La intrahistoria de la exclusiva de la separación de Ponce y Paloma Cuevas
  1. Famosos
UN AÑO DESPUÉS

La intrahistoria de la exclusiva de la separación de Ponce y Paloma Cuevas

Se cumple hoy un año desde que saliera en la portada de la revista donde se anunciaba el divorcio de la pareja, que se confirmaría siete días después con un comunicado oficial

Foto: Paloma Cuevas y Enrique Ponce. (Cordon Press)
Paloma Cuevas y Enrique Ponce. (Cordon Press)

Este miércoles, 30 de junio, se cumple un año de la publicación de una información que dejó a todo el mundo sorprendido: Enrique Ponce y Paloma Cuevas se separaban. Nadie imaginaba que uno de los matrimonios aparentemente más sólidos del panorama social y taurino se podría romper. Poco después conoceríamos de la existencia de Ana Soria y de la relación del torero con la joven almeriense. Este miércoles, la revista 'Diez Minutos' publica que la expareja podría acabar yendo a juicio por su divorcio. Según la publicación, el torero habría rebajado la cifra de pensión mensual por la la crisis que la pandemia ha provocado en el mundo de los toros. Además, Paloma también estaría retrasando el momento en que sus hijas conozcan a Ana Soria.

A día de hoy, Paloma Cuevas y Ponce solo están separados de hecho y no legalmente. Un divorcio de mutuo acuerdo cuya documentación se encuentra en el despacho de los profesionales que lo tramitaron a falta de la firma del torero. La empresaria lo rubricó en octubre pasado y hasta ese momento parecía que no existía mayor problema porque ya se había ajustado todo lo referido a la custodia y necesidades de las hijas. La finca Cetrina, donde se celebró la comunión de Bianca, no estaba en juego porque la compró Ponce cuando comenzó a despuntar.

placeholder Paloma Cuevas. (CP)
Paloma Cuevas. (CP)

Doce meses después, la historia sentimental de Ponce y Ana vuelve a ser noticia por la influencia que ha tenido este asunto en su abandono indefinido de los ruedos, como figura en el comunicado que envió el lunes a las ocho de la tarde. Una noticia que ha sorprendido al mundo taurino, pero no a los íntimos, que sabían que el estado emocional del torero en la plaza no era el de siempre. Esa tensión puede resultar un peligro ante el toro. Ana Soria no ha sido la causante, pero sí el motivo del cambio radical en la vida de Ponce. La familia de la estudiante de Derecho es ahora su centro de referencia. Y no solo los padres, sino también Baltasar Garzón, que forma parte del entramado afectivo de Soria. No sería raro que el exjuez fuera uno de los ‘asesores áulicos’ de la pareja para apuntalar una relación que comenzó públicamente cuando la revista ‘Semana’ llevó en portada la historia.

Filtraciones y desmentidos

En el tiempo que va desde que circuló el rumor de que algo sucedía en el matrimonio Ponce-Cuevas hasta que el periodista Antonio Montero ofreció la información al semanario, sucedieron filtraciones. Aseguran a Vanitatis que, posiblemente, fueron interesadas para que el romance se conociese. El torero y la estudiante llevaban tiempo juntos y no era cuestión de mantener la clandestinidad. La propia Ana Soria contó al periodista José de Santiago que Ponce le había dicho que llevaba dos años separado de Cuevas. Esta cronología no casaba con las apariciones del matrimonio en reuniones de amigos, y menos al elegir el torero pasar el confinamiento en la Cetrina con su mujer, sus hijas y los suegros.

placeholder Ana Soria, viendo torear al diestro. (EFE)
Ana Soria, viendo torear al diestro. (EFE)

Antonio Montero prefiere no entrar a explicar a quién le interesaba publicitar el asunto amoroso. “Di la noticia, que, por supuesto, no puedo contar de dónde me vino. Había rumores de que el matrimonio no funcionaba. Llamé a Enrique y al entorno, que conozco muy bien, y nadie me quiso confirmar la historia. Llevé el tema a ‘¡Hola!’ cuando ya tuve la certeza de la información, pero no lo quisieron y me fui a ‘Semana’, que se lo quedó".

El día antes de la salida de la revista, la periodista Beatriz Cortázar adelantó las iniciales A. S. en la ‘Crónica Rosa’ del programa de Federico Jiménez Losantos. Ya no había vuelta atrás. A continuación, Lydia Lozano enseñó en ‘Sálvame’ la foto más esperada, que ratificaba el enamoramiento del torero. En la imagen aparecían comiendo Ponce, Julio (chófer y confidente) y la belleza rubia de la que aún se sabía muy poco en un restaurante de Mojácar. Así lo cuenta la colaboradora televisiva: “Me llegó la foto por casualidad y fue un bombazo. Tengo amigos en Mojácar que coincidieron en ese restaurante y me la pasaron”.

Y Ana Soria se viralizó

La realidad de esa puesta en escena tuvo que ver con la ingenuidad de la pareja. Ponce y Ana, por indicación de sus padres, no se instalaron en un hotel sino en la casa de unos amigos íntimos de la familia. De esta manera, creían que podían resguardar su intimidad.

Lo que no calcularon fue que en ese restaurante habría un ciudadano paparazzo que fue quien pasó el documento gráfico a Lydia. A partir de ese momento ya no había necesidad de esconder lo que era una realidad. Comenzó la exposición pública en redes sociales que dejó estupefacto al mundo taurino, donde no reconocían al torero.

Fue entonces cuando, unido a la publicitación del romance, comenzaron a filtrarse datos sobre la joven. Se supo qué estudiaba, quién era su familia, declaraciones del abuelo, de la madre, que aseguraba que solo veía La 2 cuando llevaba el ‘¡Hola!’ debajo del brazo, del novio anterior… También se filtró que el conocimiento de Ana y Ponce llegaba por vía paterna, pues el padre era un seguidor del torero igual que Baltasar Garzón.

Ana creció y se convirtió en una espectacular joven y fue entonces cuando Ponce se fijó en ella, se enamoró y cambió su manera de vivir. Hasta que no apareció, las mujeres que pululaban cerca del torero nunca supusieron un peligro para la estabilidad matrimonial con Paloma Cuevas. Muy diferente fue el ciclón rubio con el que el torero tiene su proyecto futuro, y de ahí su retirada indefinida. Formar una familia sería el siguiente paso y para eso tendría que firmar el divorcio. En el entorno familiar no quieren que sea la novia eterna.

Enrique Ponce Paloma Cuevas
El redactor recomienda