Emotivo, cercano y sincero: el príncipe Guillermo revela la gran crisis de salud mental de su vida
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL BRITÁNICA

Emotivo, cercano y sincero: el príncipe Guillermo revela la gran crisis de salud mental de su vida

El príncipe se salta el estricto protocolo de comunicación que rige en la casa real británica para participar en un podcast de 38 minutos en el que se sincera como nunca antes

Foto: El príncipe Guillermo en una imagen de archivo. (Getty)
El príncipe Guillermo en una imagen de archivo. (Getty)

El príncipe Guillermo ha concedido la que, probablemente, sea su entrevista más humana hasta la fecha. El heredero del heredero a la corona británica ha participado en el podcast Time to Walk, de Apple, una charla íntima en la que durante 38 minutos las celebridades comparten recuerdos y eligen tres de sus canciones favoritas mientras dan un paseo. Aunque el programa se grabó en febrero, el podcast no se lanzará hasta mañana. De todas las revelaciones que ha hecho Guillermo, la franqueza con la que aborda su mayor crisis de salud mental es la que más ha conmovido a los británicos. Ocurrió después de presenciar las secuelas de un accidente de tráfico, cuando trabajaba como piloto de helicóptero en el servicio de ambulancia aérea.

Aunque el príncipe no señala abiertamente el caso concreto del que habla, se da por hecho que habla de cuando logró salvar la vida del niño Bobby Hughes, solo unos años mayor que su hijo George, que fue gravemente herido en un atropello. En el podcast Guillermo describe cómo se vio profundamente afectado por lo que experimentó ese día. Fue "como si alguien hubiera puesto una llave en una cerradura y la hubiera abierto sin que yo diera permiso para hacerlo. Simplemente sientes el dolor de todos, el sufrimiento de todos. Y ese no soy yo. Nunca antes había sentido eso". El hijo del príncipe Carlos se recuperó hablando con sus colegas y tratando de ayudar a la familia del niño.

Guillermo escogió recorrer las tres millas que separan la iglesia de Santa María Magdalena (en Sandringham) y su casa en Anmer Hall, en Norfolk. Es la ruta que normalmente toma con su familia el día de Navidad.

Además de este trauma, el hijo del príncipe Carlos revivió también de forma muy humana algunos de los momentos que han marcado su vida. En un monólogo amplio, el nieto de Isabel II describe escenas que incluyen a su hermano Harry y a su madre, la princesa Diana, cantando juntos a pleno pulmón 'Simply the best' de Tina Turner mientras ella les llevaba de regreso al internado. También recuerda viajar con su padre, el príncipe Carlos, en la parte delantera de un helicóptero cuando era niño y cómo lo inspiró a convertirse en piloto; el momento insoportable en que la estrella del pop Taylor Swift lo arrastró al escenario "como un cachorro" para cantar Livin 'On A Prayer en un concierto de recaudación de fondos con el rockero Jon Bon Jovi; o cuando su hija, la princesa Charlotte, se puso a bailar por la cocina 'volviéndose completamente loca' con su traje de bailarina la canción de Shakira 'Waka Waka', con su hermano el príncipe Louis 'siguiéndola tratando de hacer lo mismo'.

Guillermo compara este podcast íntimo con "un paseo" con su "mejor amigo" o su "esposa", y los oyentes pueden escuchar sus pasos mientras camina describiendo los animales de los campos alrededor de su casa. La naturaleza profundamente personal del podcast de Guillermo se desmarca sustancialmente del estilo de comunicación más formal y tradicional de los miembros más importantes de la Familia Real.

Una fuente del entorno 'real' ha comentado en la prensa británica este cambio de tono. "Realmente, no solemos escuchar este tipo de entrevistas muy a menudo. Es una visión profundamente significativa del duque de Cambridge, no solo como miembro de la familia real, sino como persona''. Patrick Jephson, exsecretario privado de la princesa Diana, describió el sincero monólogo de William como un momento "revolucionario".

placeholder Carlos, Guillermo, Kate, Meghan y Harry de Inglaterra llegan a Santa María Magdalena, en Sandringham. (EFE)
Carlos, Guillermo, Kate, Meghan y Harry de Inglaterra llegan a Santa María Magdalena, en Sandringham. (EFE)

Los ayudantes de palacio dicen que fue idea de William participar en la serie 'Time To Walk' después de escuchar episodios anteriores. La cantante de country Dolly Parton, la modelo Naomi Campbell y el boxeador Anthony Joshua han sido algunos de sus predecesores. Para el episodio, Apple hizo una donación de seis cifras a tres organizaciones benéficas elegidas por William: Shout en el Reino Unido, Crisis Text Line en los EE. UU. Y Lifeline en Australia.

La serie está diseñada para alentar a los usuarios de Apple Watches a salir y caminar mientras escuchan. A petición del duque, este episodio estará disponible de forma gratuita en línea para todos sin la necesidad de una suscripción.

"Padres histéricos"

Los padres del niño cuya terrible experiencia se cree que desencadenó el trauma mental del príncipe Guillermo han hablado del extraordinario "amor y apoyo" que el futuro rey les ha brindado a lo largo del tiempo. Bobby Hughes tenía cinco años cuando un conductor aprendiz lo atropelló mientras jugaba con amigos fuera de su casa en Saffron Walden, Essex, en marzo de 2017. El conductor pisó accidentalmente el acelerador en lugar del freno cuando vio a Bobby en la carretera.

Guillermo, que era parte del equipo de ambulancia aérea que corrió al lugar, recuerda cómo tuvo que tratar con los "padres histéricos" de Bobby y cómo se vio afectado por la experiencia. Su equipo se puso rápidamente manos a la obra con el niño, que sufrió daño cerebral y otras lesiones graves, antes de que Guillermo, cuyo hijo mayor, el príncipe George, tenía tres años en ese momento, lo llevara al hospital en su ambulancia aérea. Semanas más tarde, Guillermo seguía sintiendo el peso de la desesperación provocada por ese accidente. "Sentí que el mundo entero se estaba muriendo", recuerda.

placeholder El príncipe Guillermo, cuando era piloto de ambulancia aérea. (Reuters)
El príncipe Guillermo, cuando era piloto de ambulancia aérea. (Reuters)

El príncipe se ha mantenido en contacto con Bobby, que ahora tiene diez años, y su familia, a lo largo de los años. En su día les dijo a sus padres que "no dudaran" en pedirle cualquier cosa que pudiera hacer para apoyar la rehabilitación de Bobby, y lo ha cumplido. La madre del niño, Carly Hughes, de 40 años, se ha desecho en alabanzas al duque de Cambridge en el 'Mail on Sunday': "Es increíble, no puedo alabarle lo suficiente. Le he mirado a los ojos y, de verdad, tiene un corazón amable. Es un hombre encantador, asombroso. Me enorgullecerá llamarlo mi rey algún día".

En la víspera de la boda del príncipe Harry, en mayo de 2018, William incluso encontró tiempo para entretener a Bobby, Carly y su esposo Jeff, de 44 años, en la sede de East Anglian Air Ambulance en Cambridge. La señora Hughes explicó: “Cuando entramos en la habitación, se reía y bromeaba y era realmente encantador. Tiene los pies en la tierra. No sentimos que estuviéramos hablando con el futuro rey".

Horas muy duras

Tres semanas después del accidente, Guillermo les escribió a los Hughes, quienes dejaron sus trabajos para cuidar a su hijo, diciendo que quería que supieran que estaba pensando en ellos. Les escribió: "Como padre, puedo entender el dolor, pero su hijo está en las mejores manos, está siendo tratado por gente fantástica... Estoy seguro de que mejorará".

Al recordar el accidente, la señora Hughes dijo que recordaba haber visto a Guillermo en el hospital a donde habían llevado a Bobby y cómo la "conmoción y la angustia" se reflejaban en su rostro. Fueron horas muy duras. Los médicos les dijeron que su hijo tenía solo un cinco por ciento de posibilidades de sobrevivir. Pero, contra todo pronóstico, sobrevivió y comenzó a recuperarse. Cuando Bobby recuperó la conciencia, en principio solo podía mover los ojos, pero gradualmente el movimiento comenzó a regresar a su cuerpo. "Todo lo que quiero ahora es que Bobby crezca, se case y tenga hijos. Todavía quiero que lleve la vida normal que se suponía que debía llevar'', dice su madre.

Cuando sucedió el accidente, en marzo de 2017, los detalles que llegaron a la ambulancia aérea en la que estaba trabajando el príncipe Guillermo como piloto fueron escasos. El equipo esperaba un caso de lesiones menores, pero se encontraron con que tenían que luchar por salvar la vida de un niño de cinco años gravemente herido después de ser atropellado por un automóvil. Lo cuenta el propio Guillermo en el podcast. "Todavía recuerdo a la tripulación que estaba, grandes compañeros míos. Teníamos un paramédico y un médico y otro piloto volando conmigo. Y la llamada que recibimos era muy breve, no muy detallada. Así que esperábamos un caso menor pero inmediatamente quedó claro que el niño estaba en serias dificultades. Hay algunas cosas en la vida que no quieres ver".

"Eso se te queda, vive contigo"

"Todo lo que nos importaba en ese momento era salvar a ese chico. Los padres estaban histéricos, como puedes imaginar, gritando, llorando, sin saber qué hacer, ya sabes, estaban en una verdadera agonía. Y eso se te queda, vive contigo. Pero nuestro equipo se puso manos a la obra, estabilizaron al niño y luego lo sacamos de allí y lo llevamos al hospital. Todo sucedió muy rápido. Teníamos al paciente allí en menos de una hora. Le dimos las mejores posibilidades de supervivencia. Me fui a casa esa noche con mucho malestar interior. No lloraba, pero por dentro sentí que algo había cambiado. Sentí una especie de tensión real dentro de mí. Y luego, al día siguiente, volviendo a trabajar, ya sabes, otro equipo. Pasamos al siguiente trabajo. Y no pude procesarlo".

El príncipe explica que no pudo hablarlo en ese momento. "Tienes una especie de reparo a hablar de eso con los compañeros porque no quieres, ya sabes, agobiar a otras personas. Tampoco quieres pensar, 'Oh, ¿soy solo yo? ¿Soy el único realmente afectado por eso?". Un tiempo después, el impacto emocional de la terrible experiencia de Bobby dio la cara y envió a William a un estado de angustia mental. "Realmente me di cuenta semanas después", recuerda. “Era como si alguien hubiera puesto una llave en una cerradura y la hubiera abierto sin que yo diera permiso para hacerlo. Sentí que el mundo entero se estaba muriendo. Es un sentimiento extraordinario. Simplemente sientes que todos están sufriendo, todos están sufriendo. Y ese no soy yo. Nunca antes había sentido eso".

"Mi vida personal y todo estaba absolutamente bien. Era feliz en casa y feliz en el trabajo, pero seguía mirándome y decía: '¿Por qué me siento así? ¿Por qué me siento tan triste?' Y comencé a darme cuenta de que, en realidad, te estás llevando a casa el trauma de la gente, la tristeza de la gente y te está afectando. No puedo explicar por qué me di cuenta de lo que estaba pasando porque mucha gente no se da cuenta de eso".

Guillermo tuvo la suerte de poder hablarlo con miembros de su equipo y de "conocer a la familia y al paciente involucrado, que se recuperó, aunque no por completo". "Eso definitivamente ayudó", reconoce.

Guillermo fue piloto en el servicio de ambulancia aérea de East Anglian entre marzo de 2015 y julio de 2017. Cuatro años después de salvarle la vida a Bobby, el duque de Cambridge reconoce que ese periodo de su vida le ha marcado para siempre. "Incluso me emociona bastante ahora", dice, "como ser humano, cuando ves a alguien en circunstancias tan espantosas, básicamente a las puertas de la muerte, no puedes evitar sentirte afectado".

Kate Middleton