El 'otro' Florentino Pérez: viudo del amor de su vida, niño competitivo y muy familiar
  1. Famosos
PERSONAJES

El 'otro' Florentino Pérez: viudo del amor de su vida, niño competitivo y muy familiar

El empresario es un rostro conocido internacionalmente, pero mantiene blindada su vida privada. Creció entre Hortaleza y Chamberí, y su padre Eduardo ya tenía varios negocios

Foto: Florentino Pérez.
Florentino Pérez.

En una ocasión, hace cinco años, quien esto escribe coincidió con Florentino Pérez en un evento familiar. Costaba reconocerlo porque en su vida pública no suele mostrar aquella sonrisa franca y grande. Era el bautizo de una de sus nietas en una parroquia del barrio de Hispanoamérica, en Madrid, y lucía muy elegante con un traje gris, sin asomo de rigidez. Rodeado por toda su familia, haciéndose fotos con los nietos en la primavera madrileña, no parecía el gran tiburón que han descrito los medios de comunicación esta semana. Desde el domingo en que se filtró la creación de la Superliga, uno de los rostros que ha estado en la diana internacionalmente ha sido el de este empresario del que, en realidad, se conoce muy poco en clave personal.

Dicen que Pérez solo se relaja en familia o en su barco. Si no es por motivos empresariales o futbolísticos jamás sale en los medios, pocos ponen cara a alguno de sus tres hijos. Solo Cuchy (María Ángeles), restauradora y antigua periodista, ha concedido alguna vez una entrevista. La mejor manera de saber de él es acudir a su única biografía autorizada, 'Florentino Pérez, el hombre, el empresario, el presidente', firmada por el desaparecido Gaspar Rosety. Allí, a través de entrevistas con el propio Florentino, con su esposa o con sus amigos del colegio, se descubre al niño que fue.

placeholder Florentino Pérez, en el Bernabéu. (EFE)
Florentino Pérez, en el Bernabéu. (EFE)

"A juicio de los que han convivido con él desde la infancia, Florentino fue un chico muy travieso, abierto, nada tímido, muy querido por todos, y eso se reflejaba en su rendimiento escolar. Nunca fue un estudiante de matrícula de honor, por lo menos en primaria y bachillerato, pero, eso sí, tampoco suspendía nunca". Florentino era el tercero de cinco hermanos. Marisol, Conchita, Florentino, Ignacio y Enrique. Sus padres les inculcaron la cultura del esfuerzo y la responsabilidad, aunque el presidente del Madrid no mostró sus verdaderas habilidades académicas hasta que estudió Ingeniería de Caminos.

Foto: Florentino Pérez.

Hasta entonces, currículo discreto. En un momento del libro, uno de sus mejores amigos de la infancia, el cardiólogo Jerónimo Farré, compañero en el colegio San Antón, relata una anécdota que ya revela el carácter de Florentino. "Éramos tremendamente competitivos, queríamos ganar a todo y, en efecto, siempre vencíamos en fútbol, en balonmano, en casi todo. Era tal nuestro afán por ganar que, por ganar, ganábamos hasta en la recolecta del Domund para las misiones. Los profesores hacían unas clasificaciones como si fueran termómetros para saber qué grupos de alumnos conseguíamos más dinero en las aportaciones para los niños del Tercer Mundo y nosotros luchábamos por ser siempre los primeros. Más aún, siempre éramos los primeros".

Los padres de Florentino, Eduardo y Soledad, crearon una familia nuclear, de la que se reúne los domingos a comer pase lo que pase. Don Eduardo era empresario, tenía dos perfumerías en Madrid (de nombre Shangai) y además presidía la cooperativa de perfumerías y limpieza Coperlim. Los cinco hijos accedieron a carreras universitarias, contaban con un televisor, tenían una segunda residencia en Ciudad Lineal y veraneaban en Levante. "Un niño normal en una familia normal", ha dicho el propio Florentino, aunque de posición desahogada gracias al trabajo, algo que mamaron todos desde pequeños.

placeholder Florentino, con su hija Cuchy en una mesa de cuestación contra el cáncer. (EFE)
Florentino, con su hija Cuchy en una mesa de cuestación contra el cáncer. (EFE)

Respecto a las mujeres, este es un capítulo especialmente sensible para Florentino Pérez. Tuvo alguna novia en su juventud, como una americana llamada Mariana o una tal Encarnita a la que conoció en Denia, pero sin duda la mujer de su vida fue María Ángeles Sandoval, a la que todo el mundo conoció como Pitina. La esposa de Florentino falleció por un infarto de miocardio a la edad de 62 años, tras haber superado una grave enfermedad. Se habían conocido cuatro décadas antes, en una cafetería de Argüelles, cuando Pitina trabajaba como secretaria en el cuerpo médico de El Corte Inglés. Ella fue la madre de sus tres hijos, Chivo (Florentino), Over (Eduardo) y Cuchy, y dicen que, desde que no está, la vida se le ha hecho un poco más bola al empresario.

Foto: Fallece a los 62 años María Ángeles Sandoval, 'Pitina', esposa de Florentino Pérez

“Mi madre era la sencillez absoluta. Y a mi padre siempre lo he visto trabajar sin hacer ostentación de nada. A veces, le echo un poco la bronca: ‘Papá, tienes que aprender a no hacer nada’. La gente se cree que es muy serio, pero en casa tenemos todos un sentido del humor muy ácido. Nos han dado muchos valores: la generosidad, el respeto, el tener los pies en el suelo…”, explicaba Cuchy en una entrevista para 'Vanity Fair', donde hablaba con admiración de su padre, claro, pero también de su madre. "Ella fue la que me puso Cuchy desde que nací. Contó varias historias sobre la decisión, pero nunca sabremos la verdad. Era una bestia parda. Siempre decía lo que pensaba y sabía estar. La gente la quería por eso”, recordaba.

Pitina daba clases de bolillo y de punto de cruz en una tienda de su propiedad y llevaba a cabo también una gran labor solidaria relacionada con África, pero en su tiempo libre acompañaba siempre a su marido a los partidos y a los viajes. Era un rostro habitual para los periodistas del sector. Incluso en algún momento actuaba de portavoz de Florentino, como cuando en 2006 la entrevistaron en Radio Marca tras dimitir él de la presidencia del Real Madrid: "¿Cobarde? Hay que ser muy valiente para irte porque te falla algo; ha sido honesto", le defendió.

placeholder El presidente del Real Madrid, con el Rey. (EFE)
El presidente del Real Madrid, con el Rey. (EFE)

La ausencia de María Ángeles desde 2012 supuso un antes y un después en la familia. Pérez se volcó aún más en el Real Madrid y en la presidencia de ACS, una de las grandes constructoras del mundo. Si ha rehecho su vida sentimentalmente, nada se sabe. En estos años ha habido rumores que lo relacionaban con una u otra señora, pero cuando preguntas, la respuesta es siempre la misma: "Todo su tiempo lo dedica a trabajar". Sus ratos libres los pasa con la familia y los amigos, viendo películas en su cuartel general del barrio de República Argentina, en Madrid, o en su barco, el Pitina III. El cine es su afición más antigua, incluso se matriculó en la Escuela de Dirección de Cine, aunque no llegó a terminar la carrera.

Sus hijos están involucrados en el entramado empresarial familiar, pero además han emprendido algunos negocios por su cuenta. La más conocida, Cuchy, estudió Periodismo y durante un tiempo trabajó en el mundo de la comunicación, pero donde ha encontrado el éxito es con su restaurante El Babero, un homenaje a la gastronomía de siempre (si tienen hambre, mejor no curioseen su Instagram). Over ejerce como administrador único de Ariadna Gateau, dedicada a la fabricación de pan y pastelería. Y Chivo gestiona sus propias inversiones en valores e inmobiliaria a través de Peyflosa.

Florentino Pérez