Anita Delgado, la bailarina malagueña que se convirtió en princesa de la India
  1. Casas Reales
Memories

Anita Delgado, la bailarina malagueña que se convirtió en princesa de la India

Una historia de amor internacional con Valle-Inclán y Baroja como celestinos de lujo

Foto: Retrato de Anita Delgado Briones, de Federico Beltrán. (Museo de Málaga)
Retrato de Anita Delgado Briones, de Federico Beltrán. (Museo de Málaga)

Más allá de los enclaves extraordinarios que nos narran las películas o los libros, las historias de amor en la vida real comienzan en lugares de lo más corrientes. Aunque, como vimos en los flechazos de Conchita Montenegro con Leslie Howard o de Ingrid Bergman y Roberto Rossellini, la casualidad siempre tiene mucho que ver.

Precisamente, eso es lo que le ocurrió a la protagonista de nuestra narración de hoy. Anita Delgado vio cómo su destino cambió para siempre cuando su mirada se cruzó con la de un joven en carroza en la esquina de la calle Montera con la Puerta del Sol de Madrid.

placeholder 'Anita Delgado la Camelia', retrato de Anselmo Miguel Nieto de 1905.
'Anita Delgado la Camelia', retrato de Anselmo Miguel Nieto de 1905.

Nos trasladamos hasta mayo de 1906, cuando la capital de España celebraba la boda de Alfonso XIII con Victoria Eugenia de Battenberg el día 31 de ese mes. Sin embargo, ya desde semanas anteriores la ciudad se había llenado de invitados de la realeza, la cultura o los negocios.

Siendo uno de ellos Jagatjit Singh, maharajá de Kapurthala (título equivalente a príncipe o monarca de un estado de los que formaban la India). Precisamente, el joven aristócrata con el que Anita Delgado se había cruzado en el centro de Madrid.

El baile de Las Camelias

La casualidad hizo que se volvieran a ver en el conocido como Fronton Central o café Kursaal de la capital en la plaza del Carmen. Un espacio que entonces era teatro de variedades y espectáculos donde actuaba Pastora Imperio o incluso Mata-Hari y en el que se daban cita intelectuales y bohemios (años después sería un cine y ahora es un Mediamarkt).

Allí bailaban entre actuación y actuación Ana Delgado junto a su hermana Victoria como el dúo de baile Las Camelias. Su infancia la habían pasado en Málaga, donde sus padres tenían una cafetería, La Castaña, pero tras varios problemas económicos viajaron a Madrid, como narra Elisa Vazquez de Gey en las cuatro biografías (disponibles en Amazon, aquí) que tiene sobre la maharaní con fotografías y documentos únicos como los que se ven en los documentales de RTVE.

placeholder Fotograma de Jagatjit Singh en el documental 'Anita Delgado. La princesa de Kapurthala', (RTVE)
Fotograma de Jagatjit Singh en el documental 'Anita Delgado. La princesa de Kapurthala', (RTVE)

El reencuentro entre Delgado y el maharajá no fue lo que el noble indio habría esperado. Tras sentir un flechazo por la joven malagueña, comenzó un lujoso cortejo que no daba frutos, ya que se encontraba con la oposición de los padres de la bailarina, que no veían sensato que su hija se marchara al otro lado del mundo.

Un flirteo que se interrumpió cuando el cortejo nupcial de los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia sufrió un atentado, produciendo que muchos de los invitados aceleraran su partida de Madrid. Un camino que también tomó Jagatjit Singh, marchándose a París.

Las letras de Valle-Inclán

Sin embargo, su interés amoroso por Anita Delgado no mermó, por lo que comenzó una serie de misivas en las que pedía a la bailarina que se casara con él. Ella decidió contestarle a una de sus cartas, pero le pidió al pintor Leandro Oroz que la llevara a Correos, por entonces novio de su hermana Victoria.

Aunque, Oroz pasó primero por el café Kursaal, dando fruto a una casualidad que parece increíble o de película. Escritores como Ramón del Valle-Inclán o Ricardo Baroja, que se encontraban allí de tertulia, decidieron abrir la carta de Anita, dándose cuenta de que el lenguaje popular de la joven era muy descuidado.

placeholder Dos portadas de la revista 'Nuevo Mundo' sobre Anita Delgado y sobre su hermana Victoria. (Archivo de la revista ilustrada 'Nuevo Mundo')
Dos portadas de la revista 'Nuevo Mundo' sobre Anita Delgado y sobre su hermana Victoria. (Archivo de la revista ilustrada 'Nuevo Mundo')

De hecho, se dice que el autor de 'Luces de bohemia' bromeaba: "Casamos a una española con un marajá indio, van a India. Allí, a instancias de Anita, el marajá arma la sublevación contra los ingleses, libera India y nos vengamos de Inglaterra, que nos robó Gibraltar".

De hecho, sorprendía que supiera escribir, ya que, en aquella época, el INE estima que el analfabetismo rozaba el 40%. Por eso, como Cupido o Celestina, los renombrados autores decidieron tomar cartas en el asunto (literalmente) y hacer su propia versión de la misiva de Delgado. Escribiéndola en francés y con toques más poéticos.

"Parece producto de la fantasía", pero no

"Leandro Ordaz nos contó muchas veces esta historia veraz, pero que parece producto de la fantasía, porque la realidad tiene a veces el capricho de superar lo que podrían inventar las imaginaciones más fogosas", relataba en 'ABC' el escritor Miguel Pérez, asegurando la credibilidad a esta anécdota. El caso es que, fuera por las palabras de los conocidos literatos o de la propia Delgado, ambas familias llegaron finalmente al acuerdo de este enlace.

Celebrándose una boda civil en París en 1907. Un evento que propició también la boda de Victoria Delgado, dado que conoció también a su futuro esposo allí. Instalados ya en la ciudad del Sena como maharaní de la India, comenzó su preparación para su vida en el país asiático. Aprendiendo inglés, el dialecto local de su marido, protocolo y vestimenta.

placeholder El palacio Jagatjit de Kapurthala, donde vivió Anita Delgado, ahora es un colegio. (Oficina de Turismo de Kapurthala)
El palacio Jagatjit de Kapurthala, donde vivió Anita Delgado, ahora es un colegio. (Oficina de Turismo de Kapurthala)

Un año más tarde viajaron a su palacio en Kapurthala, en la zona noroeste del país y muy cerca de la cordillera del Himalaya. Allí, el maharajá había construido un palacio réplica de Versalles para su quinta esposa, Anita Delgado, en el que celebraron una boda por el rito sij (la religión de la familia) que duró 10 días.

"Desfilaron las tropas y mi marido se sentó en una enorme balanza, donde fue pesado. Los 95 kilos que registró fueron canjeados por 95 lingotes de oro que se repartieron entre los pobres del reino", narraría ella misma en su biografía. Aunque siempre con España en su pensamiento, como revelan las numerosas cartas que se conservan en el Archivo Díaz Escovar de Málaga y que reflejan cómo preguntaba por la vida de sus amigas o de sus familiares.

"Viajo sin parar porque este país es de alucinar"

Comenzó así una vida de lujos, viajes por Europa y Estados Unidos, pero también por su nuevo país, que años más tarde la propia princesa reflejaría en el libro 'Impresiones de mis viajes por las Indias' (disponible en Amazon, aquí). Un matrimonio con las típicas dificultades que propiciaban dos orígenes tan diferentes, pero en general bien avenidos como reflejan las obras sobre su vida.

“Yo hago lo que un hombre. Pinto acuarelas, escribo cuentos, voy de cacería, juego al tenis, al golf, al billar…, bebo champán, bailo flamenco y visto a la europea. Soy motivo de escándalo, pero qué importa. Viajo sin parar porque este país es de alucinar. Es como si visitaras otro planeta. Tengo suerte de tener un marido moderno, porque yo no podría resistir ni 24 horas de vida en esta cárcel dorada", añadiría en su libro.

placeholder Retrato de Anita Delgado Briones, maharaní de Kapurthala, en 1919, de Federico Beltrán. (Museo de Málaga)
Retrato de Anita Delgado Briones, maharaní de Kapurthala, en 1919, de Federico Beltrán. (Museo de Málaga)

Una felicidad a la que se sumó la alegría por la llegada de su hijo, Ajit Singh, en 1908. Una intensa vida con menos de 30 años que también estuvo marcada por la I Guerra Mundial, que vivieron en parte desde Europa porque el maharajá pertenecía al ejército británico, o por el aborto de Anita.

