Ahora que estamos en verano, ¿cada cuánto hay que cambiar las sábanas?
  1. Estilo
  2. Decoración
Importante para la salud

Ahora que estamos en verano, ¿cada cuánto hay que cambiar las sábanas?

Una buena higiene en tu ropa de cama puede ayudarte a descansar mejor, por eso te contamos cada cuánto tiempo tienes que cambiar las sábanas en la época de verano

placeholder Foto: Cada cuanto hay que cambiar las sábanas en verano. (Sincerely Media para Unsplash)
Cada cuanto hay que cambiar las sábanas en verano. (Sincerely Media para Unsplash)

Una casa ordenada y limpia puede ayudarnos a vivir más cómodamente. Algunas cosas son sencillas de llevar a cabo, como recoger lo que se nos cae al suelo o lavar la veraniega vajilla que hemos usado para comer en la terraza, sin embargo cuando hablamos de otras rutinas de limpieza, como la frecuencia con la que debemos cambiar las sábanas, las cosas son diferentes porque siempre nos surgen dudas, ¿cada cuánto tiempo hay que hacerlo?

Esto es algo que nos da cierta pereza, quitar las sábanas -o la funda nórdica en invierno- que hemos estado usando y colocar las nuevas requiere un poco de esfuerzo físico por nuestra parte, aunque hay que reconocer que tampoco es excesivo. Sin embargo conviene señalar que, aunque cada casa es un mundo, hay algunas normas que son comunes a todos, por ejemplo que la frecuencia cambia en función de si estamos en verano o en invierno.

placeholder Cada cuanto hay que cambiar las sábanas en verano. (Bruce Mars para Unsplash)
Cada cuanto hay que cambiar las sábanas en verano. (Bruce Mars para Unsplash)

Descansar de forma adecuada nos ayudará a estar más lúcidas durante el día a tener más energía y poder así cumplir con todos los compromisos que tenemos pendientes. Además, no dormir las horas necesarias, que en adultos suelen ser unas siete de media, puede hacer que nos sintamos más lentas, más gruñonas e incluso, impedirnos perder peso. Por ello, mantener una correcta higiene se convierte en prioritario.

No cambiar las sábanas puede llegar a tener consecuencias para nuestra salud porque acumulan células de piel muertas, bacterias y ácaros que pueden llegar a causar alergias o dificultades respiratorias. Sí, aunque nos duchemos justo antes de irnos a la cama. Esto resulta aún más evidente en los meses de verano en los que tendemos a sudar más y meternos a la cama con mucha menos ropa, lo que hace que nuestra piel esté en contacto directo con las sábanas.

placeholder Cada cuanto hay que cambiar las sábanas en verano. (Ruby Schmank para Unsplash)
Cada cuanto hay que cambiar las sábanas en verano. (Ruby Schmank para Unsplash)

Por eso, si en invierno es aconsejable cambiar las sábanas de la cama una vez por semana, en verano esta norma varía ligeramente, haciendo que sea necesario cambiarlas más a menudo. Los expertos señalan que lo mejor es cambiarlas un par de veces por semana, por lo que no es mala idea tener varios juegos disponibles, de esta forma podremos poner menos lavadoras, ahorrando un poco y alargando la vida de nuestros textiles.

Esto en lo que respecta a las sábanas, pero en el caso de la funda de almohada, sobre la que apoyamos nuestra cara, es recomendable cambiarla cada dos días, puesto que aquí la piel es más delicada. Por supuesto todos estos consejos varían en función de cada persona, alguien que pase mucho calor por las noches tal vez tenga que cambiarlas más a menudo, o viceversa. En cualquier caso, lo ideal es no dejar que pasen más de 12 días sin cambiarlas.

placeholder Cada cuanto hay que cambiar las sábanas en verano. (Mathilde Langevin para Unsplash)
Cada cuanto hay que cambiar las sábanas en verano. (Mathilde Langevin para Unsplash)

A la hora de lavar las sábanas, es necesario seguir las instrucciones que nos marque la etiqueta, de esta forma conseguiremos que se mantengan en perfectas condiciones durante más tiempo. Independientemente del tejido en el que estén elaboradas -en verano es habitual que sean de algodón-, emplear lavados a una temperatura de 60º nos ayudará a eliminar un mayor número de bacterias y lograr que nuestras sábanas queden más limpias. También es recomendable airearlas a diario.

Así, en los meses de verano en los que hace más calor y solemos prescindir del pijama, es recomendable cambiar las sábanas dos veces por semana y la funda de almohada cada dos días. No debemos olvidar lavar también el relleno de las almohadas, así como las colchas, una vez al mes. Mantener una buena higiene en nuestra cama es esencial para dormir bien.

Ordenar
El redactor recomienda