La presencia de Mette-Marit en el funeral de una amiga y su apoyo a los derechos LGTBi+
  1. Casas Reales
CASA REAL DE NORUEGA

La presencia de Mette-Marit en el funeral de una amiga y su apoyo a los derechos LGTBi+

Cada vez es más habitual que los royals se impliquen en temas de esta índole. La última en posicionarse con el colectivo ha sido la Casa Real de Noruega, acudiendo al funeral de una conocida activista

Foto: La princesa Mette-Marit, en una imagen de archivo. (Reuters/Ints Kalnins)
La princesa Mette-Marit, en una imagen de archivo. (Reuters/Ints Kalnins)

Ya no es novedoso que un royal apoye abiertamente los derechos de los homosexuales. Especialmente si hablamos de países nórdicos -a otros quizá les cuesta aún implicarse- ya son muchos los miembros de familias reales que se involucran con el colectivo. Y la última ha sido la monarquía de Noruega, que con la presencia de la reina Sonia y la princesa Mette-Marit en el funeral de una amiga han mostrado su apoyo a los derechos LGTBi+, además de despedirse de una persona que ha sido todo un referente para ellas y una gran parte de la ciudadanía.

Hablamos de Karen-Christine Friele, más conocida como Kim Friele, que fallecía el pasado noviembre como todo un icono para el colectivo, puesto que fue una gran activista por los derechos LGTBi+ desde su juventud. Encabezó la lucha por su despenalización de la homosexualidad, castigada por ley en Noruega hasta 1972, además de contribuir a su abolición como diagnóstico psiquiátrico en 1977 y a la introducción de secciones del Código Penal contra el racismo, incluida la discriminación basada en la orientación sexual.

placeholder La princesa Mette-Marit y la reina Sonia, en el funeral de Kim Friele. (Casa Real de Noruega)
La princesa Mette-Marit y la reina Sonia, en el funeral de Kim Friele. (Casa Real de Noruega)

Durante un acto público que compartieron en 2016, la princesa Mette-Marit le confesó que "era uno de sus grandes modelos a seguir". Era la presentación de la biografía de Kim Friele, cuya publicación fue respaldada por la esposa de Haakon de Noruega. Durante aquella cita, la princesa no pudo evitar las lágrimas al escuchar la historia de la activista, quizá reconociendo en algunos pasajes situaciones de su propia vida, al haber sido juzgada y criticada al saberse que iba a casarse con el heredero por gran parte de los noruegos, al no cumplir con los cánones que se esperaban de la prometida de un príncipe.

Por eso, Mette-Marit no podía ni quería faltar al funeral de su amiga, que se celebraba este lunes en la catedral de Oslo, el mismo lugar donde se convertía en princesa al darle el 'sí quiero' a Haakon, hace ya 20 años. El mismo escenario, pero este lunes con un tono mucho más triste, al que también se unía la reina Sonia de Noruega, también presente en la misa, que se convirtió en un homenaje no solo a la fallecida, sino también a los derechos LGTBi+, presente en las numerosas banderas arcoíris que inundaron tanto el interior del templo como el exterior.

placeholder Funeral de Kim Friele. (Casa Real de Noruega)
Funeral de Kim Friele. (Casa Real de Noruega)

Y ese toque multicolor también estuvo presente en el atuendo de Mette-Marit, un total look en negro, como corresponde a estas ocasiones, con falda negra, un abrigo del mismo color de Marc Jacobs, salones de Christian Louboutin, clutch plano de Céline y diadema de Prada, todo en el mismo color. Pero la futura reina consorte quiso visibilizar de alguna forma su respeto y apoyo al colectivo gay, por lo que no dudó en prenderse a la altura del pecho y bien visible un pequeño pin con la conocida bandera multicolor.

Otros royals implicados con la lucha LGTBi+

Como decíamos, no es Mette-Marit la única royal que apoya abiertamente los derechos del colectivo. Por ejemplo, Victoria de Suecia participa en numerosas citas desde hace años. Incluso el año pasado fue la encargada de ofrecer un discurso con motivo del Día del Orgullo de Estocolmo. Precisamente por estas palabras, este verano recibía un premio a la 'heterosexual del año', concedido por la revista 'GX', que agradecía también a través de las redes sociales de la propia Casa Real, aprovechando para reivindicar los derechos de los homosexuales: "Ahora es especialmente urgente que sigamos trabajando todos los días por un mundo en el que las personas LGBTI tengan la oportunidad de vivir en libertad y sin opresión. Un mundo donde puedes ser exactamente quien eres, y estar orgulloso de él".

placeholder La princesa Victoria de Suecia, con su premio. (Casa Real de Suecia)
La princesa Victoria de Suecia, con su premio. (Casa Real de Suecia)

La que no ha recibido tantas alabanzas por su apoyo a los derechos de los homosexuales ha sido Mary de Dinamarca, llegando a ser protagonista de un polémico debate. La nuera de la reina Margarita ha construido una imagen de princesa moderna y próxima a lo largo de estos años por muchos gestos. Uno de ellos, el convertirse en el primer miembro de la Corona que preside el acto de entrega de premios de la comunidad LGTB o ser la encargada en varias ediciones de ofrecer el discurso en la celebración anual del Orgullo, manifestando abiertamente su apoyo al colectivo.

Estos gestos y palabras no eran igual de bien recibidos en todos los sectores del país. Los sectores más conservadores y vinculados a la Iglesia no tardaron en reprobarlo, argumentando que es una representante de todo el país. "Debe ser una representante de toda Dinamarca, y es casi como si dijera que eres una mala persona si no estás de acuerdo con los mensajes de estas organizaciones fuertemente políticas". Una experta en comunicación política argumentó entonces que debía tener un "equilibro en relación con lo político y no volverse impopular entre la parte más conservadora de la población". Eso sí, consejos y críticas no afectaron en lo más mínimo a la princesa Mary. De nuevo este año volvía a ofrecer un discurso con motivo de la Copenhague Pride Week.

Familia Real de Noruega Sonia de Noruega LGTBI
El redactor recomienda