La escritora Elisa Vazquez de Gey narró en un documental de RTVE cómo esta pérdida marcaría su decisión de dejar la India. Sumida en una depresión por la muerte en 1918 de su hermana Victoria y de dos de sus sobrinos a causa de la gripe que asolaba el mundo, se enfrentó a los pocos meses a este duro trance.

"Se sintió muy odiada y con miedo"

La interrupción de su embarazo le provocaría una fuerte infección que la tuvo varias semanas ingresada en un hospital. A su salida, descubrió que su marido tenía como amante a una de sus amigas, terminando de cerrar su año de horror, pero dando inicio a una etapa igual de difícil.

"Ella se sintió muy odiada y con miedo", revela Javier Moro en su libro 'La pasión india' (puedes comprarlo aquí), como analizaba también hace tres años en el ciclo II Encuentro de Españolas por Descubrir. Especialmente tras los rumores de un posible intento de envenenamiento.

placeholder Retrato del maharajá de Kapurthala, en 1919, de Federico Beltrán. (Paradero desconocido)
Retrato del maharajá de Kapurthala, en 1919, de Federico Beltrán. (Paradero desconocido)

Unos hechos que provocaron la salida definitiva del palacio de Anita. Además, del final de su matrimonio. Aunque también hay teorías que achacan que tras el descubrimiento de la maharaní de la infidelidad de su marido, esta vivió un romance con uno de los primos del aristócrata indio, produciendo la ruptura final del matrimonio.

Finalmente, fuera como fuera, al llegar la mayoría de edad de Ajit Singh, la separación oficial se materializó, firmando un acuerdo de divorcio que mantenía una gran pensión para Delgado, además de sus joyas, la nacionalidad india y su estatus de maharaní.

Nueva etapa de regreso

Respecto a la relación con su exmarido, parece que logró ser cortés, viéndose en veladas en Europa y manteniendo correspondencia como amigos. De hecho, ella sintió mucho su muerte en 1949.

La malagueña dio comienzo entonces a una nueva etapa de su vida, con viajes por toda Europa y rodeándose de la alta sociedad de la época. A caballo entre Málaga, Madrid, Suiza y París, se la relacionó con varios personajes famosos como el torero Juan Belmonte (supuesto novio también de Cayetana Fitz-James Stuart, duquesa de Alba).

placeholder Fotograma de Ginés y Anita en el reportaje 'La apasionante vida de Anita Delgado' del programa 'Crónicas'. (RTVE)
Fotograma de Ginés y Anita en el reportaje 'La apasionante vida de Anita Delgado' del programa 'Crónicas'. (RTVE)

Aunque fue un antiguo conocido quien volvería a ocupar su corazón desde 1936. Al lado de Ginés Rodríguez Fernández de Segura, viudo de una prima lejana, vivió unos años de felicidad entre España y Francia, aunque siempre de puertas para dentro. Oficialmente, él era su secretario, dado que no querían casarse porque ella perdería entonces la pensión que Jagatjit Singh había legado para ella.

Unos años de felicidad que se trastocaron por los problemas del corazón que desembocarían en su muerte el 7 de julio de 1962 a los 72 años, acompañada de su hijo, su pareja y seres queridos.

La película que soñaba hacer Pe

Finalmente, tras viajar por medio mundo, los restos de Anita Delgado descansan en Madrid. Concretamente en el Sacramental de San Justo, San Millán y Santa Cruz, parte del cementerio de San Isidro donde también se encuentran las tumbas de José de Espronceda, Mariano José de Larra y Ruperto Chapí, entre otros.

Aunque todo lo que se relaciona con la maharaní sigue siendo fascinante casi 50 años después. Penélope Cruz contó con los derechos de la novela 'Pasión india', de Javier Moro, durante unos años. Aunque, como ya te contamos en 2008 en El Confidencial, finalmente pasaron a manos de Luis de Val, productor de Media Films, pero la película en la que la se pretendía narrar la vida de Delgado nunca llegó a realizarse.

placeholder Retrato de Anita Delgado (Library of Congress, Washington)
Retrato de Anita Delgado (Library of Congress, Washington)

Respecto a sus herederos, su vida también ha seguido dando titulares. Su hijo Maharajkumar Ajit Singh falleció 20 años después de ella, en Nueva Delhi. A lo largo de los últimos años se encargó de vender algunas de las espectaculares joyas de su madre, gestionar el patrimonio familiar y aclarar cualquier duda sobre su familia, como la demanda que ganó al 'Diario de Madrid' por publicar de forma tergiversada las memorias de Anita Delgado.

Así, al no tener hijos ni hermanos por parte de madre, sus familiares más cercanos fueron sus primos, como su prima Victoria Winansa, con la que mantenía una excelente relación y a la que visitaba muy a menudo en España.

"Su madre no dio a luz en Australia"

Sin embargo, la historia de la malagueña y su familia aún guarda más sorpresas. Nos situamos ahora en Australia, en 2006, cuando una mujer de 42 años busca una copia de su partida de nacimiento para renovar su pasaporte británico."Puedo asegurarle que su madre no dio a luz en Australia", le confirmaron en ese momento.

Un shock para Maha Akhtar, que no tardó en comprender, ya que solo unos meses después su madre le explicó antes de morir en Beirut cuáles eran sus auténticos orígenes. Así, descubrió que su padre no era su padre biológico. Su auténtico progenitor era Ajit Singh, y ella era la nieta de Anita Delgado.

placeholder Maha Akhtar está afincada desde hace años en Nueva York. (Instagram @kimakhtar)
Maha Akhtar está afincada desde hace años en Nueva York. (Instagram @kimakhtar)

Lo narró ella misma a lo largo de los dos libros que ha escrito sobre su familia, 'La nieta de la maharaní' y 'La princesa perdida': "De repente, te das cuenta de que no eres quien creías que eras". Encontrando también respuestas a preguntas que siempre la acompañaban en su infancia: "¿Por qué mi padre no me quería? ¿Por qué le compraba una muñeca a mi hermana y a mí no? ¿Por qué me envió a un internado?".

De nuevo situándonos en la India, su madre Zahra se enamoró del hijo de los maharajás en 1964, pero ella ya tenía un matrimonio concertado con Anwar Akhtar (el que Maha creía que era su padre). Por eso, tras ocultar su embarazo, su familia la obligó a casarse con su prometido para evitar el sentimiento de vergüenza que entonces provocaba ser madre soltera, como narró también en su visita a la Feria del Libro de Málaga durante la presentación de su primer libro.

placeholder La propia autobiográfica de Anita Delgado junto a tres libros más sobre su vida. (Ediciones del Viento, Seix Barral, Memories y Planeta)
La propia autobiográfica de Anita Delgado junto a tres libros más sobre su vida. (Ediciones del Viento, Seix Barral, Memories y Planeta)

A lo largo de su vida, Maha Akhtar ha vivido siendo fiel al espíritu de su abuela aún sin saberlo. Periodista de profesión, bailaba flamenco ya antes de conocer sus raíces españolas, adora la música y llegó a trabajar con el grupo The Cure en Nueva York.

Aunque esta princesa moderna lo que más comparte con su abuela paterna parece ser la pasión por los viajes. "Ella fue el puente entre Occidente y Oriente, y yo soy el puente entre Oriente y Occidente", confesaba en una entrevista para el diario 'Sur'. Siempre buscando la unión de culturas como hizo Anita Delgado hace más de 100 años.

Bodas de famosos
El redactor recomienda