Marido y mujer (otra vez): así ha sido la boda religiosa de Philippos de Grecia y Nina Flohr
  1. Casas Reales
UN SÍ QUIERO REAL

Marido y mujer (otra vez): así ha sido la boda religiosa de Philippos de Grecia y Nina Flohr

Los novios por fin han podido celebrar su amor a lo grande, en la Catedral de Atenas y rodeados de numerosos amigos y familiares que no pudieron asistir a su enlace civil

Foto: Philippos de Grecia y Nina Flohr recién casados. (Gtres)
Philippos de Grecia y Nina Flohr recién casados. (Gtres)

Se puede decir que Philippos de Grecia y Nina Flohr ya son marido y mujer... otra vez. Porque la pareja ha celebrado su segunda boda, después del enlace íntimo con el que se dieron su primer 'sí quiero' el pasado diciembre en Saint Moritz. Y no sabemos si ha sido más especial, pero desde luego mucho más festiva y más multitudinaria, sí. Los novios por fin han podido reunir a todos sus familiares y amigos en su gran día, para compartir su amor en la Catedral de Santa María de la Anunciación de Atenas, la misma que vio casarse hace ya seis décadas a don Juan Carlos y doña Sofía y a los padres del novio, Constantino y Ana María.

La ceremonia estaba prevista a las cinco de la tarde en Atenas (las cuantro en nuestro país), así que desde casi una hora antes veíamos llegar a los invitados, entre los que no han faltado miembros de muchas casas reales europeas. Los primeros invitados en llegar han sido los miembros de la casa de Hannover, con unas elegantísimas Sassa de Osma y Ekaterina, las nueras de Ernesto de Hannover. Les seguían Andrea Casiraghi y su mujer, Tatiana Santo Domingo, además de Eugenia y Beatriz de Yok con sus parejas, representando a los Windsor.

placeholder La reina Sofía e Irene de Grecia. (Gtres)
La reina Sofía e Irene de Grecia. (Gtres)

Por supuesto, no han faltado miembros de las dos casas reales vinculadas familiarmente con el novio. Por un lado, la española, con la reina Sofía, que llegaba con su hermana Irene de Grecia, y la infanta Elena, que llegaba junto a la otra familia del novio, la danesa, con la princesa Benedicta y su hija, la princesa Alexandra, que han representado a la reina Margarita y sus hijos, los grandes ausentes. Por supuesto, no faltaba la familia real griega al completo, con las dos hijas pequeñas de Alexia ejerciendo de damas de honor y con Tino, uno de los hijos de Marie-Chantal y el príncipe Pablo, siendo el encargado de empujar la silla de ruedas del rey Constantino.

Philippos, uno de los protagonistas del gran día, hacía su llegada con la reina Ana María, ya pasadas las cuatro de la tarde, recibiendo aplausos y numerosos piropos del público que se ha congregado en los alrededores de la catedral. Madre e hijo accedían al templo para esperar allí a la novia, que cumplía con casi todas las tradiciones en su look nupcial. Además de llegar media hora tarde, llevaba la misma tiara que lucieron sus cuñadas, Marie-Chantal y Tatiana Blatnik, cuando se casaron y entraron a formar parte de la familia real griega.

placeholder Nina Flohr, a su llegada a la catedral. (Gtres)
Nina Flohr, a su llegada a la catedral. (Gtres)

Con su llegada, por fin conocíamos su vestido de novia, quizá el otro gran protagonista de toda boda junto a los novios -y a veces incluso más-. Nina escogía un diseño de Chanel, como ya hiciera para su enlace civil, con bordados en la cola y en el escote y un larguísimo velo que salía de su elaborado moño. Radiante y emocionada, la ya esposa de Philippos de Grecia respondía a los gritos de "¡Guapa!" que le llegaban del público y la prensa, que ha ido llegando a los alrededores de la Catedral de Santa María de la Anunciación desde primeras horas de la mañana. Y es que hacía casi sesenta años que no acogía un acontecimiento de estas características.

La ceremonia, celebrada por el rito ortodoxo, no ha sido demasiado larga, ya que solo una hora después de que comenzara, los novios salían de la catedral ya convertidos en marido y mujer, esta vez por la iglesia y rodeados de familiares y amigos, algo que no pudieron hacer para su enlace civil. Eso sí, no han faltado las mascarillas ni las restricciones, ya que en el espectacular templo solo podían entrar 100 invitados.

placeholder Philippos de Grecia y Nina Flohr, recién casados. (Gtres)
Philippos de Grecia y Nina Flohr, recién casados. (Gtres)

Philippos y Nina sellaban su amor con dos románticos besos, uno nada más salir de la catedral y otro ya bajando las escaleras de la entrada, mientras recibían un cariñoso aplauso del público. El mismo coche que había trasladado a la novia hasta el templo servía para llevar a la pareja hasta la recepción, en un club deportivo de la capital griega. Y nos dejaban entonces con las escenas más interesantes que siempre se dan en estas bodas reales, los corrillos y conversaciones entre los miembros de la realeza, que tantos meses llevábamos sin ver.

No será la última cita de la pareja con sus invitados. Se anunciaron tres días de celebración y así va a ser puesto que este domingo el rey Constantino ha organizado un almuerzo para los miembros de las casas reales que han asistido al enlace de su hijo pequeño en el Club Náutico del Pireo, otra reunión re royals que promete mucho.

Familia Real de Grecia Reina Sofía Teodora de Grecia Constantino de Grecia Ana María de Grecia
El redactor recomienda