Analizamos las cuentas de la empresa de Sara Carbonero meses antes de venderla
  1. Famosos
LAS CUENTAS DE 2020

Analizamos las cuentas de la empresa de Sara Carbonero meses antes de venderla

Tras varios años en números rojos, Slow Love, marca de moda fundada con su amiga Isabel Jiménez, ha pasado a manos de Tendam, el gigante textil responsable de Cortefiel

placeholder Foto: Sara Carbonero. (Instagram @saracarbonero)
Sara Carbonero. (Instagram @saracarbonero)

Sara Carbonero ha encontrado pareja después de su separación de Iker Casillas. Y mientras su relación con Kiki Morente parece que va viento en popa, ha habido cambios recientes en su vida profesional. Ella y su socia, la también periodista Isabel Jiménez, decidieron vender hace unos meses su empresa de moda. Y han sabido hacerlo en el momento preciso.

Carbonero logró evitar que Slow Love entrara en crisis al venderla a un gigante textil. Fue un movimiento empresarial con el que dio en el clavo.

placeholder Sara Carbonero luce el vestido de este verano. (Instagram @saracarbonero)
Sara Carbonero luce el vestido de este verano. (Instagram @saracarbonero)

Slow Love, la sociedad que fundó junto a su amiga, ha terminado en manos del grupo Tendam, propiedad de Cortefiel, un gigante textil que con la adquisición de esta empresa ha absorbido tambien sus pérdidas. Con esta operación, la exmujer de Iker Casillas puede sanear sus cuentas mientras ella sigue vinculada a la sociedad como empleada.

Foto: Kiki Morente se sincera sobre su relación con Sara Carbonero. (Instagram @saracarbonero)

Sus números no eran del todo buenos: Slow Love ha presentado las cuentas de 2020 y las pérdidas son considerables. La empresa ha registrado, en su último ejercicio, el de 2020, 523.121 euros de ingresos brutos. A esta cantidad hay que restar los gastos de personal, los aprovisionamientos y otros gastos de explotación, además de los impuestos. Las pérdidas suponen un total de 122.580 euros.

Foto: Sara Carbonero e Isabel Jiménez. (Cortefiel)

Ha habido una aportación de 152.000 euros por parte de los socios, que no ha servido para subsanar los números rojos. Ya el año anterior registraron malas cifras y en este ejercicio han tenido que amortizar 184.000 euros de pérdidas de ejercicios anteriores. Con todo, Slow Love cuenta con un patrimonio neto de 305.000 euros, algo que hay que valorar puesto que significa que disponen de una base, aunque no sea una cifra millonaria.

Cortefiel

Estas son las cifras que han tenido que asumir los compradores de la firma de Carbonero. En marzo de este mismo año, antes de que la sociedad presentara sus cuentas, la 'influencer' se desprendió del negocio. Así informaban desde Tendam de su adquisición: "Desde este momento, la compañía fundada por Sara Carbonero e Isabel Jiménez dependerá operativamente de la dirección general de Tendam. Las fundadoras se mantendrán al frente de la dirección creativa de la firma, que entra en una nueva fase de desarrollo de la mano de Tendam”.

Foto: Iker Casillas, en una imagen de archivo. (Reuters)

Con esta operación, según la empresa, se confirma la apuesta de Tendam por "su modelo operativo, que permite incubar o incorporar nuevas marcas de forma incremental y se convierte en la mayor plataforma de distribución omnicanal multimarca de la península ibérica”.

Qué supone la compra

La empresa que compró Slow Love es, según ellos mismo detallan, "una de las principales compañías europeas del sector moda especializada en la gestión de marcas del segmento premium mass market. La compañía cuenta actualmente con ocho marcas propias. A través de su nueva plataforma multimarca omnicanal comercializa también marcas de terceros". Tendam está presente en más de 70 países y cuenta con más de 1.900 puntos de venta. Además, distribuye tanto a través de tiendas propias como de comercio electrónico y con franquicias.

Foto: Sara Carbonero estrena su firma Slow Love en las tiendas Cortefiel. (Instagram @saracarbonero)

Como revelaron en su momento desde Tendam, la venta de la marca no ha supuesto la marcha de sus fundadoras. Sara e Isabel vendieron su firma, creada en 2015, pero lograron mantener sus cargos como directoras creativas. Un paso de gigante para su pequeña empresa, un movimiento que se podía prever desde hacía algún tiempo. Sobre todo desde que en invierno de 2019 se pudieran ver las prendas de la marca en los escaparates de Cortefiel. Ese fue el primer peldaño de esta fusión tan beneficiosa para las periodistas.

Estilo propio

La marca, señalan desde la empresa, apuesta “por la moda sostenible y por un estilo folk urbano, un bohemio contemporáneo que se entiende no solo como un estilo, sino más bien como una forma de vivir muy relacionada con la naturaleza que se aprecia en los colores, los tejidos y diseños. Desde sus inicios, la firma tiene la premisa de crear prendas 100% sostenibles. Así, sus colecciones respetan el planeta mediante el uso de materiales orgánicos, tejidos reciclados y lavados responsables".

De estas premisas surge también el nombre de la firma: "Una filosofía 'slow', la condición es hacer las cosas con mimo, calidad y calma. Slow Love apuesta por diseños sencillos, elegantes, desenfadados y funcionales para mujeres inquietas con el mundo y la moda a través de un fuerte compromiso con la sociedad y el medioambiente”.

Foto: Sara Carbonero, en la boda de su amiga Laura. (@saracarbonero)

Los diseños que crean -y seguirán creando ahora como empleadas- Carbonero y Jiménez son “prendas con personalidad, inspiradas en la idea de transportar la esencia boho a la ciudad y la filosofía slow al frenético ritmo cotidiano”, nos han comentado desde la firma, con “diseños que no solo muestran un estilo, sino más bien una actitud”.

Sara Carbonero Negocios de famosos
El redactor recomienda