Logo El Confidencial
Come mejor, duerme mejor

3 cenas saludables y ligeras que puedes preparar en menos de 15 minutos

Apunta estas recetas fáciles de hacer para que tus cenas sean más sencillas

Foto: Cenas sencillas y saludables que puedes preparar en 15 minutos. (Pablo Merchán Montes para Unsplash)
Cenas sencillas y saludables que puedes preparar en 15 minutos. (Pablo Merchán Montes para Unsplash)

Aunque a la mayoría de las personas nos gusta comer bien, no todo el mundo siente la misma disposición para ponerse a cocinar. La hora de la cena, además, suele encontrarnos ya cansadas y con pocas ganas de preparar algo muy elaborado.

Tampoco podemos olvidarnos de esas personas que, por mucho que lo intenten, no terminan de encontrar la forma de combinar lo que tienen en la nevera. O de quienes son capaces de estropear un vaso de leche con galletas.

Pero para todo hay solución. Por ejemplo, hay muchas recetas que son muy ligeras, para que durmamos mejor, y sencillas, pero que pueden convertir nuestra cena en toda una experiencia gourmet en solo 15 minutos.

Verduras al vapor con salsa de menta

Preparar las verduras al vapor puede hacer nuestras cenas más sencillas. (Nadine Primeau para Unsplash)
Preparar las verduras al vapor puede hacer nuestras cenas más sencillas. (Nadine Primeau para Unsplash)

Una buena forma de cocinar las verduras con poca grasa es al vapor y en esto el microondas puede convertirse en tu mejor aliado. Así, simplemente troceando las verduras elegidas y colocándolas en una fuente para microondas, podemos tenerlas preparadas en cinco minutos.

Para que queden bien, añadimos un par de cucharadas de agua, cubrimos con film transparente y le hacemos un par de agujeros.

Para que esta cena no quede sosa piensa en una salsa que puedas hacer rápidamente en casa. Una mezcla que no falla es mostaza con un poquito de aceite de oliva y (un poco de indulgencia) una cucharita pequeña de miel. Sin embargo, hay una versión igual de sabrosa, pero algo más fresca y saludable. Hablamos de una salsa de yogur y menta.

Solo necesitas un yogur natural no edulcorado ni azucarado, un buen puñado de menta o hierbabuena, una cucharada sopera de aceite vegetal (mejor si es de oliva virgen extra, aunque sea fuerte), una pizca de sal, un poco de pimienta y, si tienes, un chorro de limón. Además, le puedes añadir medio diente de ajo, si te gusta. Junta todo en un buen procesador o batidora, deja que enfríe mientras se templan las verduras et voilà! Un plato genial al que, si sumas un puñado de garbanzos cocidos, no le faltará de nada.

Crepes de espinacas

Creednos cuando os decimos que esta receta es rápida y facilísima. Tan solo tienes que mezclar en una batidora un huevo, dos puñados de espinacas frescas (de las de bolsa de ensalada sirve perfectamente), harina de avena (o de cualquier otra si no tienes de avena), un chorrito de AOVE y otro de leche o bebida vegetal sin azúcar. Hecha la mezcla, a la sartén por los dos lados y listo.

Rellena con lo que más te apetezca y tengas en la nevera, desde salmón ahumado con una capa fina de queso crema a una lata de atún al natural escurrida con unas rodajas de tomate. Deja volar tu imaginación.

Ensalada de brotes tiernos, fresón y anacardos

Las ensaladas son de los platos más recurrentes cuando nos apetece poco cocinar. Con una sencilla ensalada de tomate con mozzarella, podemos tener una cena estupenda, pero hoy vamos a darle una vuelta al concepto ensalada.

Para ello aprovecha la fruta de temporada, como los fresones, anacardos naturales (no fritos ni horneados), queso fresco desmenuzado y brotes tiernos como rúcula o canónigos. Para aliñar, una cucharada de AOVE, un poco de vinagre balsámico, sal y pimienta. ¿Quieres un extra? Sustituye el vinagre por un buen chorro de naranja recién exprimida, ¡alucinante!

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios