Cayetana Rivera debuta en la Goyesca como su abuela Carmina lo hizo en 1980
  1. Famosos
HEREDERA

Cayetana Rivera debuta en la Goyesca como su abuela Carmina lo hizo en 1980

La joven, vestida por Caprile, será la presidenta de las damas goyescas para homenajear a su bisabuelo Antonio Ordóñez. Cayetano no podrá torear, pero sí acudirá con su familia

Foto: Cayetana Rivera, durante la corrida de rejones de Ronda. (Gtres)
Cayetana Rivera, durante la corrida de rejones de Ronda. (Gtres)

Cayetana Rivera Martínez de Irujo debuta con un papel protagonista en la Goyesca de 2021. Será la presidenta de las damas goyescas de los festejos taurinos que este año se concentran en un solo día, este sábado 4 de septiembre, y son un homenaje a su bisabuelo, Antonio Ordóñez, en el 70 aniversario de su alternativa. El año pasado no pudo celebrarse y este año, Francisco Rivera, el empresario de la plaza, quería una vuelta a lo grande. Con un Ordóñez en el ruedo y su hija como presidenta de las damas.

Finalmente su hermano Cayetano no podrá torear, aún está convaleciente de la cogida en Salamanca, y la corrida de las 18:00 se convertirá en un mano a mano entre Roca Rey y Pablo Aguado. Por la mañana a las 11:30 tendrá lugar la corrida de rejones en la que torean Leonardo Hernández, Andrés Romero y Lea Vicens.

placeholder Morante, en la Goyesca de Ronda. (EFE)
Morante, en la Goyesca de Ronda. (EFE)

Francisco Rivera y Lourdes Montes llevan varios días en Ronda dedicados a los últimos preparativos, con sus hijos y alojados en la finca familiar El Recreo de San Cayetano, que comparten también con Cayetano y con Eva González. La presentadora ha estado toda la semana en Madrid, con las grabaciones de 'La Voz', y no pudo volver a Andalucía hasta el mismo viernes.

Aunque Cayetano no podrá estar en el ruedo, sí estará presente en el homenaje a su abuelo y disfrutará de la presencia de su sobrina Cayetana como presidenta, cargo que, según manifestaba Francisco en Ronda, les hace "mucha ilusión". "Será muy emocionante”, explicó. Y más para conmemorar el 70 aniversario de la alternativa de Antonio Ordóñez, “maestro de maestros”, según lo califica su nieto mayor. La Maestranza de Ronda ha editado también un libro especial que se regalará en la plaza.

Lorenzo Caprile es el diseñador que vestirá para la ocasión a Cayetana, el mismo que lo hizo para su puesta de largo en septiembre de 2018 en la finca La Pizana. El diseñador ha seguido los patrones del siglo XVIII para recrear el traje de goyesca de la joven. Para la corrida de por la mañana, la joven ha llevado una mantilla en crudo, como es preceptivo.

Aunque sí hay festejos taurinos, este año no se celebra la Feria de Pedro Romero, el creador del toreo a pie, a quien están dedicadas las fiestas. La corporación municipal y al frente la alcaldesa, Maripaz Fernández, realizó una ofrenda floral ante la estatua de Pedro Romero y posteriormente tuvo lugar una misa flamenca en la iglesia de Santa María.

Detalle para los más íntimos

Francisco y Lourdes tuvieron el viernes un almuerzo en su finca previo a la celebración de la corrida, en el que Lourdes ejerció de anfitriona. Este año la tradicional fiesta después del evento taurino no se celebrará, pero sí tendrán un detalle para los más íntimos en la finca donde contrajeron matrimonio el 14 de septiembre de 2013. Esta finca es el lugar de encuentro de los hermanos Ordóñez y sus familias, donde pasaron su infancia y donde ahora ven crecer a sus hijos.

Carmen Ordóñez fue presidenta de las damas goyescas en 1980 y Belén Ordóñez, su hermana menor, lo hizo en 1996. También lo fue la duquesa de Alba, la otra abuela de Cayetana, en 1974.

Ronda se convertirá también en un cita social en la que se dejarán ver muchos rostros conocidos. Desde que se celebró la primera Goyesca, en 1954, asistir a esta corrida se ha convertido en todo un hito. Una cita taurina a la que Antonio Ordóñez se encargó de dar un gran prestigio taurino y que se caracteriza porque los matadores van vestidos según la época de Goya, con trajes inspirados en el siglo XVIII. El cineasta Orson Welles fue uno de los habituales y grandes amigos de Antonio, hasta el punto que sus hijas le llamaban “tío Orson”, y también Hemingway, que formaba parte del círculo íntimo de los Ordóñez.