La herencia de Raffaella Carrà: un gran patrimonio de una 'madre' con muchos hijos
  1. Celebrities
MÚSICA

La herencia de Raffaella Carrà: un gran patrimonio de una 'madre' con muchos hijos

Los dos sobrinos, su expareja y sus muchos hijos adoptivos a distancia parecen los futuros herederos de la herencia de Raffaella Maria Roberta Pelloni, la Carrà

placeholder Foto: Raffaella Carrà, en una bonita imagen de archivo. (Cordon Press)
Raffaella Carrà, en una bonita imagen de archivo. (Cordon Press)

En 1984, el primer ministro italiano, Bettino Craxi, montó en cólera al saber el salario que negociaba Raffaella Carrà con la Rai, televisión pública italiana, para ampliar su contrato en exclusiva. El mandatario calificó de “vergüenza” el sueldo y exigió que se redujera. En total, parece, la artista boloñesa iba a cobrar 6.000 millones de liras, al cambio actual unos 3 millones de euros, por dos años. Los responsables de la Rai se presentaron entonces en Palacio Chigi, sede del Gobierno, explicando que la estrella televisiva tenía una buena oferta del incipiente Canale 5 de Silvio Berlusconi y se decidió firmar el abultado contrato para los usos de la época.

“Seguramente me pagan muy bien, pero trabajo duro”, dijo ella. Luego, al ser preguntada por las cifras del contrato, se limitó a responder: “Se sabrán cuando pague los impuestos”. Craxi acabó falleciendo en el año 2000 exiliado en Túnez para no ser procesado por corrupción en Italia y ella ha muerto millonaria, tras no parar de currar toda su vida y bajo la ovación de la gente de Roma que ha salido a aplaudir y honrar su féretro a 40 grados. A la gente le molestan los golfos más que los ricos.

Raffaella Maria Roberta Pelloni, la Carrà, deja una enorme herencia que no tiene públicamente claros destinatarios. El hecho de no haber tenido hijos, los médicos le indicaron que cuando quiso quedarse embarazada ya era tarde, deja abierta la cuestión de la futura titularidad de su patrimonio. “Si no he tenido hijos no ha sido culpa mía. He aceptado lo que la madre naturaleza ha elegido para mí”, manifestó ella en una ocasión.

Sus 'hijos' adoptivos

Los parientes más cercanos de Raffaella son sus dos sobrinos, Federica y Matteo, hijos de su hermano Renzo Pelloni, muerto en 2001 por un tumor cerebral a la edad de 56 años. La Carrà, cuando murió su hermano, se convirtió en una especie de progenitora de ambos. “Tengo dos chicos de cuarenta años que son hijos de mi hermano que ya no está. Me dan una cierta cantidad de trabajo. Hago más de padre que de madre. Soy feliz así”, dijo hace pocos años ella. La relación con sus sobrinos, que viven en San Marino, ha sido siempre cercana y buena. Según explican los medios italianos, pese a la distancia, se veían con bastante frecuencia. “Era una persona maravillosa que ha tomado el puesto de nuestro padre cuando ha muerto. Nos ha dado siempre el mayor afecto y educación”, ha declarado Federico.

placeholder El féretro de Raffaella Carrà, cubierto de flores y con una imagen de la artista. (Reuters)
El féretro de Raffaella Carrà, cubierto de flores y con una imagen de la artista. (Reuters)

Sus sobrinos son, por tanto, las personas que, a falta de un testamento (aún no está claro si existe aunque parece probable), tendrían derecho al menos a un tercio de la herencia. Pero como dijo su expareja, Sergio Japino, la persona que está ejerciendo un poco de jefe de familia en estos días y con la que la Carrà mantenía un estrechísima relación, “ella, aunque no tenía hijos, siempre decía tenerlos por miles”. Japino se refiere a los programas que condujo Raffaella sobre adopciones a distancia y en los que ella se involucró directamente con muchas de ellas. “No he dejado nunca de adoptar niños a distancia. Cada año me llegan sus fotos y me hace muy feliz ver cómo crecen”, declaró. ¿Puede una parte de su patrimonio ir a aquellos niños?

Tres casas

Dinero y propiedades parece que tiene en todo caso para dejar protegidos a casi todos. En estos días se ha especulado en Italia sobre su fortuna. No era una mujer que haya hecho de su vida privada una vida pública, ni tampoco fue nunca una artista que cargaba con el escenario a cuestas y lo montaba y desmontaba entre sus teatros y sus domicilios.

Raffaella Maria Roberta Pelloni tenía tres casas. La que era su residencia habitual, en Roma, está dentro de un barrio algo alejado del centro histórico donde viven muchas personas del espectáculo. Se trata de una zona residencial, Vigna Clara, detrás del bullicioso barrio de Ponte Milvio. La casa, en Via Nemea 21, es una mansión con jardín y tres plantas.

Luego, la Carrá poseía una casa en la exclusiva zona de playa de la Toscana, el Argentario, en Cala Piccola, donde dicen que junto a Sergio Japino inventó su famoso programa 'Carramba'. Además, parece era propietaria de un apartamento en el bellísimo pueblo medieval toscano de Montalcino, cerca de Siena.

A este patrimonio inmobiliario se suma el patrimonio económico que nadie públicamente conoce. En 1997, la revista 'Class' decía que la Carrà ganaba 4.000 millones de liras al año (2 millones de euros). Durante años apareció siempre entre las artistas que más dinero ganaban en Italia, pero sin que nadie pudiera especular ni afirmar nada porque la Pelloni se ha ido como ha vivido, sin hacer ruido, sin ostentar ni presumir de nada.

Raffaella Carrà
El redactor recomienda