Paloma Cuevas y Enrique Ponce ya están oficialmente divorciados
  1. Famosos
YA NO SON MARIDO Y MUJER

Paloma Cuevas y Enrique Ponce ya están oficialmente divorciados

El miércoles, el diestro firmaba el documento. Ha tardado más de un año en sellarlo teniendo en cuenta que la ruptura se produjo en junio del año pasado

placeholder Foto: Paloma Cuevas y Enrique Ponce. (Cordon Press)
Paloma Cuevas y Enrique Ponce. (Cordon Press)

Este miércoles, Enrique Ponce firmaba por fin el documento de divorcio, según ha informado el programa ‘Estando contigo’ de Castilla-La Mancha y ha podido confirmar Vanitatis. En junio se cumplía un año de una separación inesperada tras la aparición en la vida del torero de Ana Soria. El documento se encuentra en los juzgados de Madrid para ser ratificado por el juez correspondiente. Según ha sabido este medio, no hay cambios con respecto a las medidas referidas a las menores. La custodia la tiene la madre por deseo expreso de ambos. Un régimen de visitas abierto para el torero, que puede ver a sus hijas siempre que quiera. En este sentido, con este acuerdo nunca hubo problemas y Ponce lo firmó al poco de la separación de hecho que no de derecho.

En cuanto al tema económico, Paloma no solicitó nunca una pensión compensatoria como se dijo y tampoco tuvo interés en la finca Cetrina, un campo que adquirió el torero con el primer dinero importante que ganó y antes de su matrimonio. Cetrina fue el lugar donde el matrimonio pasó el confinamiento con las hijas y con Victoriano Valencia y Paloma Díaz, padres de la empresaria. Según han confirmado: “Paloma ha sido extremadamente generosa. Lo que quería era liquidar de una vez una historia que no tenía vuelta atrás. Quizá el problema hayan sido terceras personas que no son Ana Soria y sí un entorno que le ha influido para que fuera retrasando el divorcio al que Paloma nunca se opuso. Había una serie de cuestiones económicas poco favorables para Ponce en las que nada tenía que ver Paloma y sí una mala gestión por parte del hermano y socio. Nunca con mala intención, por supuesto, pero que complicaron la vida a Ponce. Esa fue una de las razones para seguir tolerando como si no hubiera un mañana”.

placeholder Enrique Ponce y Paloma Cuevas. (Cordon Press)
Enrique Ponce y Paloma Cuevas. (Cordon Press)

En este aspecto hubo una serie de comentarios sobre el patrimonio y las cuentas de Ponce, de las que se dijeron que Cuevas quería una parte. En el documento de divorcio, nunca aparecieron esas pretensiones relacionadas con las empresas propias del torero.

A partir de ahora, Ponce podrá seguir con su vida afectiva con Ana Soria. Puede ser que el siguiente paso sea la boda. En el caso de Paloma, por fin se ha quitado un peso de encima. “Ahora ya tiene todo su derecho a salir y entrar con quien quiera sin que haya críticas de ningún tipo. Y la veremos con amigos que en futuro podrían pasar a otro estadio”, aseguran.

Paloma Cuevas ha mantenido su invisibilidad, que sigue siendo su agenda cotidiana. En septiembre tiene previsto mostrar los catorce modelos de fiesta que ha diseñado en colaboración con Rosa Clará y su firma de novias.

placeholder Enrique Ponce y Ana Soria, durante un paseo en pareja. (@enriqueponce)
Enrique Ponce y Ana Soria, durante un paseo en pareja. (@enriqueponce)

Sí hubo más cambios en la vida emocional de Ponce. Decidió cambiar su página web y borró todo lo relacionado con la familia. La suya y la de Paloma. La explicación era que quería un perfil exclusivamente profesional. Olvidaba que Victoriano Valencia, además de suegro, fue apoderado y una de las personas más importantes en su vida taurina. En su calidad de familia directa, Valencia nunca se llevó un euro por sus asesoramientos profesionales y que le correspondían por este trabajo.

En este sentido, aseguraron a Vanitatis que no había sido Ponce sino Juan Ruiz, su actual apoderado, el que eliminó cualquier referencia a la etapa anterior. Resulta llamativa esta explicación si se tiene en cuenta que la imagen, el historial y trayectoria de Ponce es la base del contenido de la web y, por lo tanto, su responsabilidad.

Enrique Ponce Paloma Cuevas
El redactor recomienda