Charlène de Mónaco por fin puede volar y tiene el permiso médico para volver a casa
  1. Casas Reales
CUENTA ATRÁS

Charlène de Mónaco por fin puede volar y tiene el permiso médico para volver a casa

Su cuñada, Chantell Wittstock, ha confirmado que la princesa "ha sido apta para volar de nuevo" y apunta que regresará al principado dentro de las próximas dos semanas

Foto: La princesa Charlène, en una imagen de archivo. (Reuters)
La princesa Charlène, en una imagen de archivo. (Reuters)

Ya sí que podemos decir que el regreso a casa de la esposa de Alberto de Mónaco es inminente. El propio príncipe aseguraba a la publicación francesa 'Point de Vue' que estaría en el principado para las celebraciones del Día Nacional, mientras que horas después daba aún mejores noticias a la norteamericana 'People', apuntando que probablemente podrían ir juntos a la Expo de Dubái el 13 de noviembre. Y cada vez está más claro que esos pronósticos van a cumplirse, puesto que los médicos ya han dado su visto bueno y Charlène de Mónaco ya puede volar, por lo que ya es seguro que en muy poco tiempo estará de nuevo junto a su familia.

Así lo ha confirmado su propia cuñada, Chantell, la esposa de su hermano Sean Wittstock. Y no lo ha hecho como familiar, sino como relaciones públicas de Charlène en Sudáfrica y portavoz de su Fundación en el país: "Se está recuperando y ha sido declarada apta para volar de nuevo", ha dicho, añadiendo que la princesa regresará a Mónaco en las próximas dos semanas. Así que es bastante factible que, tal y como ha apuntado el príncipe Alberto, su primera cita oficial sea en Dubái para visitar la Exposición Internacional del emirato.

placeholder Charlène y Alberto de Mónaco, en una imagen de archivo. (EFE)
Charlène y Alberto de Mónaco, en una imagen de archivo. (EFE)

Este regreso, que ya podemos calificar de inminente, supondrá, además de que Charlène retomará sus actividades oficiales en el principado, de las que lleva alejada desde el pasado enero, el reencuentro con sus hijos, Jacques y Gabriella, a los que ha visto solo dos veces desde que viajara a Sudáfrica en marzo. Es, sin duda, la parte que peor ha llevado la exnadadora, tal y como ella confesaba en una reciente grabación para un programa de radio: "No puedo esperar a volver a casa con mis hijos, a los que echo terriblemente de menos. Creo que cualquier madre que haya estado separada de sus hijos durante meses se sentiría como yo me siento".

Pero hasta ese reencuentro quedan aún unos días, si hacemos caso a las palabras de Alberto para la revista 'People'. La semana que viene, el príncipe tiene que estar en Glasgow para asistir a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP26. Pero no estará solo, se le unirán sus hijos pequeños, que tienen unos días de vacaciones en la escuela: "No quería dejarlos solos en Mónaco. Así, estarán conmigo antes de que regrese Charlène". Por tanto, podemos deducir que la vuelta de la sudafricana a casa no será antes de que Alberto viaje a Escocia, donde podrá reunirse con diferentes royals y líderes mundiales.

placeholder Charlène, junto a sus hijos en el Día Nacional de 2020. (Reuters)
Charlène, junto a sus hijos en el Día Nacional de 2020. (Reuters)

Durante los cuatro días que durará el viaje del príncipe Alberto a Glasgow para participar en la COP26, podremos ver a Jacques y Gabriella en alguna que otra cita oficial, aunque, por supuesto, también habrá mucho tiempo libre para que puedan conocer Escocia, visitando museos y otros lugares de interés, según cuenta el soberano. Sería la primera gran cita de los dos pequeños a nivel mundial, aunque ambos tienen ya experiencia en eso de viajar a otros países y conocer a diferentes líderes mundiales. La cita más reciente, en Irlanda, hasta donde acompañaron a su padre durante un viaje oficial.

Aunque será su gran debut en un evento de estas características, los príncipes están ya absolutamente acostumbrados a los actos oficiales. Especialmente en los últimos meses, con la ausencia de Charléne en Mónaco, Jacques y Gabriella han tenido cada vez más visibilidad y no solo han acompañado a su padre a ciertas citas, sino que también han estado con el resto de los Grimaldi, que se ha volcado con los pequeños durante este tiempo. Porque si para la exnadadora ha sido difícil la distancia, para los niños tampoco ha debido de ser un camino de rosas, a pesar del par de visitas puntuales que pudieron hacer a Sudáfrica.

placeholder Jacques y Gabriella, en Sudáfrica. (Redes)
Jacques y Gabriella, en Sudáfrica. (Redes)

Pero por fin, siete meses, tres operaciones quirúrgicas y muchas visitas y consultas médicas después, Charlène tiene el visto bueno de sus doctores para poder volar y, por tanto, poder regresar a casa. Con su vuelta a Mónaco se acabará su particular vía crucis, que también, complicando aún más la situación, ha estado acompañado de muchos rumores y especulaciones sobre su matrimonio, que terminarán, se supone, cuando finalmente veamos a la exnadadadora de nuevo en el principado junto a su familia y, sobre todo, junto a su marido.

El redactor recomienda