Logo El Confidencial
FUE EL 18 DE MARZO DE 1995

La infanta Elena: de novia clásica a estandarte del 'made in Spain'

Se cumplen 25 años de la boda de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, y como la expareja no va a celebrarlo, recordamos el enlace repasando el estilo de la hermana del Rey

Foto: La boda de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, en 1995. (Getty)
La boda de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, en 1995. (Getty)

Toca tirar de nuestro archivo histórico. Estamos en 1995 y Sevilla amanece el 18 de marzo de aquel año engalanada para acoger la que será la primera boda de uno de los hijos del rey don Juan Carlos y la reina Sofía. Se casa su primogénita, la infanta Elena, a la edad de 32 años, y lo hace con un joven aristocrático llamado Jaime de Marichalar La catedral de Sevilla a disposición de los novios y una ciudad completamente entregada ante el que sin duda va a ser uno de sus días grandes. Y así fue. Una extensa lista de ilustres invitados (hasta 1.500), retransmisión en directo el enlace por TVE y un despliegue sin precedentes para la primera boda royal en España desde el reinado de Alfonso XIII.

La infanta Elena y el rey don Juan Carlos. (Getty)
La infanta Elena y el rey don Juan Carlos. (Getty)

Pena que, 15 años después, 2 hijos y una aparente y orquestada armonía, la pareja, por entonces duques de Lugo, pusiera punto y final a su historia de amor protagonizando el primer divorcio que se produjo en nuestra monarquía. De no ser así, hoy, 18 de marzo de 2020, celebrarían sus bodas de plata, pero la realidad muchas veces supera la ficción.

La boda de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, en 1995. (Getty)
La boda de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, en 1995. (Getty)

Y en el centro de esta historia está ella, la infanta Elena, que aunque ha mantenido su agenda y su vida al servicio de la Corona como duquesa de Lugo en solitario, primero con su padre, don Juan Carlos, y ahora con su hermano, Felipe VI, no ha perdido en todo este tiempo el estilo y la personalidad que siempre han acompañado a su figura.

Como novia, la infanta Elena, fue clásica. Escogió al diseñador sevillano Petro Valverde para dar vida a un vestido de corte princesa con escote cuadrado, manga al codo, decorado con bordados en hilo de seda y que completó con un velo de tul de cuatro metros. En resumen, doña Elena lució el vestido que se esperaba, ni más ni menos, y cumplió a rajatabla con todos los detalles de estilo de una novia royal.

Ya como mujer casada y durante los años que compartió junto a Jaime de Marichalar, poco a poco, look a look, la infanta Elena se convirtió en el estandarte internacional del 'made in Spain'. No solo porque la hermana del Rey tenía a bien elegir marcas españolas para componer sus outfits, también porque apostó por lucir símbolos de nuestro país como piezas de moda y hacerlos suyos con un estilazo único.

La infanta Elena y Jaime de Marichalar, en 2004. (Getty)
La infanta Elena y Jaime de Marichalar, en 2004. (Getty)

De sus looks más recordados y laureados están aquellos en los que incorporó un mantón de manila o una mantilla, por no hablar del vestido con tejido a lo capote y torera de inspiración goyesca creado por Lorenzo Caprile que llevó (ya en solitario) a la boda de Victoria de Suecia en 2010.

La infanta Elena, a su llegada a la boda de Victoria de Suecia y Daniel Westling. (EFE)
La infanta Elena, a su llegada a la boda de Victoria de Suecia y Daniel Westling. (EFE)

Hoy, 25 años después de su boda, 10 tras el divorcio y con un largo historial de estilismos, la infanta Elena ha mantenido intacto ese título que la acredita como nuestra mejor embajadora. En esta última década además, fiel a la mezcla de estilos de su armario, ha ido sorprendiéndonos con composiciones insólitas, pero que en ella alcanzaban el summum de la elegancia.

La infanta Elena, en una imagen reciente.  (EFE)
La infanta Elena, en una imagen reciente. (EFE)

A la mezcla de prendas sencillas y algunas de tendencias, se une un toque maestro que doña Elena ha sabido imprimir a sus looks como nadie: una increíble colección de accesorios que cuenta con pendientes XL, sombreros, maxibroches, coloridos collares de cadenas, fulares y pañuelos, bolsos de gran tamaño e incluso complementos con la bandera de España. Seña de identidad que ha heredado su hija Victoria Federica.

La infanta Elena y su hija. (Getty)
La infanta Elena y su hija. (Getty)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios