Cosméticos falsos, qué pueden hacerle a tu piel y cómo puedes detectarlos
  1. Estilo
  2. Belleza
Palabra de experto

Cosméticos falsos, qué pueden hacerle a tu piel y cómo puedes detectarlos

La expresión 'lo barato sale caro' encuentra su máxima en las falsificaciones cosméticas, sustentadas en un buen precio a base de ingredientes un tanto cuestionables

placeholder Foto: El packaging o la textura pueden ayudar a diferenciar entre un cosmético original o una copia. (Unsplash)
El packaging o la textura pueden ayudar a diferenciar entre un cosmético original o una copia. (Unsplash)

Si alguna vez has caído en la tentación de comprarte una crema sospechosamente rebajada de precio o un perfume inspirado en otro mundialmente conocido, puede que estés ante una falsificación. Pero, más allá de pensar en de dónde viene el producto o quién lo ha elaborado, puede que al aplicarlo sobre tu piel estés exponiendo a tu cuerpo a la agresión de ingredientes nocivos o prohibidos como el etilenglicol.

placeholder El packaging puede ayudarnos a determinar si un cosmético es falso. (Unsplash)
El packaging puede ayudarnos a determinar si un cosmético es falso. (Unsplash)

Priorizar el precio por encima de la calidad de un producto cosmético se ha convertido en una tendencia repetida a la hora de comprar desde un perfume hasta una crema de tratamiento. Sin embargo, en este territorio, ahorrar puede suponer prescindir de ciertos estándares de seguridad, sensorialidad o conservación. La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, pero no solo lo maltratamos a diario con las agresiones externas a las que está expuesta (sol, polución…), sino que también economizamos en sus cuidados.

En la actual situación covid, ahorrar en un cosmético resulta algo lógico, pero puede llevarnos a comprarlo a un precio muy rebajado y de dudosa procedencia o directamente acudir a falsificaciones. Los expertos del sector alarman sobre el riesgo de estos productos que, en el proceso de abaratar costes, pueden comprometer la duración del cosmético, la estabilidad de la fórmula o prescindir de exigencias regulatorias y toxicológicas.

Foto: ¿Tienes el protector solar pasado de fecha?

Como explica Sonia Márquez Dorsch, directora de Comunicación de + Farma Dorsch, a la que hemos acudido para esclarecer a qué riesgos podemos exponer nuestra piel, apunta primero a la falta de eficacia del cosmético. Detrás del anuncio de una crema maravillosa de poder rejuvenecedor, puede no haber daño, pero que simplemente no cumpla con lo prometido. “Los riesgos son que los claims o mensajes que trasladan no estén respaldados por estudios de eficacia y, por supuesto, puede haber riesgos para la salud si no han realizado la selección de ingredientes y procesos de fabricación cumpliendo con los estándares de calidad exigidos por la normativa del país donde se venden”, precisa la experta.

Pero ¿qué tipo de controles sigue un cosmético hasta que se le considera apto y llega a nosotros? “La fórmula debe desarrollarse con controles de conservación y estabilidad, las materias primas y proveedores deben cumplir con requisitos estrictos de evaluaciones y registros, las materias primas y el producto terminado contar además con respaldo bibliográfico, estudios in vitro y/o in vivo que respalden la eficacia requerida”.

placeholder Los estudios in vitro son fundamentales para respaldar la efectividad de un cosmético. (Unsplash)
Los estudios in vitro son fundamentales para respaldar la efectividad de un cosmético. (Unsplash)

La concentración de algunos ingredientes suele ser uno de los aspectos en los que más nos fijamos, sin embargo, como nos explican desde Farma Dorsch, a la hora de elegir un cosmético es más importante prestar atención a que el proceso sea limpio o verde y que no se hayan utilizado sustancias que puedan causar irritaciones, “también es esencial que los ingredientes se estabilicen para que permanezcan puros o en buen estado en el momento de la aplicación”. Una de las consecuencias habituales de los cosméticos falsos es el estado de su fórmula o la duración de esta. Mientras los productos oficiales indican su caducidad, una vez abiertos, los cosméticos falsos se estropean a una mayor velocidad.

Foto: La fórmula y el lugar de conservación de un perfume son fundamentales para garantizar su aroma. (Unsplash)

El perfume de un cosmético es otra cuestión. Para camuflar el aroma de algunas fórmulas con una concentración elevada de activos que puedan generar un olor fuerte, la cosmetología utiliza perfumes. Sin embargo, estos deben integrarse con el resto de los ingredientes de una forma equilibrada, además de las correspondientes pruebas de estabilidad y compatibilidad. “También hay que minimizar riesgos de irritaciones teniendo en cuenta el perfil toxicológico de cada sustancia, la zona en la que va a ser aplicada y la concentración en el producto final, todo un trabajo de equipo en el que intervienen formuladores expertos y muchas exigencias regulatorias y toxicológicas”, detallan desde Farma Dorsch.


Perfumes falsos

Las materias primas y la elaboración de los perfumes merecen un epígrafe aparte a la hora de hablar de las falsificaciones. Para la elaboración de un perfume original se pueden utilizar más de 80 notas aromáticas, mientras que algunas falsificaciones no tienen más de 20 o 25, además de que estas moléculas no suelen proceder de ingredientes de alta calidad a diferencia de las que se utilizan en los perfumes originales. “Cuando las materias primas con las que se trabaja son naturales hay que vigilar de cerca la región donde se cultiva, la estación en la que se recolecta y el proceso de extracción para obtener las mejores propiedades”, recuerda Sonia Márquez Dorsch. En el minucioso proceso de elaboración de un perfume intervienen muchas personas, desde el campo de recolección hasta la nariz que diseña el perfume o el encargado del packaging.

Pero no solo el olor se ve alterado en una fragancia de imitación. “Los perfumes falsificados contienen etanol industrial o de baja pureza como disolvente. Además, se han encontrado compuestos prohibidos como el etilenglicol”, detalla Laura Romero, directora de formación de Guerlain España, que también señala otras agresiones más allá de sus componentes nocivos: “Carecen de protección ultravioleta, lo que puede ocasionar problemas en la piel como dermatitis, reacciones alérgicas y manchas. Estos ingredientes nocivos se mezclan en un alto porcentaje (50%) de agua”.

placeholder El color y la densidad del perfume puede indicarnos si es falso o no. (Unsplash)
El color y la densidad del perfume puede indicarnos si es falso o no. (Unsplash)

Cómo identificar un perfume falso

La directora de formación de Guerlain España nos explica cómo saber si estamos ante una imitación con tan solo tres pasos:

  • Prestar atención a su presentación: “En el perfume original, el celofán va pegado a la caja como una segunda piel; en los falsos hay aire, si lo frotáis con la mano, notaréis que hace ruido. Además, las cajas de los perfumes llevan sujeciones, cosa que no ocurre con los falsos”.
  • La consistencia del perfume: “Los fluidos de un frasco de perfume falso tienden a ser diferentes del auténtico. La textura y olor del producto rara vez coinciden con el original. Por otra parte, el color también puede decir mucho acerca de lo que nos estamos aplicando”.
  • Diferencias entre los frascos originales y los de imitación: “Los originales son suaves y homogéneos mientras que los falsos son porosos y tienen irregularidades, etc.

Para detectar un problema en la fórmula de un cosmético, desde Farma Dorsch apuntan al color o el olor de la fórmula como indicadores para detectar una posible contaminación: “También podemos no detectarla y causar un daño. Por ejemplo, que la piel esté delicada con alguna herida abierta o la persona tenga un sistema inmune débil en el momento de su aplicación”.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Agresión Perfume Cremas
El redactor recomienda