Cómo saber que tu cuerpo sufre inflamación y cómo afecta esta a tu piel
  1. Estilo
  2. Belleza
DUDAS Y PREGUNTAS

Cómo saber que tu cuerpo sufre inflamación y cómo afecta esta a tu piel

La inflamación es el nuevo enemigo número uno de la piel. Derivada, sobre todo, de la ingesta de ciertos alimentos, es la gran causante del envejecimiento cutáneo. Descubre cómo ataca a tu dermis y cómo acabar con ella

placeholder Foto: La piel sufre con la inflamación. (Imaxtree)
La piel sufre con la inflamación. (Imaxtree)

La inflamación es uno de los grandes problemas de salud del siglo XXI, que se ha agravado en 2020 debido a la situación tan complicada que hemos vivido durante el año pasado. El mayor hándicap que tiene esta es que supone la mayor causa de envejecimiento y enfermedades relacionadas con la edad, como son las patologías cardiacas, diabetes, alzhéimer, artritis, ciertas formas de cáncer, disminución de la energía mental y física, pérdida de masa muscular y piel arrugada y flácida. Y son varios los factores que la provocan: comer alimentos de alto índice glucémico (carbohidratos, azúcar, harinas blancas, alimentos procesados…), estrés, sistema inmunitario debilitado, exceso de exposición a la luz ultravioleta y cambios hormonales.

Foto:


Hay dos tipos de inflamación celular: la inflamación aguda que provoca enfermedades de la piel como dermatitis atópica, psoriasis, rosácea o acné, y la inflamación crónica silenciosa. “Esta última no corresponde a enfermedades, pero genera el deterioro celular y el envejecimiento. El desgaste de las células provocado por malos hábitos alimenticios, malos hábitos de sueño, el tabaco, el estrés, la contaminación, los rayos UVA, UVB o la luz azul generan un fenómeno inflamatorio crónico que deriva en estrés oxidativo que, a su vez, provoca envejecimiento”, esclarece el Dr. José María Ricart, director médico de Instituto Médico Ricart en Ruber Internacional de Paseo de la Habana. De hecho, los dermatólogos ahora saben que la sequedad, las manchas o las rojeces de la piel son marcadores de inflamación.

Por tanto, “existe una relación directa entre el estrés oxidativo, la inflamación celular y el acortamiento telomérico, que indica el nivel de envejecimiento celular”, añade el experto. “Esta inflamación subclínica ocurre día tras día, año tras año, lo que conduce a diferentes estados de la enfermedad, así como a la enfermedad del envejecimiento. De hecho, esta es una enfermedad inflamatoria crónica, uniformemente progresiva, que siempre es mortal”, añade Raquel González, directora de educación de Perricone MD. La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y representa la primera barrera protectora frente a posibles agentes externos. Por ello se ve afectada por todos los procesos que sufre nuestro organismo, mostrándose saludable cuando estamos bien por dentro, y sufriendo diferentes patologías (acné, envejecimiento rápido y prematuro, piel cetrina o sin brillo, tejido deshidratado…) cuando por dentro no estamos al 100%.

placeholder La inflamación acelera el envejecimiento.  (Imaxtree)
La inflamación acelera el envejecimiento. (Imaxtree)


Cómo afecta la inflamación a la piel

La patología más común de todas es el acné que sufren, en su gran mayoría, jóvenes. “Se trata de una inflamación de los folículos sebáceos que incrementa la producción del sebo. La rosácea es otra enfermedad inflamatoria de la piel que afecta a los vasos sanguíneos y se manifiesta en un rubor frecuente, enrojecimiento transitorio o permanente y a veces con pápulas o pústulas”, detalla Teresa de Miguel, directora de Beldon Beauty. Por último, “están la dermatitis seborreica, caracterizada por tener lesiones cutáneas con escamas y la piel grasa, y la atópica, con piel seca y un gran picor”, añade.

La mayoría de problemas derivados de la inflamación se pueden tratar a través de productos cosméticos de uso tópico, pero también mediante una correcta alimentación y los suplementos adecuados. “Un brote de acné (en sí una clara inflamación) es síntoma de picos de estrés y subidas de cortisol, o de una alimentación rica en grasas, azúcares y alimentos de origen industrial. Una piel cetrina o seca puede venir derivada de una respuesta inflamatoria a una deshidratación por seguir una dieta poco rica en líquidos. Una cascada brusca de envejecimiento puede responder a una alimentación rica en azúcares y baja en principios como el ácido lipoico”, afirma González.

Por tanto, es importante que seas consciente de que si eliges alimentos azucarados o con almidón desencadenarás una liberación proinflamatoria de azúcar en tu torrente sanguíneo, lo que hará que tu cuerpo almacene grasa en lugar de quemarla para obtener energía. ¿El resultado? Aceleración del proceso de envejecimiento de todos los sistemas de órganos del cuerpo, incluida la piel, causando un mayor riesgo de enfermedad degenerativa y una piel deshidratada, y con arrugas y flacidez.

Cómo tratar los diferentes tipos de inflamación cutáneos

Lo primero es saber qué tipo de reacción está teniendo tu piel ante la inflamación. Cuando presenta brotes con imperfecciones, “la clave está en aportar principios activos que calmen, tengan poder antiséptico, ayuden a regular la producción de sebo, sean regeneradores y favorezcan un microbioma adecuado”, aconseja Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza. Ficha los cosméticos con ácido salicílico (seborregulador), retinoides para regenerar (retinol, retinal, retinoato), niacinamida, plata coloidal y cannabinoides para calmar, y pre y probióticos para regular el microbioma cutáneo.

Si tu rostro tiene un color cetrino y un tono apagado, te irá genial “un combinado de vitaminas C, que protege la piel y la ilumina, y A (por la noche, retinoides), que ayudará a que se regenere, renovándose desde las capas más profundas”, propone Elisabeth San Gregorio, directora técnica de Medik8, quien también recomienda “pequeñas exfoliaciones o peelings personalizados en cabina”.

Y si tu obsesión son la flacidez y el descolgamiento facial que suele aparecer, sobre todo, a partir de los 40-50 años, lo más aconsejable es que acudas a tratamientos específicos que te ayuden a definir el óvalo facial. “Tratar el escote, el cuello y todo el tercio inferior del rostro con una mascarilla tensora –se pueden llevar puestas hasta tres horas– ofrecen resultados increíbles”, asegura Valeria Navarro, directora técnica de Boutijour.

Rayos UVA Piel seca
El redactor recomienda