo labial nutritivo para ganar algo de volumen.

Tan distinta es Lila que ni siquiera sigue la norma establecida desde la última década de llevar unas cejas gruesas y rectas. La modelo lleva sus cejas al natural, sí, pero las suyas son muy finas y arqueadas. En vez de intentar domarlas, Lila deja que sigan su forma natural, más curva y pronunciada, pasando de las cejas peinadas hacia arriba (lion mane) o de las cejas rectas para conseguir los tan de moda foxy eyes.

El resultado final de su look es una belleza como las que protagonizaban editoriales de moda antaño: equilibrada, natural y discreta, que fuera una parte del todo, no el centro. Parece que Kate Moss ha inculcado en hija sus años de experiencia y no quiere que caiga en sus errores. Y parece que la lección ha sido un éxito porque Lila ya es imagen de Marc Jacobs Beauty y ha protagonizado la última campaña de Miu Miu… ¿Será Lila la alternativa a la estética centennial?

Kate Moss Color cabello Cabello Maquillaje
El redactor recomienda