Logo El Confidencial

Theresa May o cómo ir vestida a tu (posible) funeral como política

La primera ministra británica se enfrentaba a una jornada decisiva para su carrera como lideresa. A continuación, sometemos a examen el look por el que se ha decantado

Foto: La primera ministra Theresa May a su salida de Downing Street este martes. (Getty Images)
La primera ministra Theresa May a su salida de Downing Street este martes. (Getty Images)

Jornada decisiva para la primera ministra británica, Theresa May (62 años). La líder conservadora ha llamado a capítulo a sus ministros para debatir el principio de acuerdo de Brexit cerrado con la Unión Europea, después de muchos meses de negociación. Una tarde que se ha cerrado con el respaldo de su Gabinete y que le ayudará a mantener su liderazgo conservador mientras ultima los detalles de la salida de Reino Unido de las instituciones comunitarias.

May, que durante la mañana del martes adelantó a la Cámara de los Comunes que su acuerdo protegerá los empleos y la integridad del territorio, abandonó el número 10 de Downing Street parapetada tras un estilismo que recordaba a los que antaño popularizara Margaret Thatcher. Un conjunto compuesto por dos piezas que destilaba una apariencia similar a los utilizados por la Dama de Hierro.

A diferencia de su antecesora, cuya irónica figura quedará asociada al uso de bolsos pequeños como el 2.55 de Chanel, May prefiere hacer de los zapatos su bandera. Todo un símbolo de ese empoderamento femenino que la lideresa conservadora quiere proyectar. En la jornada del miércoles no hubo lugar para algunos de sus pares de salones elaborados en piel de pitón. Pero, a pesar de la sobriedad del conjunto elegido, sí que hubo espacio para el color: la primera ministra británica escogió un par de tacón chupete y punta redondeada en terciopelo rojo.

Theresa May durante la mañana del miércoles 14 de noviembre. (Getty Images)
Theresa May durante la mañana del miércoles 14 de noviembre. (Getty Images)

Un calzado a juego con su impecable manicura roja y que restaba cierta seriedad a su look para un día en el que muchos han temido por el futuro político de la lideresa. El conjunto tenía el blanco como base –a través del top que asomaba tímidamente por la apertura de su blazer– y el azul noche como protagonista indiscutible. En cuanto al traje, estaba compuesto de una falda y una americana de grandes solapas que May aderezó con un maxicollar de grandes cristales rojos engarzados en oro amarillo.

Una pieza con la que buscó la feminidad necesaria para una mujer que huye del exceso con frecuencia. Un dato más: lució unos pendientes a juego con una de sus sortijas, así como una pulsera en metacrilato multicolor. ¿El resto de complementos? Un maletín de piel negra que hizo las veces de maxibolso y un reloj de cadena tan pequeño como clásico. Todo un alarde de estilo y sobriedad 'british'; porque hay jornadas en las que el estilo no debe estar reñido con la coyuntura política.

Moda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios