El verano de la reina Sofía: enclaustrada en Marivent y junto a su fiel escuadrón
  1. Casas Reales
MALLORCA REAL

El verano de la reina Sofía: enclaustrada en Marivent y junto a su fiel escuadrón

Desde que llegara a Mallorca el pasado 22 de julio, doña Sofía ha permanecido en Marivent, sin ninguna aparición pública

Foto: La reina Sofía en Mallorca, en una imagen de archivo. (EFE)
La reina Sofía en Mallorca, en una imagen de archivo. (EFE)

Para la reina Sofía, Mallorca es su paraíso personal. Siempre lo ha sido y los que la han tratado en la intimidad aseguran que siempre lo será. El Palacio de Marivent era el lugar donde la vida familiar se convertía en realidad. Tanto cuando los hijos eran pequeños como al crecer la unidad Borbón - Grecia con la llegada de yernos y nietos. Con la única que no ha convivido en esos veranos, que comenzaban a finales de julio y duraban hasta las primeras semanas de septiembre, ha sido con la reina Letizia.

Al príncipe Felipe se le habilitó Son Vent que, aunque se encuentra en el recinto de Marivent, tiene independencia propia. Eran tiempos muy felices para doña Sofía a la que los ciudadanos y la prensa la podían ver tomando helados con sus nietos o de compras por la avenida Jaime III con sus hijas y su hermana, la princesa Irene. A veces se unía al grupo de mujeres reales Tatiana Radziwil. Pero de aquellas salidas familiares ya no queda nada. El organigrama vacacional ha cambiado totalmente marcado por la diáspora de sus miembros. Don Juan Carlos en su cuartel general de los Emiratos, desde donde viajó a Seychelles -como publicó en exclusiva Silvia Taulés en Vanitatis- y el resto, con sus agendas particulares.

La infanta Cristina ya es invisible en Mallorca. Y la duquesa de Lugo solo aparecerá cuando los Reyes retomen sus vacaciones privadas, que podría ser a partir del 12 de agosto. Cabría la posibilidad que entonces recalarán en Marivent Irene Urdangarin y Victoria de Marichalar, muy unidas a doña Sofía.

placeholder La reina Sofía, junto a Irene y Victoria en Mallorca. (Limited Pictures)
La reina Sofía, junto a Irene y Victoria en Mallorca. (Limited Pictures)

Mientras tanto, la reina emérita resuelve su vida en Mallorca como ha hecho en estos últimos años, rodeada de sus incondicionales. Hasta el momento de escribir esta información, doña Sofía ha permanecido en el Palacio de Marivent sin ninguna aparición pública. Llegó el 22 de julio y desde esa fecha nada se sabe de sus movimientos. Se ha especulado con la posibilidad de que viajara a Grecia para visitar a su hermano Constantino, delicado de salud, que vive desde hace tiempo en Porto Heli y donde los ex reyes helenos reciben la visita de todos sus hijos.

Lo único que en este sentido se puede interpretar es la preocupación de doña Sofía por el terrible incendio que ha amenazado estos días al Palacio de Tatoi, donde vivió su infancia hasta que su familia tuvo que salir del país por la declaración de la república. En ese periplo de reyes en el exilio estaba también Tatiana Radziwil, hija de la princesa Eugenia, prima hermana de Pablo de Grecia, padre de doña Sofía. Gran parte de los miembros de esta familia real encontraron su refugio en Sudáfrica. Desde esas fecha, la relación entre las primas ha permanecido inalterable.

placeholder La reina Sofía, el año pasado en Mallorca, acompañada por sus amigos y su hermana Irene. (Vanitatis)
La reina Sofía, el año pasado en Mallorca, acompañada por sus amigos y su hermana Irene. (Vanitatis)

Tatiana se casó con el cardiólogo Henry Fruchaud. Viven en Suiza y forman parte de ese escuadrón incondicional afectivo de la reina emérita. En verano viajan a Palma, donde tienen su casa, aunque pasan tiempo con doña Sofía en Marivent y comparten salidas domésticas por la ciudad. Otro miembro destacado es la princesa Irene, que procura pasar desapercibida, pero que ha sido su verdadero apoyo y paño de lágrimas en las situaciones más delicadas y dolorosas que ha tenido que vivir la reina. La última vez que se las vio juntas en un acto oficial fue en la entrega de los premios BMW de pintura que se celebró en el Teatro Real de Madrid.

A estos incondicionales, que son familia, se unen otros nombres que han formado parte de la vida de la Reina, aunque no haya nexo parental. Durante años fueron empleados de Zarzuela y, una vez jubilados, mantienen ese vínculo personal. Son el general José Cabrera, ya retirado del ejército, jefe de la Secretaría de la Reina durante diecisiete años; Laura Hurtado de Mendoza, una especie de secretaria personal sin labores institucionales que ha permanecido en Zarzuela cuatro décadas; el médico de cabecera, Miguel Fernández Tapia-Ruano, Francisco Requena y Arturo Colello, que sustituyó al general Cabrera.

Con todo ellos, y aunque algunos ya no forman parte del servicio activo, doña Sofía mantiene una relación de cariño y afecto. En Marivent, la soledad elegida parece que no la pesa a la madre de Felipe VI y en breve se la podrá ver paseando con la prima Tatiana, el doctor Fruchaud y la princesa Irene.

El redactor recomienda