Logo El Confidencial
Tips de celebrity

La obsesión de los influencers o el narcisismo digital

Las redes sociales propician hábitos narcisistas, como la obsesión por dar a conocer nuestro mejor aspecto. Y es un fenómeno que va en aumento y afecta a todas las edades

Foto: Gigi y la extensión de su mano, el móvil. (Reuters)
Gigi y la extensión de su mano, el móvil. (Reuters)

Si el personaje mitológico Narciso viviera hoy, inundaría su Instagram con selfies y otros maravillosos posados en los que solo aparecería él mismo mostrando su espectacular físico. Todos sus contenidos mostrarían una vida perfecta.

Aunque no existe evidencia directa de que el uso de redes sociales cause narcisismo (y está claro que no todos los usuarios de redes sociales lo sufren), vivimos en una época en la que el espíritu narcisista ha calado en la sociedad: buscamos la aprobación o validación de los amigos/seguidores en las redes sociales para sentirnos bien con nosotros mismos. Y cada vez alguien le da al like en ese pedestal para la promoción, nuestro ego se hincha. Muchas personas proyectan una versión idealizada de sí mismas, el avatar o personaje que desean ser y no lo que son en realidad.

Bella y Gigi Hadid en el tenis. (EFE)
Bella y Gigi Hadid en el tenis. (EFE)

Existen estudios que relacionan este comportamiento arrogante y egocéntrico con el uso compulsivo de las redes sociales. Al parecer, los narcisistas digitales suben más selfies y contenidos sobre sí mismos (especialmente presumiendo de aspecto), tienden más a editar las fotos, pasan más tiempo en las redes sociales, tuitean más y actualizan más frecuentemente sus perfiles. Otras investigaciones dicen que los narcisistas borran los contenidos en los que no alcanzan un buen número de 'me gusta', tienen más amigos en Facebook y responden más agresivamente a los comentarios despectivos sobre ellos en los perfiles públicos.

Los psicólogos ya han catalogado la tendencia de autofotografiarse profusamente (para postearlas al instante) como el 'síndrome de los selfies', que podría denotar una personalidad narcisista. Para la psicóloga Pat MacDonald, autora del libro 'Narcisismo en el mundo moderno', los rasgos narcisistas se han incrementado tanto que no duda en catalogarlo como una epidemia. Y no es la única. Los investigadores Jean Twenge y Keith Campbell, en su obra 'La epidemia de narcisismo', señalan que este comportamiento está aumentando al mismo ritmo que la obesidad.

Una persona narcisista es arrogante, egoísta, vanidosa y engreída. Hace muchos esfuerzos para obtener la atención positiva de los demás, alardea continuamente y no asume su responsabilidad por malos comportamientos. Pero, a menudo, muestran rasgos positivos como el encanto, confianza y simpatía, dicen Twenge y Campbell. Y no, no es nada fácil que cambien: “Este tipo de personalidad es difícil de cambiar en general. Con la dificultad añadida de que la gente que es narcisista a menudo no quiere cambiar. Y en esos casos, cambiar a otra persona es muy muy difícil”, especifican.

De todas las plataformas sociales, Instagram se lleva la palma en narcisismo, según un estudio de LendEDU. Y curiosamente, los narcisistas son más propensos a seguir a otros narcisistas en Instagram, dicen investigadores de la Universidad de Sejong (Seúl). Pero ninguna red social se salva. Así que la mejor solución para no caer es desaparecer de ellas. Porque como decía Tom Wolfe: “La sanación más segura para la vanidad es la soledad”.

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios