El Íñigo Errejón más íntimo se abre paso: parejas, rupturas y Pablo Iglesias
  1. Famosos
LIBRO

El Íñigo Errejón más íntimo se abre paso: parejas, rupturas y Pablo Iglesias

El político deja entrever en 'Con todo' (Planeta) una pequeña parte de su privacidad, como su relación de siete años con Rita Maestre o su amistad personal con el exlíder de Podemos

Foto: Íñigo Errejón, en una entrevista el año pasado. (EFE)
Íñigo Errejón, en una entrevista el año pasado. (EFE)

No es un relato sentimental, ni mucho menos. Es más, el nuevo libro de Íñigo Errejón ('Con todo') pretende documentar un momento histórico y sentar las bases de su pensamiento intelectual desde el punto de vista privilegiado de quien lo vivió desde dentro. No transita el camino del rencor ni del ajuste de cuentas, la autocrítica es constante, y destila mucho cariño al que fue su amigo y maestro, Pablo Iglesias, aunque no tanto hacia la corte que le rodeó en los últimos años de su vida política, entre ellos Irene Montero. Aunque lo que dice es muy relevante a nivel político, en Vanitatis hemos querido extractar los pasajes más íntimos de esta suerte de biografía. Aquellos en los que habla de los años "más felices" de su vida junto a Rita Maestre, su infancia en el Pozuelo de Alarcón más nazi o su opinión sobre la famosa compra de la casa de Galapagar.

El autor dice varias veces que no ha querido entrar en su faceta más íntima con este texto, pero a veces se contradice al acompañar los episodios más convulsos de su vida política con el "caos" que está viviendo en su vida personal.

placeholder Errejón e Iglesias, en una imagen muy conocida de su etapa universitaria.
Errejón e Iglesias, en una imagen muy conocida de su etapa universitaria.

Como cuando revisa el momento de la investidura y la llegada al Gobierno de la coalición formada por el PSOE y UP. "Vuelvo a lo intelectual, como siempre, pero mi vida es máximo desorden. Lo dejo con mi compañera de entonces y es doloroso, porque además ella se come toda la mierda de la velocidad, las campañas, etc. Pero cuando llega la calma, con la tristeza de la política se ha roto lo nuestro. Ella me dice algo en lo que tiene toda la razón. 'La opción de dejarlo para ti nunca está'. Y es verdad". Está hablando, aunque no lo dice expresamente, de la periodista Glòria Mena, con la que mantuvo una relación de ida y vuelta esos años.

Pablo, su "centro vital"

La relación de amistad y trabajo con Pablo Iglesias forma una parte troncal del libro. Desde sus primeros años en la Complutense, cuando Iglesias ejerce de "centro vital y de orden" para él, hasta las discrepancias políticas posteriores. Siempre en un tono amable y enmarcado en el ámbito de las ideas. También se aborda la ruptura de su amistad, sin ofrecer las vísceras al lector. Errejón sitúa el enfriamiento de su relación en torno a 2018: "Durante este tiempo Pablo y yo dejamos de quedar en casa de uno y del otro, de cenar juntos, de contarnos, con lo que perdemos un espacio informal para charlar, negociar diferencias y pactar acuerdos. Perdemos, sobre todo, elementos afectivos para interpretar con buenos ojos lo que llega del otro".

placeholder Pablo Iglesias e Irene Montero, en el Congreso. (EFE)
Pablo Iglesias e Irene Montero, en el Congreso. (EFE)

Es en esa época cuando Iglesias y Montero se compran el famoso chalé de Galapagar, una decisión que Errejón califica de "perfectamente legítima y un error político". "Las dos cosas. No tengo más que añadir respecto de su decisión [...]. Pablo e Irene han perdido no ya la posibilidad de una vida privada, sino la posibilidad de una vida en la que lo privado no se haga objeto de pelea política. A mí esto me parece gravísimo". Según narra Errejón, Iglesias le llamó para anunciarle que iba a convocar una consulta para que las bases decidieran su futuro en Unidas Podemos. "No habíamos hablado en meses", reconoce, "recuerdo que era un día precioso, recuerdo incluso la canción que estaba sonando cuando estaba en la ducha y recibí la llamada".

"Enorme tristeza"

Se suceden muchos desencuentros entre los dos, con el fin ya conocido. Pero eso no evita que la retirada de Iglesias de la política, en mayo de 2021, le remueva por dentro: "Y entonces dimite Pablo. Y es como si viniera una enorme tristeza. Una sensación muy rara, de cierre de ciclo, de estar en otro sitio, pero saber que todo lo que hicimos habría sido imposible sin Pablo. Para mí es el fin de una trayectoria generacional".

El Errejón más íntimo sale a relucir sobre todo en lo que explica de su relación con el otro sexo. Primero en su juventud militante. "En eso también éramos un poco como monjes. No bebíamos, no nos preocupábamos por ligar, creíamos que el deseo era una cosa que nos despistaba de lo importante, pero la realidad era que teníamos todo el deseo puesto en la lucha". Habla de una "primera relación importante con una chica catalana" por la que se plantea irse a vivir a Girona. Pero, sobre todo, habla de Rita Maestre.

placeholder Rita Maestre e Íñigo Errejón. (EFE)
Rita Maestre e Íñigo Errejón. (EFE)

La conoció en 2008, en Contrapoder, al volver de pasar unos meses en la Universidad de California. La relación durará casi siete años "y será de las más importantes" de su vida "en lo personal, pero también en lo político". "Lo bastante sólida y llena de afecto como para mantener hoy tanto la amistad como una complicidad intelectual inusual, además de nuestra militancia compartida en Más Madrid y Más País".

Cuenta Errejón que Maestre le resta seriedad a su vida y le hace disfrutar más de ella. Le enseña series de televisión como 'The Wire', cuando él se aburre de su propia intelectualidad. Juegan a videojuegos y discuten durante horas de política. Lo recuerda, dice, "como uno de los periodos más felices" de su vida.

La ruptura con Rita

La relación llega hasta 2014, la pareja rompe en ese mes de diciembre. Se ha escrito mucho sobre aquello, pero ahora es el propio protagonista quien lo hace, siempre sin entrar en detalles. "Voy a hablar poco de esto porque, como se puede observar en el texto, no he querido entrar en facetas íntimas fuera de la política. Con Rita es distinto por tres cosas. Una, porque ella está en política; dos, porque los años de nuestra relación somo como 'los años' en los que juntos pensamos y hacemos los proyectos más gordos de nuestra vida; y tres porque, afortunadamente, Rita y yo seguimos siendo amigos y compañeros en las batallas por venir".

La ruptura, confiesa, "supone también una prueba de ese 'nos vamos a joder la vida' y la desintegración de algunos de los elementos de realidad cotidiana más o menos estructurada y tranquila. Así que durante esos meses todo se vuelve ingrávido y veloz". La relación continuará a lo largo del tiempo, pero ya en los cauces de la amistad. A día de hoy, Maestre es "una de las personas" de las que Errejón más se fía "en el mundo".

Pablo Iglesias
El redactor recomienda