Celia Villalobos: "No me gusta que a Ayuso la llamen Lady Madrid. Es machista y cursi"
  1. Famosos
ENTREVISTA

Celia Villalobos: "No me gusta que a Ayuso la llamen Lady Madrid. Es machista y cursi"

Hablamos con la expolítica del PP que tras su jubilación lleva una vida más tranquila volcada en su familia y sus canales de cocina en redes. Ha puesto en venta su casa de Torremolinos

placeholder Foto: Celia Villalobos. (EFE)
Celia Villalobos. (EFE)

Celia Villalobos dejó la política en 2019, tras haber ocupado distintos cargos públicos durante 33 años bajo las siglas del Partido Popular (PP), desde la Alcaldía de Málaga hasta la cartera del Ministerio de Sanidad. Ha sido una de las mujeres mas emblemáticas de la formación política y, en una entrevista que concede a Vanitatis, nos reitera que está feliz del triunfo de Isabel Díaz Ayuso en Madrid. “Eso sí, no me gusta nada que la llamen Lady Madrid porque eso es machista, pijo y cursi. Ella no es así, solo es un poco simplona”. La que fue alcaldesa de Málaga reconoce que, al principio, no veía con mucha simpatía a la que hoy es presidenta de la Comunidad de Madrid, “pero en estos momentos yo la habría votado”. Le ofende que Pedro Sánchez se ofuscara con la lideresa madrileña: “Él dijo a matarla como enemigo y los madrileños han sido más listos y se han levantado diciendo que no, que la quieren. Sus grandes logros han sido controlar la pandemia y la economía en estos tiempos tan duros de crisis, así que ‘chapeau’ por ella”.

Foto: Celia Villalobos y su marido, Pedro Arriola, en una imagen familiar. (Archivo de la autora)

Celia nos cuenta que vive ahora en otra dimensión. Desde que le preguntó Jorge Verstrynge “¿qué hace una chica como tú en un sitio como este? en AP”, ya ha llovido mucho y la malagueña nos precisa que “dejé la política porque la manera de hacerla ahora ya no me gusta”. Así que Celia vive inmersa en otros universos paralelos: se dedica a cocinar, a sus tertulias y hasta ha escrito un libro (‘La política apasionada’) “sin negros, sin amarillos y sin azules”, como ella misma explica. “Mi hija Amaya (ahora paso mucho tiempo con mis hijos y nietos) me ayudó mucho con todo el tema de internet. Y me dijo lo más bonito que se le puede decir a una madre: que estaba escrito con el corazón”.

Vende su casa de Playamar

Celia dejó todos sus cargos cuando Rajoy perdió la moción de censura y ya no ha formado parte de ningún equipo de Pablo Casado. Divide su tiempo entre Málaga (su ciudad de siempre), Torremolinos (donde mantiene la casa de verano que ahora ha puesto a la venta) y Madrid (donde está la residencia familiar con su marido, Pedro Arriola). Celia es una malagueña de pro y señala que “ser alcaldesa de esta ciudad es lo más preciosísimo que me ha pasado en la vida”. Pero todo tiene etapas en la vida y ahora cada vez pisa menos la ciudad del Cenachero. Así que ha decidido vender su casa de Playamar: “Ya mis hijos están en Madrid y nosotros también vivimos allí prácticamente todo el año, así que a esta casa familiar, que tantos buenos recuerdos nos trae a mi marido y a mí, le vamos a decir adiós”.

placeholder Celia Villalobos, en Málaga. (Getty)
Celia Villalobos, en Málaga. (Getty)

De su esposo dice que es el hombre más inteligente que se ha encontrado en el mundo. Siendo universitaria viró al pensamiento comunista por él y militó en su juventud en el Partido Comunista de España (PCE). “Pero entonces nada de esto tenía que ver. Fíjate, los comunistas de ahora se han cargado directamente al PSOE. Los cometidos en política son ahora totalmente divergentes, llenos de zancadillas”. En opinión de Celia, no está en el ‘time’ de Ayuso ser una amenaza política para Pablo Casado: “No creo que su misión sea la de cargarse a la primera cabeza del partido”. Para Villalobos, “Ayuso nada tiene que ver con Esperanza Aguirre. Ni por asomo”.

Rociito o política

Cuando Celia fue ministra de Sanidad se le quedó tatuada esa imagen para toda España de las vacas locas y el caldito. “Pues sí, ese sambenito me acompaña siempre, pero de algo hay que hablar”. Celia sigue la actualidad del día a día al dedillo ya que está de tertuliana en TVE: “Y fíjate, niña, que con la Rociito ya nadie se interesa por la política. Y eso le viene de perlas a Pedro Sánchez”. Para la expolítica, la única fórmula para que el centro derecha vuelva a ganar unas elecciones es ir con unas solas siglas y un solo partido: “Ya ves, todos los que han querido dinamitar el bipartidismo han acabado en su casa, léase Pablo Iglesias y Albert Rivera”.

Foto: Pablo Iglesias. (Reuters)

La política española es machista según Celia, y es porque la sociedad lo es. Un ejemplo, como dice ella, es que no ha visto a ninguna presidenta instalarse como mandataria del país: “¿Sabes lo que te digo? Que me gustaría votar a una mujer como presidenta de Gobierno. No me quiero morir sin verlo. Yo siempre digo que las mujeres no nos peleemos entre nosotras. A los hombres les encanta vernos matarnos vivas y hay que ser más listas. Mientras entre nosotras nos peleamos, ellos ascienden. Y si no, mira lo que ha pasado en los últimos tiempos con las mujeres de mi partido”.

placeholder Celia Villalobos. (Vanitatis)
Celia Villalobos. (Vanitatis)

Para Celia, una buena alternativa sería Fátima Báñez, alguien leal, comprometida y trabajadora. A otra de las mujeres que admira sobremanera es a la reina Letizia. “Tenemos un Rey estupendo, un ser humano excepcional al que le ha venido fenomenal la reina Letizia porque le ha puesto en la realidad de lo que son los españoles”. Para muchos, Celia Villalobos sigue siendo el soneto más libre del PP. Ahora se ríe cuando recuerda cómo compañeros suyos presionaban a Moncloa para sentarse en las cenas del Palacio Real y colgarse luego las medallitas hasta en las bodas de los hijos. “Fíjate, a mí no me ha gustado nunca el postureo de esos eventos, y ahora hay algún traje de esos que tenía para poner en venta en Wallapop”.

Mejor ‘MasterChef’ que un psiquiatra

Celia todavía no se ha vacunado. Pasó el covid en el mes de enero, “pero muy tranquilito y muy bien”. Ha descubierto que la cocina le gusta casi tanto como la política. La vimos en ‘MasterChef’, del que dice que no se parece en nada al Congreso. Celia Villalobos, que lo había sido casi todo en el PP (diputada desde la primera legislatura de Aznar, alcaldesa de Málaga, ministra de Sanidad y vicepresidenta de la mesa del Parlamento), saborea en estos momentos la vida con un simple huevo frito. Ahora está feliz sin tener que atender a ninguna responsabilidad pública: “Pero, fíjate, yo estaba fenomenal con mis hijos, nietos y amigos, pero nunca sonaba el teléfono. Acostumbrada en política a que mi móvil no parara, se hacía raro ese silencio. Así que cuando fui a ‘MasterChef’, me salvaron la vida. Para mí fue mejor que ir a un psiquiatra. Desde entonces, cocino en mi canal de Instagram y YouTube. Siempre con el perro de mi hija pegado a los talones”.

Celia dice que, ahora más que nunca, se acuerda del refrán que le decía el padre de una amiga suya: “Casi todo el mundo aplaude tus piruetas, pero tú sola te curas las agujetas. Y eso es vivir”.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Noticias de Famosos
El redactor recomienda