La verdad de su crisis con Charlène, contada por Alberto de Mónaco
  1. Casas Reales
EN LA SALUD Y EN LA ENFERMEDAD

La verdad de su crisis con Charlène, contada por Alberto de Mónaco

Es raro que el príncipe hable de su vida personal con medios de comunicación, pero parece que los rumores sobre su matrimonio han llegado a un punto que le ha obligado a abordarlos

Foto: Charlène y Alberto, en una imagen de archivo. (EFE)
Charlène y Alberto, en una imagen de archivo. (EFE)

Tenemos que añadir un punto más a esa extraña cronología protagonizada por Charlène de Mónaco que se ha producido en los últimos días. Porque si el pasado jueves el príncipe Alberto hablaba para la revista 'People' y se mostraba absolutamente optimista sobre la salud de su esposa y su vuelta a casa, ahora ha concedido unas nuevas declaraciones, pero abordando un asunto igual de delicado: la verdad de su crisis con Charlène. En una intervención absolutamente inusual, Alberto ha querido dejar claras algunas cosas sobre su matrimonio, sobre las que se llevan especulando muchos meses.

Lo primero, el soberano de la Roca explica a 'People' que llevó a Charlène a Sudáfrica en un primer momento: "¡No se fue de Mónaco enfadada!", dice tajante. "No se fue porque estuviera enojada conmigo o con cualquier otra persona. Iba a viajar a Sudáfrica para reevaluar el trabajo de su Fundación allí y tomarse un tiempo libre con su hermano y algunos amigos". Tal y como cuenta, esta estancia iba a ser de solo una semana o diez días a lo sumo: "Debido a que tenía esa infección, surgieron todas estas complicaciones médicas". Y responde a algunas de las teorías sobre su distanciamiento: "Ella no se exilió. Tenía un problema médico que necesitaba ser tratado".

placeholder Charlène y Alberto, en Sudáfrica. (Redes sociales)
Charlène y Alberto, en Sudáfrica. (Redes sociales)

Es uno de los puntos sobre los que más dudas hay, ya que algunos medios europeos aseguran que Charlène lleva en su país de origen mucho más tiempo de lo que se desprende por la información que ha llegado con cuentagotas de forma oficial. Ya en marzo, pudimos verla en el funeral de Goodwill Zwelithini, el rey del pueblo zulú, y en algunas publicaciones se ha apuntado que la princesa de Mónaco ha permanecido en el país desde entonces. De ser así, serían ya seis meses los que el príncipe Alberto lleva en casa con sus hijos, Jacques y Gabriella.

Un motivo suficiente, el de estar con sus hijos, para no haber hecho caso hasta ahora a rumores y especulaciones, como él mismo confiesa: "Probablemente debería haberlos abordado antes -dice-, pero me estaba concentrando en cuidar a los niños. Y pensé que probablemente desaparecerían. Sabes que si intentas responder todo lo que sale, estás perdiendo el tiempo". Y reconoce que ni él ni Charlène han sido impasibles a todo lo que se ha comentado: "Por supuesto que la afecta a ella, por supuesto que me afecta a mí. Malinterpretar los hechos siempre es perjudicial... Somos un blanco fácil, fácil de alcanzar, porque estamos mucho en el ojo público".

placeholder Alberto y Charlène, en una imagen de archivo. (EFE)
Alberto y Charlène, en una imagen de archivo. (EFE)

Como decíamos, estas nuevas declaraciones llegan apenas una semana después de una entrevista que concedió al mismo medio, en la que incluso se atrevió a pronosticar que la vuelta de su esposa a Mónaco sería antes de lo esperado. Sorprende, desde luego, el hecho de que haya escogido a un medio estadounidense para intentar aclarar los rumores en lugar de un medio monegasco, más cercanos tanto física como emocionalmente a la familia Grimaldi. Queda por ver si estas palabras de Alberto de Mónaco abordando la supuesta crisis con Charlène zanjan de una vez los rumores o, como los anteriores intentos por desmentir un distanciamiento, caen en saco roto.

El redactor recomienda