La Pleta, el paraíso 'abandonado' de la familia real en Baqueira Beret
  1. Casas Reales
NAVIDAD

La Pleta, el paraíso 'abandonado' de la familia real en Baqueira Beret

La residencia en la que don Juan Carlos, doña Sofía y sus hijos pasaron sus mejores navidades permanece hoy cerrada y sin uso. Las pistas están abiertas parcialmente

placeholder Foto: El rey Juan Carlos, la reina Sofía y el (hoy) rey Felipe, en Baqueira. (Reuters)
El rey Juan Carlos, la reina Sofía y el (hoy) rey Felipe, en Baqueira. (Reuters)

Todos tenemos en la memoria el recuerdo de esas navidades de la infancia teñidas de ingenuidad, familia y calor. Las costumbres que se repetían año tras año en ese lugar de la memoria al que volvemos siempre años después. Para el rey Felipe y las infantas Elena y Cristina, ese sitio es un chalé de montaña aranés, en la cota 1.500 de la conocida estación de esquí. Allí se marchaban los reyes Juan Carlos y Sofía inmediatamente después de pasar la Navidad en Zarzuela para celebrar la Nochevieja con la familia directa y disfrutar de las pistas de este lugar puntero en España. Gracias a su presencia y a las competiciones que se celebran en sus instalaciones (que están abiertas parcialmente), la estación de Baqueira Beret es referencia mundial en el sector de los deportes de invierno.

Nadie que haya visto alguna vez el bucólico paisaje del Valle de Arán, con sus villorrios y bordas, sus aldeas de montaña, sus cimas blancas en invierno y verde intenso en verano, ha podido olvidarlo. La familia real, tampoco. La estación abrió sus puertas en los años 60, y desde muy pronto contó con el apoyo entusiasta de don Juan Carlos y doña Sofía. En 1974, en un viaje privado, la familia visitó las pistas más exclusivas del valle pirenaico y desde entonces se convirtieron en un reclamo. Pasaban unos días al año, se dejaban fotografiar y de paso apoyaban el desarrollo de la estación. En este sentido, una de las fotos más significativas de Baqueira es la protagonizada por la Reina emérita, con mono y esquíes, el 7 de diciembre de 1982. Doña Sofía inaugurando el Telesilla de la Reina, primer remonte del área de Beret, para el que habían hecho falta siete años de negociaciones.

placeholder El rey Felipe, en Baqueira Beret en 2019. (EFE)
El rey Felipe, en Baqueira Beret en 2019. (EFE)

La campaña de publicidad que significaba la presencia de la familia real en sus pistas año tras año era incalculable en términos económicos. Como antes lo intentó la empresa que gestiona la estación de Sierra Nevada, también los empresarios que llevan la estación leridana vieron una oportunidad y decidieron en los años 80 ceder a la familia uno de los chalés de la urbanización La Pleta para el uso y disfrute de los Borbón Grecia. Una casa de montaña donde pasar las vacaciones de invierno y otras fechas señaladas. 'La Otra Crónica' publicó en su día las declaraciones del director comercial de la estación confirmando que fue una cesión: "Fue una gentileza para que pudieran disfrutar de un lugar acogedor donde se encontraran como en su propia casa".

Foto: El rey Juan Carlos, en una imagen de archivo. (Getty)

Allí el rey Juan Carlos se relajaba pero también despachaba cuando había que hacerlo. Hay huella de ello en el Boletín Oficial del Estado, como la ley que sancionó el Rey jubilado el 28 de diciembre de 1983 reguladora de la cesión de tributos a la Comunidad Autónoma de Cantabria. "Por tanto -termina la redacción-, mando a todos los españoles, particulares y autoridades que guarden y hagan guardar esta Ley. En Baqueira Beret a 28 de diciembre de 1983. Juan Carlos R. El Presidente del Gobierno, Felipe González Márquez".

La velocidad

Tanto era el entusiasmo del Rey por marcharse a Baqueira que en una ocasión uno de sus escoltas relató una anécdota a la revista especializada en el mundo del motor 'Car'. En un viaje de Navidad a Baqueira con la infanta Elena, el Rey "condujo casi sin parar desde Madrid hasta el Pirineo, no habiendo forma humana de seguirle". La cosa llegó al punto, según la publicación, de que tuvo que ser el helicóptero de Tráfico quien siguiera a Don Juan Carlos por aire. Al final el antiguo monarca tuvo un accidente leve de tráfico.

El plan en La Pleta (que tuvo que ser 'ampliada' según se iban sumando miembros a la familia) era, para los mayores, el de salir a esquiar juntos por la mañana y luego disfrutar por la noche de la conocida gastronomía aranesa. Había miembros de la familia que preferían pasear o quedarse en el chalé, como Jaime de Marichalar, y otros que empezaban la jornada corriendo por los alrededores, como Iñaki Urdangarin. En Baqueira era habitual ver a Constantino y Ana María de Grecia con sus hijos, o a los hijos de la infanta Pilar. Cuentas las crónicas que a la reina Letizia, que entonces no era muy ducha en esto del esquí, le costaba seguir el ritmo.

Foto: Momento de la boda del sobrino de Esther Alcocer Koplowitz. (Clipper)

"La casa está cerrada ahora mismo y no nos consta ninguna visita, no podemos facilitar más información", explica una portavoz de la estación. Funciona como un hotel. Cuando Zarzuela avisa de que alguien va a usar la casa, se limpia y se pone a punto. La estación se encarga de la limpieza y el catering. Desde hace años, los Borbón Grecia la usan muy esporádicamente, pero sigue estando a su disposición. En marzo de 2019, el rey Felipe pasó unos días allí con Pedro López Quesada y su primo Beltrán Gómez-Acebo. Es la última vez que hay testimonio público de la presencia de la familia del Rey en la zona. En 2017, de hecho, los Reyes escogieron Astún para pasar unos días, rompiendo la tradición.

placeholder Una imagen de la urbanización La Pleta, donde está ubicada la casa donde pasaba las Navidades la familia real.
Una imagen de la urbanización La Pleta, donde está ubicada la casa donde pasaba las Navidades la familia real.

Antes que él, sus hermanas Elena y Cristina han disfrutado de la casa también en verano para practicar senderismo por el bellísimo Valle de Arán. Durante años, las Infantas se quedaban hasta el 6 de enero, y compartían allí el día más mágico del año. "Los Reyes Magos bajaban esquiando desde la cumbre seguidos de una escolta de ayudantes que portaban bengalas", se lee en una crónica publicada por Vanitatis en la que también se narraba el famoso accidente de esquí que sufrió el Rey jubilado en 1992.

Don Juan Carlos pasó la Nochevieja de aquel año en la clínica Puerta de Hierro de Madrid tras ser operado de la rodilla derecha por un encontronazo con otro esquiador el día de los Santos Inocentes. "El accidente no fue una imprudencia mía, sino mala pata del otro esquiador. Ni se dio cuenta de que era yo", relató el monarca, divertido, entonces. Un ciudadano de Linares fue brevemente señalado por los medios con nombre y apellidos como el 'culpable' del incidente, hasta que el hombre se vio obligado a desmentir públicamente que hubiera sido él el patoso. "Ni siquiera estaba en Baqueira ese fin de semana". Cómo han cambiado los tiempos.

Rey Don Juan Carlos Rey Felipe VI Infanta Elena Infanta Cristina Reina Sofía
El redactor recomienda