Es noticia
Menú
La princesa rusa Sofía Troubetzkoy puso el primer árbol de Navidad en España
  1. Casas Reales
HISTÓRICA TRADICIÓN

La princesa rusa Sofía Troubetzkoy puso el primer árbol de Navidad en España

Descubrimos el origen de una de las tradiciones navideñas más asentadas en nuestro país y que llegó de la mano de una princesa de origen ruso muy influyente

Foto: Sofía Troubetzkoy, entonces duquesa de Morny, retratada por Winterhalter en 1863. (Museo del Castillo de Compiègne)
Sofía Troubetzkoy, entonces duquesa de Morny, retratada por Winterhalter en 1863. (Museo del Castillo de Compiègne)

Existen tradiciones que llevan con nosotros toda la vida y más en fechas señaladas como es la Navidad. No obstante, aunque hoy nos asombremos con el espectacular árbol navideño del castillo de Windsor o quedemos boquiabiertos con la decoración navideña de la Casa Blanca, lo cierto es que no muchos saben cuál es el origen de algunas de ellas.

Precisamente hoy nos centramos en la historia del árbol de Navidad y cómo este llegó a nuestro país, de la mano de, nada más y nada menos, que una princesa de origen ruso: Sofía Troubetzkoy. Casada en segundas nupcias con José Osorio y Silva, XVII marqués de Alcañices, logró desempeñar un importante papel en la Restauración borbónica que permitió reinar a Alfonso XII.

placeholder Reproducción de un mercado navideño del siglo XIX. (Museo Nacional Germánico de Núremberg)
Reproducción de un mercado navideño del siglo XIX. (Museo Nacional Germánico de Núremberg)

Nacida el 25 de marzo en 1838 en Moscú, Sofía heredó la belleza y elegancia de su madre, lo que la llevó a ser una de las aristócratas más admiradas y famosas de la época. Educada en la Corte, siempre destacó por su inteligencia y sensibilidad, por lo que no es de extrañar que tuviera numerosos pretendientes.

Finalmente, contrajo matrimonio con el embajador de Francia Carlos Augusto de Morny, primer duque de Morny y hermano de Napoleón III, con quien tuvo cuatro hijos. Su vida junto al diplomático le permitió viajar por todo el mundo, haciéndose todavía más conocida y forjando cruciales relaciones.

La traición de su marido

Todo marchaba bien hasta que falleció su marido repentinamente. Comenzando una etapa de luto de la que pocos imaginaban que acabaría saliendo, pero lo hizo. Tras descubrir que su difunto marido se carteaba con una amante en vida, dejó de aislarse en su palacio y volvió a salir.

Fue entonces cuando conoció a José Osorio y Silva, llamado Pepe Osorio, el 'gran duque de Sesto' y le dio el 'sí, quiero' en Vitoria para, poco después, mudarse a Madrid y deslumbrar en la Corte, conquistando a la mismísima Isabel II de España, que no dudó en nombrarla dama de la Orden de las Damas Nobles de la Reina María Luisa.

placeholder Retrato de Sofía Troubetzkoy, entonces duquesa de Morny, por Winterhalter en 1863. (Museo del Castillo de Compiègne)
Retrato de Sofía Troubetzkoy, entonces duquesa de Morny, por Winterhalter en 1863. (Museo del Castillo de Compiègne)

Instalados en el palacio de Alcañices, ubicado en los terrenos en los que hoy se levanta el edificio del Banco de España. Fue allí donde, en 1870, la duquesa de Sesto montó el primer árbol de Navidad que hubo en España.

Famosa por su buen gusto, decidió adornar su hogar al más puro estilo europeo y, para ello, usó un enorme abeto iluminado como centro de su decoración. Como una auténtica 'it girl' de la época, marcó tendencia y, a partir de ese momento, fueron otros muchos los árboles de Navidad que comenzaron a utilizarse en los hogares de las personas más adineradas, pero, poco a poco, también del pueblo llano.

A favor de la causa 'alfonsina'

Sin embargo, como decíamos al principio, fueron varias las hazañas de la princesa rusa en nuestro país. La más importante quizá, más allá del árbol de Navidad, haber hecho política en favor de la familia Borbón y de la causa de Alfonso XII de España, gastando, al igual que su marido, gran parte de su fortuna en ello.

Así, organizó numerosos eventos y reuniones para conseguir fondos en beneficio de la causa y protagonizó la llamada Rebelión de las Mantillas, haciendo de esta prenda tradicional del vestuario femenino un auténtico símbolo.

placeholder Interior del palacio de Alcañices. (Fototeca del Patrimonio Histórico del Ministerio de Educación)
Interior del palacio de Alcañices. (Fototeca del Patrimonio Histórico del Ministerio de Educación)

Enemiga pública del contrincante de Alfonso XII, Amadeo de Saboya, hizo lo posible porque este no reinara y organizó una serie de manifestaciones pacíficas protagonizadas por mujeres pertenecientes a la aristocracia madrileña, ataviadas con mantilla española, cuyo fin fue el de mostrar el españolismo y apoyo del pueblo madrileño a la Casa de Borbón.

Bien podría decirse que, de alguna manera, también participó en instaurar el tradicional discurso navideño del Rey que llega hasta nuestros días de mano de los Borbones y en el que tanto el rey Juan Carlos I como don Felipe han hecho declaraciones históricas. Aunque lo cierto es que, más allá de la influencia de Sofía Troubetzkoy, fue el mensaje que Jorge V del Reino Unido envió por televisión en la Navidad de 1934 lo que inició la tradición de hacerlo por este medio.

Existen tradiciones que llevan con nosotros toda la vida y más en fechas señaladas como es la Navidad. No obstante, aunque hoy nos asombremos con el espectacular árbol navideño del castillo de Windsor o quedemos boquiabiertos con la decoración navideña de la Casa Blanca, lo cierto es que no muchos saben cuál es el origen de algunas de ellas.

Rey Felipe VI Decoración
El redactor recomienda