Logo El Confidencial
su abuela era la marquesa de mohernando

El nieto del fundador de Citibank solicita un marquesado español

El mítico financiero George S. Moore era un enamorado de España. Su mujer era una noble vasca que adoraba la Costa del Sol. Ahora su nieto pide seguir en la aristocracia patria

Foto: Fotomontaje realizado por Vanitatis.
Fotomontaje realizado por Vanitatis.

El marquesado de Mohernando, creado por Alfonso XIII en 1906 y que tiene como origen un pequeño pueblo alcarreño, se entronca discretamente con la clase más adinerada de Estados Unidos desde hace más de cien años, corazón de la City neoyorquina puro y duro. La 'culpable' es la noble vizcaína Beatriz Bermejillo, que se casó en México en 1938 nada menos que con el estadounidense George Stevens Moore, que fue el creador de First National City Bank of New York (conocido como Citibank -predecesor de Citigroup- de 1959 a 1957) y dirigió el Metropolitan Opera en su época financieramente más turbulenta. Moore falleció en Sotogrande en 2000 a los 95 años de edad, después de dos matrimonios y tres hijos. Y su nieto mayor, el también financiero George Braniff Moore, quiere ahora el título de su abuela española y lo ha solicitado el pasado 24 de junio tras la muerte de su padre, George Bermejillo Moore.

El economista George S. Moore (sentado).
El economista George S. Moore (sentado).

Onassis, dólares y Marbella

El futuro marqués de Mohernando estudió finanzas en la Universidad de Columbia, pasó por Citigroup y actualmente dirige Heritage Marketing Corporation después de 18 años de dilatada experiencia profesional en el sector de las telecomunicaciones. Su abuelo fue todo un personaje de la Costa del Sol. A sus ochenta años, celebraba reuniones en Manhattan y volaba a toda prisa para acudir a fiestas de la Marbella de Alfonso de Hohenlohe. O eso decían las crónicas del 'New York Times'. Su presencia en España fue un imán para el dólar, no en vano pasará a la historia por ser uno de los grandes banqueros de la Gran Manzana.


George S. Moore no solo era el banquero más relevante de las últimas décadas, sino además el presidente de la Ópera Metropolitana de Nueva York. Su cartera de clientes incluía a los reyes de España. Representaba los intereses de la familia Onassis en Estados Unidos y atrajo a muchas fortunas estadounidenses a nuestra costa. En su autobiografía 'The Banker's Life' (W. W. Norton & Company, 1986) confesó que una de sus mejores amigas era María Callas, también devota del Marbella Club, como el economista.

Coetáneos de Moore en el Marbella Club. (DR)
Coetáneos de Moore en el Marbella Club. (DR)

De Galerías Preciados a Jaime Ortiz-Patiño

Pero los días en Marbella y Sotogrande de Moore no solo fueron fiestas, ya que el ejecutivo de Wall Street siempre estuvo en plena forma (financiera) y, como relata 'La Opinión de Málaga', compaginaba la operación de la compra de Galerías Preciados con sus mañanas de golf con Jaime Ortiz-Patiño. Al final de su vida encontró en Sotogrande su refugio alejado de una Marbella que se construía sin freno.

Cuando falleció su mujer, la marquesa de Mohernando, con la que tuvo un único hijo (padre del demandante del título nobiliario), contrajo segundas nupcias con Charon C. Moore, que tenía dos hijas, Christina y María Pía Sendagorta, a las que se sumó el hijo en común, Steven C. Moore, que poseen fuertes raíces en Madrid y se dedican en su mayoría a las finanzas. Seguiremos la pista al futuro marqués de Mohernando por la costa.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios