Hípica para ellas y motos para ellos: el verano marbellí de los hermanos Iglesias
  1. Famosos
VACACIONES EN MÁLAGA

Hípica para ellas y motos para ellos: el verano marbellí de los hermanos Iglesias

Se han instalado con su madre Miranda, pero sin su padre que sigue recluido en Miami por motivos sanitarios

Foto: Las gemelas Iglesias en una imagen de Instagram. (RR.SS.)
Las gemelas Iglesias en una imagen de Instagram. (RR.SS.)

Las gemelas de Julio Iglesias, Victoria y Cristina, están disfrutando en la finca familiar de Ojén (Málaga) de sus vacaciones. Parece que los hijos de Julio y Miranda eligen Andalucía como su paraíso personal y ya están junto a su madre disfrutando del entorno natural y sobre todo, de largos paseos a caballo. Este fin de semana las chicas salían a pasear fuera de la finca, acompañadas de un trabajador, montando a caballo. A la vuelta tuvieron un pequeño incidente: la puerta de la finca no se abría, y tuvieron que avisar para que las dejaran pasar con sus caballos. Esta anécdota fue recogida por un fotógrafo que se encontraba en su coche haciendo guardia.

Sus hermanos Miguel, de 23 años, y Guillermo, de 13, las acompañan. Ambos también son muy aficionados a la música. El mayor que se dedica al sector inmobiliario, toca el piano y ha grabado algunos temas con Rodrigo, el mediano. A sus 22 años parece decidido a seguir la carrera musical de su padre: toca la guitarra eléctrica y además ha dado clases de canto. Precisamente en la casa hay también un estudio de grabación en el que Rodrigo ha estado trabajando con amigos músicos y por eso pasa largas temporadas en Málaga. Guillermo, el benjamín, toca la batería y su padre también ha presumido orgulloso de él en sus redes. Los chicos prefieren los deportes de motor y vela y la música. Miguel ha realizado alguna escapada de la casa para disfrutar de su moto, y también conoce las playas de Cádiz y Tarifa donde ha practicado kitesurf.

Huerto ecológico y capilla

La finca malagueña se llama Cuatro Lunas, está a unos quince minutos de Puerto Banús y tiene más de 450 hectáreas de terreno en los que se ubican dos helipuertos, tres piscinas y la casa principal que tiene siete habitaciones y ocho baños. También dispone de cuadra para los caballos y una impresionante bodega. Dado el gusto de Julio por el buen vino, no es de extrañar que tenga capacidad para dos mil botellas. La vivienda está en un bosque de alcornoques y parte del terreno se lo compró al torero Curro Romero hace más de veinte años. Además construyeron una capilla en la finca donde el 24 de agosto del 2010 Julio y Miranda se casaron, tras veinte años juntos y cinco hijos que fueron testigos del enlace.

Hace unos tres años decidieron ponerla a la venta, pero su elevado precio (llegaron a pedir 145 millones de euros) no consiguió que hubiera un gran interés. Fuentes especializadas comentan a Vanitatis: “Su precio de mercado sería unos 98 millones de euros, probablemente no tengan un interés real en su venta y por eso piden mucho más”.

La pasión que siente Miranda por la vida sana hizo que crearan varios huertos ecológicos en la finca y cultivan las verduras que consumen. Los chicos han crecido al margen de la popularidad de su padre, pero cuando las gemelas cumplieron los 18 fueron presentadas oficialmente en la gala MET de 2019 celebrada en Nueva York y desde entonces han hecho trabajos puntuales en el mundo de la moda. Para su debut lucieron impresionantes diseños de Óscar de la Renta. Los cinco hermanos están muy unidos y disfrutan haciendo vida familiar, aunque los dos mayores ya se han independizado.

Julio, el gran ausente

La idea de Miranda es pasar el mes de agosto en la finca con sus hijos, donde tienen mucha privacidad y todas las comodidades. El año pasado ya alargaron la temporada, aunque tampoco vino Julio. El cantante tiene mucha precaución por la situación sanitaria actual y vive casi recluido evitando el contacto con la gente. Al ser sus hijos muy jóvenes y relacionarse con otros chicos, principal grupo de riesgo como transmisores, prefiere ser cauto y mantener la distancia física con ellos. Miranda no hace vida social, sus salidas son muy puntuales, quizás para comer con sus hijos en algún restaurante, pero apenas se deja ver.

El pasado mes de julio se cumplieron 53 años de los comienzos del cantante en el mundo de la música. Sus hijos, Julio José y Enrique Iglesias Preysler, han seguido sus pasos artísticos. Enrique es uno de los cantantes hispanos más seguidos, y ahora es Rodrigo quien quiere unirse a la saga familiar.

Gemelas de Julio Iglesias
El redactor recomienda