Logo El Confidencial
MALA SALUD DE HIERRO

De la artrosis a los problemas respiratorios: los (muchos) achaques de los Borbones

La infanta Pilar, el rey Juan Carlos y la infanta Margarita han pasado en numerosas ocasiones por los hospitales. Pero no son los únicos de la familia.

Foto: La infanta Pilar, en una imagen de archivo. (EFE)
La infanta Pilar, en una imagen de archivo. (EFE)

El Palacio de la Zarzuela acaba de anunciar que el rey Juan Carlos será sometido a una operación de corazón el próximo sábado. Está siendo un año muy malo en lo que se refiere a la salud para los Borbones. No hace mucho, la propia Infanta Pilar confirmaba que padece un cáncer de colon, despejando así las dudas que surgieron durante su larga estancia en el hospital Ruber Internacional. Hasta ahora, la duquesa de Badajoz era de los hermanos Borbón y Borbón la que podía presumir de mejor salud, ya que, salvo algunos problemas respiratorios y de artrosis propios de su edad, se había librado de las lesiones y operaciones que sí han sufrido tanto el rey Juan Carlos como la infanta Margarita.

Aparte de la ceguera que sufre de nacimiento, y que no le ha impedido nunca hacer una vida normal, la duquesa de Soria también ha tenido varias lesiones, que se han agravado con la edad. Desde 2001, los problemas en sus caderas han sido constantes, obligándola a utilizar en la actualidad una silla de ruedas para moverse. El susto más grave nos lo dio hace dos años, cuando se cayó en su casa y sufrió una dolorosa rotura de cadera, por la que tuvo que ser operada. Afortunadamente y a pesar de su edad, la operación salió bien y, tras una dura rehabilitación, la hermana menor del rey Juan Carlos recuperaba su vida normal.

La infanta Margarita en 2017. (Getty)
La infanta Margarita en 2017. (Getty)


Pero tampoco los más jóvenes de la familia están exentos de cuestiones hospitalarias. Fernando Gómez-Acebo, el hijo pequeño de la infanta Pilar, también ha tenido problemas respiratorios. Su enorme adicción al tabaco hizo que tuviera que ser operado de urgencia en 2011 por una afección pulmonar. Siete años antes, era un edema el que provocaba que tuviera que ser hospitalizado, solo unos días previos a la boda de su hermano Beltrán con Laura Ponte. Y aunque su salud afortunadamente no se ha resentido, sonado fue el incidente que protagonizó Felipe de Marichalar al dispararse una escopeta de caza en el pie.

Y sin duda el que se lleva la palma es el Rey emérito. Aparte de esta nueva operación coronaria, han sido sus problemas con los huesos y articulaciones los que más problemas le han dado durante las últimas décadas. Además de puntuales lesiones anteriores, en 2010 empezaba su particular maratón hospitalaria, cuando le fue extirpado un nódulo en el pulmón derecho que, al menos que se haya sabido, no le ha vuelto a dar problemas. En 2011 tuvo que pasar dos veces por quirófano. La primera, para revertir una rotura en el tendón de Aquiles. Tres meses después tenía lugar la primera intervención derivada de la artrosis, cuando le fue implantada una prótesis en la rodilla derecha.

Don Juan Carlos, en una de sus altas hospitalarias. (Getty)
Don Juan Carlos, en una de sus altas hospitalarias. (Getty)

Fue un año después cuando tuvo lugar la intervención quirúrgica más importante, aunque no precisamente por cuestiones médicas. Don Juan Carlos se rompía la cadera durante su polémico viaje a Botsuana, acompañado de su amiga Corinna y el hijo de esta. Se habló más de aquel famoso “lo siento, me he equivocado, no volverá a ocurrir” que pronunció al salir de la clínica que de la operación y de la salud del entonces Rey. Desde entonces, las entradas y salidas de los quirófanos han sido constantes: reemplazo de prótesis, luxaciones o hernias no le dieron respiro durante algún tiempo. La última vez que le vimos saliendo de un hospital fue hace un año, cuando la sustitución de la prótesis de su rodilla derecha sirvió para ser testigos de la reconciliación de la reina Sofía y la reina Letizia.

Desde entonces, su salud y su movilidad no han mejorado, lo que hemos podido comprobar en cada acto público en el que ha participado. Lo veíamos recientemente con hematomas en la cara, producidos por una intervención para eliminarle unas manchas. Incluso, su salud llamaba la atención de la prensa internacional durante el funeral del gran duque Jean de Luxemburgo debido a las dificultades que tenía para andar, por las que se veía obligado a apoyarse en una persona de confianza para acceder al templo. Un deterioro de sus facultades físicas del que no seremos ya testigos tras su deseo de retirarse de la vida pública, que comunicaba el Palacio de la Zarzuela el pasado 27 de mayo y que tendrá su foto final este mismo domingo.

El rey Juan Carlos, en la Feria de San Isidro. (EFE)
El rey Juan Carlos, en la Feria de San Isidro. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios