Los otros negocios (no muy boyantes) de Enrique Ponce ahora que deja los toros
  1. Famosos
ADIÓS A LOS RUEDOS

Los otros negocios (no muy boyantes) de Enrique Ponce ahora que deja los toros

Ponce abandona la temporada "por tiempo indefinido". Repasamos su vertiente empresarial más allá de los toros, que incluye un aceite gourmet o intereses inmobiliarios

placeholder Foto: Enrique Ponce, en una presentación. (Cordon Press)
Enrique Ponce, en una presentación. (Cordon Press)

Con media España pendiente del fútbol, Enrique Ponce sorprendía anoche emitiendo un comunicado en el que anunciaba su decisión de abandonar la temporada taurina "por tiempo indefinido". "A quienes durante más de tres décadas me han acompañado -arranca el comunicado-, lo primero que quiero es daros las gracias por el cariño y apoyo incondicional, en especial en este último año de pandemia en el que decidí defender la tauromaquia, tirar para adelante y devolverle al mundo del toro lo mucho que me ha dado. En este momento de mi temporada taurina 2021 he decidido hacer un alto en el camino y retirarme por tiempo indefinido".

El torero lleva un año en boca de todos y no precisamente por su labor en la plaza. Desde que se hizo pública su relación con Ana Soria y su separación de Paloma Cuevas, la vida del maestro ha estado muy expuesta. De ahí su decisión de abandonar primero las redes sociales y después las plazas, quizá para olvidar y que se olviden de él y poder disfrutar de su vida personal. Aunque es uno de los toreros más lauredos de su generación, Ponce siempre ha tenido una vertiente empresarial al margen de las plazas que le puede permitir 'vivir sin trabajar' un tiempo.

placeholder Enrique Ponce, en la feria de San Juan y San Pedro en León. (EFE)
Enrique Ponce, en la feria de San Juan y San Pedro en León. (EFE)

En el año 2017, el maestro valenciano puso en marcha el espectáculo 'Crisol', mezcla de diversas artes y fruto de su pasión por la música (se ha publicado que prepara disco con Julio Iglesias) y el toreo. En él, compartía cartel mano a mano con Javier Conde bajo un ambiente que tenía muy presente la estética de las artes plásticas y la fusión de diversas disciplinas musicales. El montaje alcanzaba su cima con las actuaciones de Estrella Morente, Pitingo y la soprano Alba Chantar. Su ambición era llevarlo por diversas ciudades españolas, pero ese sueño, que se estrenó en La Malagueta, no ha tenido por el momento más recorrido.

Foto: El torero Enrique Ponce. (Cordon Press)

Enrique Ponce es uno de los mejores toreros del escalafón y lleva tres décadas jugándose la vida en los ruedos en España y en América. "Su estética (siempre tan importante en el toreo), su técnica, su saber de toros, es la mejor", afirma un experto taurino. Sin embargo, el buen hacer que ha demostrado en las plazas no ha asomado de momento en su faceta como empresario. Más allá de las socorridas inversiones inmobiliarias, no ha tenido demasiada suerte con las iniciativas que ha puesto en marcha, como le ocurrió hace tres años con Crisol. De esta mala pata empresarial da cuenta el Registro Mercantil, donde el nombre de Ponce aparece en varias sociedades.

placeholder Ana Soria, durante una corrida de Ponce. (EFE)
Ana Soria, durante una corrida de Ponce. (EFE)

El torero ha invertido el dinero que ha ganado en los toros a lo largo de estos años y cuenta con varias empresas dedicadas a la gestión de alquileres. Ponce es propietario de varios locales comerciales y naves en Úbeda, Villacarrillo, Torremolinos o Fuengirola que alquila a otros empresarios. La gestión de estos alquileres se lleva a cabo a través de diversas sociedades. La matriz es CPM Building, con sede en la madrileña y aristocrática plaza de la Lealtad. Se creó en 1997 y su objeto es la compra, venta y explotación de bienes inmuebles. CPM cuenta con un activo de 3.800.000 euros y en el año 2019 cerró perdiendo dinero, en concreto más de 27.000 euros. La cifra no es buena, teniendo en cuenta que en 2018 los resultados superaron los 200.000 euros positivos.

Paloma, antigua apoderada

CPM maneja el 100% de otra entidad, Sucesores de Benito Zoido, dedicada a la producción agrícola pero también a la explotación de inmuebles tanto rústicos como urbanos. Esta empresa, que tiene su sede en Jaén, cerró 2018 con pérdidas superiores a los 185.000 euros. También controla un 52% de otra entidad, Onubecam, dedicada igualmente al alquiler de bienes inmobiliarios. Esta sociedad no había tenido vida aparente en los últimos años, pero en los últimos meses ha pisado el acelerador, presentando las cuentas de varios ejercicios seguidos y solicitando la reapertura de su hoja registral.

De sus intereses económicos se han ocupado principalmente Álvaro Ponce, hermano del maestro, y su socio Tomás Poblaciones. Álvaro Ponce ha sido desde que era un veinteañero la mano derecha del torero para todo tipo de menesteres. Mientras Enrique se jugaba la vida en la plaza, Álvaro se ocupaba de casi todo lo demás, y es un hombre conocido y respetado en el mundo taurino. Sin embargo, según datos del Registro Mercantil, en el año 2017 dejó sus cargos en las sociedades del torero. También ha dejado de aparecer Paloma Cuevas como apoderada de estas sociedades, un papel meramente representativo.

placeholder Enrique Ponce, presentando su aceite. (EFE)
Enrique Ponce, presentando su aceite. (EFE)

"El olivar de Enrique Ponce se extiende en las fincas de Cetrina y Avenzas, las dos muy cercanas, en el término municipal de Navas de San Juan. En las 400 hectáreas destinadas a este cultivo intensivo crecen 53.000 árboles. Aceite de cosecha temprana, fruto de aceitunas picual recogidas a finales del mes de octubre [...]. La variedad picual tiene carácter, es potente. Y el aceite de Enrique Ponce, según su productor, tiene aroma, sabor y color peculiares. Ese rasgo picante característico de la picual se matiza, y nos queda un aceite afrutado, que huele a zumo de aceitunas. Un aceite con personalidad muy mimado", se puede leer en la publicidad de su aceite gourmet, quizá el negocio más conocido del torero.

Cetrina, malos resultados

El producto se comercializa a través de su propia web y de El Corte Inglés, a 19,80 euros la botella de 500 ml. Los resultados de la empresa, sin embargo, no son buenos. En 2018 perdió 324.136 euros, lo que disparó casi un 90% las pérdidas respecto a 2017, cuando se dejó 39.000 euros. El ejercicio 2019 ahondaba en los malos datos. La empresa, que da trabajo entre personal administrativo y agrario a casi 30 personas, perdió en ese ejercicio 207.000 euros, una cantidad significativa (aunque reducía las pérdidas en más de 120.000 euros).

Gastronomía, espectáculo, inmobiliaria y música, varios caminos por los que transitar mientras se despeja su papel en el mundo del toro.

Enrique Ponce
El redactor recomienda