Las vacaciones de Pedro Sánchez, en el aire: el secreto mejor guardado del presidente
  1. Famosos
POLÍTICA

Las vacaciones de Pedro Sánchez, en el aire: el secreto mejor guardado del presidente

La crisis sanitaria y los rebrotes complican el descanso estival de Sánchez y su familia. Si decidiera relajarse unos días, "lo más probable es que se fuera a Doñana, como siempre"

Foto: Angela Merkel visitó a Pedro Sánchez en Doñana en 2018. (EFE)
Angela Merkel visitó a Pedro Sánchez en Doñana en 2018. (EFE)

El primer año de presidencia de Pedro Sánchez, su departamento de comunicación informó de los días de vacaciones que se iba a tomar y a dónde iba a ir. El segundo año, la estrategia cambió y decidieron no informar. La prensa supo, eso sí, que el presidente del Gobierno se iba a Doñana durante una semana. Este año, el tercero, se avecina mucho más complicado. Nadie sabe nada, no han informado y parece que no lo harán. Si ni siquiera se sabe si el presidente tendrá vacaciones dadas las circunstancias críticas en las que se encuentra el país. Por eso, mientras se mantiene el secreto, su mujer, Begoña Gómez, ha optado por pasar unos días en Mojácar, Almería, a su aire, tal y como ha adelantado 'Look'.

LEA MÁS: La nueva ocupacion de Begoña Gómez

Desde Vanitatis nos hemos puesto en contacto tanto con el palacio de la Moncloa como con el PSOE, pero nadie informa de las vacaciones del presidente. Ni siquiera alguno de sus más estrechos colaboradores sabe qué sucederá. “No puedo informarte porque lo desconozco”, nos comenta uno de sus asesores.

Fuentes extraoficiales nos dicen que este año es complejo y que si se toma unos días de descanso, y solo unos días, lo más probable es que vaya a Doñana, como siempre ha hecho. No son tiempos de grandes alharacas.

Pedro Sánchez pasó unos días en Lanzarote en 2018. (EFE)
Pedro Sánchez pasó unos días en Lanzarote en 2018. (EFE)

El ejemplo más claro lo tenemos en Fernando Simón, quien ha pasado unos días en el Algarve y le han llovido las críticas por descansar en plena época de rebrotes. Ver al presidente con su familia, relajado, incluso en bañador (como se vio a Simón) puede que no sea la mejor estrategia.

"Nos enteramos por la prensa"

Desde el ayuntamiento de Almonte, municipio al que pertenece el palacio de las Marismillas, donde se aloja el presidente en sus vacaciones, no tienen noticias de una posible visita, aunque puntualizan: “Nosotros no tenemos potestad sobre el palacio y nunca nos dicen si el presidente viene, solemos enterarnos por la prensa de que está aquí de vacaciones”.

Con todo, en 'El Confidencial Digital' han informado de que el citado palacio está a punto y que incluso lo han acondicionado especialmente con desinfección contra el coronavirus. La empresa encargada de las tareas de mantenimiento, según este medio, es Tragsa, a la que también hemos contactado sin éxito.

Pedro Sánchez, con Begoña Gómez en Mojácar en 2014. (EFE)
Pedro Sánchez, con Begoña Gómez en Mojácar en 2014. (EFE)

El recinto escogido por Sánchez siempre ha sido el palacio de las Marismillas, en Doñana, destino en el que ha pasado sus días de descanso estival con su familia en los dos últimos veranos. Y ninguno ha sido un verano fácil. Cabe recordar que el año pasado, sin ir más lejos, se fue de vacaciones estando en funciones, sin un Gobierno pactado todavía.

Un palacio colonial

El palacio de las Marismillas, propiedad de Patrimonio del Estado, se encuentra situado en el extremo sur del parque de Doñana. En los años 90 fue remodelado por Felipe González, y desde entonces ha sido utilizado por varios presidentes del Gobierno de España para sus vacaciones.

Pedro Sánchez, en Doñana con su mujer, Begoña Gómez, en 2018. (EFE)
Pedro Sánchez, en Doñana con su mujer, Begoña Gómez, en 2018. (EFE)

Además de las vacaciones presidenciales, desde 1992 también tiene un uso protocolario en virtud del cual ha albergado al ex primer ministro británico Tony Blair, a Helmut Kohl, Lionel Jospin, Andrés Pastrana, Vicente Fox o al rey Balduino de Bélgica, entre otros. Este último era un gran amante de España, probablemente debido a la influencia de su esposa Fabiola.

De estilo colonial nórdico, el palacio de las Marismillas fue construido por encargo del II duque de Tarifa en 1912. Carlos María de Constantinopla Fernández de Córdoba y Pérez de Barradas (1864-1931) accedió a esta propiedad al estar casado con María de los Ángeles Medina Garvey, heredera de Guillermo Garvey, quien había comprado en 1900 el coto de Doñana al ducado de Medina Sidonia. El precio fue de 750.000 pesetas por casi 15.000 hectáreas de tierra, según explican en el Parque Nacional.

Pedro Sánchez Begoña Gómez Vacaciones
El redactor recomienda